Llantén, de maleza, nada

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 52 segundos

En patios, jardines y huertos se puede encontrar una planta, cuyas hojas distinguen por su verde intenso, que muchos la señalan de mala hierba. Se trata del llantén, pero nada más lejos de la realidad, pues estamos en presencia de una especie que ofrece múltiples beneficios para la salud.

Un artículo publicado en el sitio web lanacion.com.ar señala que, “se trata de un vegetal que resistió el paso del tiempo como recurso medicinal y cuenta con un gran poder antiinflamatorio, aunque muchas personas desconocen esta información.

HISTORIA DEL REMEDIO NATURAL

De acuerdo con la publicación, “para nuestros antepasados, el Plantagomajor, por su nombre científico, era considerada una especie de la flora sumamente apreciada, gracias a sus increíbles propiedades medicinales y a raíz de su versatilidad en la cocina.

“Sin embargo, en la actualidad, muchos desconocen sus bondadosas características y frecuentemente se la confunde con una maleza. No obstante, es muy importante destacar su magia e importancia a la hora de funcionar como un desintoxicante para el organismo”, precisa el trabajo.

Según el portal, Mejor con salud, se trata de una hierba originaria de Europa que se extendió alrededor de todo el mundo. Sus hojas, semillas y raíces son utilizadas por personas de todas las culturas que las consumen con fines terapéuticos, lo que demuestra su aporte en el campo de la medicina natural.

En la época de la Edad Media era catalogada como “la Planta de Santa María”, ya que la asociaban con la Virgen María, debido a que le atribuían propiedades mágicas y protectoras. Además de estos datos, se sabe que durante mucho tiempo y hasta en el presente, se potenció debido a sus componentes para calmar una variedad de dolencias, desde problemas respiratorios hasta heridas y patologías gastrointestinales.

En este sentido, el medio en cuestión enumeró los seis beneficios principales que tiene y por los cuales se la considera como un recurso valioso para la medicina herbal. Refiere que sus hojas cuentan con propiedades que ayudan a aliviar la inflamación en el cuerpo.

En tanto, recuerdan que tradicionalmente esta hierba se utilizaba para calmar la tos, la irritación de la garganta y otros inconvenientes relacionados, por lo que resulta esencial para tratar este tipo de dolencias.

Además de las mencionadas, la lista de los impactos terapéuticos incluye, sus bondades como emoliente (que alivia la inflamación), antiviral, antibacteriano y antipruriginoso.

Por su lado, la botica de la abuela alude a su poder cicatrizante en el tratamiento de heridas. Tal es así que de acuerdo con un estudio publicado en Biomedicine&Pharmacotherapy, las hojas del llantén mayor aceleran la cisura, al tiempo que reducen la irritación de ese tipo de lesión en la piel y quemaduras menores.

De igual modo, recomiendan su uso externo para aliviar las picaduras de insectos. Señalan que sus hojas reducen la picazón y la inflamación si las utilizas luego de recibir el pinchazo en la epidermis del aguijón de uno de esos incomodos animalitos.

Otros estudiosos del Plantagomajor apuestan por sus cualidades laxantes suaves, mientras, dicen, mitiga el estreñimiento ocasional. Tampoco faltan los que resaltan el poder antioxidante, lo que la hace un poderoso potencial para proteger las células del daño causado por los radicales libres.

El uso más frecuente de este remedio natural es en infusión. Para preparar la bebida solo debes disponer de media cucharada de hojas secas de llantén mayor, o en su lugar frescas, y una taza de agua caliente, previamente hervida. Coloca la parte sólida en el recipiente y vierta el líquido en él. Tape la taza y déjelo reposar entre diez y quince minutos. Si lo deseas, endulza el cocimiento con miel y añada unas gotas de limón al gusto.

Como desinflamante de la piel lo más aconsejable es hervir sus hojas en agua, retirar del fuego y una vez tibio el compuesto se coloca como emplastos en la parte afectada. Antiguamente se preparaba un ungüento de la planta machacando las hojas frescas y añadiendo el jugo que sueltan a la manteca de vaca derretida. Esta suerte de pomada se usaba para calmar el malestar producido por hemorroides.

No obstante, en todos los casos resulta importante recordar que antes de utilizar cualquier hierba medicinal, lo primero que debemos hacer es consultar con un profesional de la salud y de esta manera aprovechar todas las bondades que ofrece.

DESDE LA BOTÁNICA

El llantén, también conocido como llantén de hoja ancha, es originario de Europa y ciertas partes de Asia.  Es una planta con hojas y semillas comestibles que tiene usos medicinales desde hace mucho tiempo. Esta hierba perenne produce flores verdosas que prosperan con la llegada de la primavera. Posee hojas grandes de forma ovalada que se pueden comer crudas o cocidas. En su recolección interesan principalmente las hojas, aunque hay quien utiliza la planta entera.

Finalmente, y a modo de curiosidad, agregar que desde el punto de vista etimológico Plantago es el nombre genérico que deriva de plantago, igual a muy principalmente. A su vez relacionado con la palabra latina planta, -ae f. = “planta del pie”; luego, las hojas tienen líneas como hechas con arado, semejantes a las que vemos en esa parte de la extremidad inferior.

 

Visitas: 155

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Un Comentario en “Llantén, de maleza, nada

  • el 19 noviembre, 2023 a las 5:13 am
    Permalink

    Planta muy poderosa para las afecciones renales y de las vías urinarias. En dependencia de la luna se utilizan las raíces (luna nueva o menguante avanzado) o el resto de la planta (luna llena o creciente avanzado) en emulsiones a tomar varias veces al día.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *