Inauguran feria expositiva de Cubaindustria 2024 con la presencia del presidente Díaz-Canel

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 14 minutos, 43 segundos

La feria expositiva de la convención Cubaindustria 2024 fue inaugurada este martes en el recinto de Pabexpo con la presencia del primer secretario del Comité Central del PCC y presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

“Este evento apuesta por una mayor integración e inserción internacional, en función del desarrollo de la industria”, afirmó en las palabras centrales Ernesto Cedeño, viceministro de Industrias.

A la inauguración asistieron también el primer ministro Manuel Marrero Cruz, el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez, vice primer ministro, y el ministro de Industrias, Eloy Álvarez Martínez.

En las palabras inaugurales, Cedeño destacó el relieve de la feria como una oportunidad para identificar y fortalecer alianzas estratégicas con proveedores y clientes.

En ella se podrán concretar proyectos de negocios sustentables, que permitan un mejor aprovechamiento de las capacidades instaladas, afirmó el viceministro de Industrias.

Tras la ceremonia del corte de la cinta que dio inicio oficial al evento, Díaz-Canel recorrió los estands de la feria expositiva en las salas de Pabexpo.

En aproximadamente 4 000 metros cuadrados, que abarcan las salas B, C y D del reciento ferial, se exhibe hasta el 21 de junio una muestra de productos y servicios de 524 expositores, incluidos 146 extranjeros de 11 países.

La industria nacional destaca con representaciones de los grupos empresariales de la industria ligera, metalmecánica, siderúrgica, electrónica, química y del reciclaje, la Unión de Industrias Militares y 11 empresas de la Zona Especial de Desarrollo Mariel.

También están representadas empresas locales, el Fondo de Bienes Culturales y formas de gestión no estatal, que complementan el entramado económico e industrial del país.

Expertos advierten sobre riesgos en el uso de baterías de vehículos eléctricos en Cuba
El Dr. C. Miguel Castro Fernández, del Centro de Investigaciones y Pruebas Electroenergéticas, profesor de la Universidad Tecnológica de La Habana, ofreció la conferencia “Las baterías de los vehículos eléctricos” durante el IV Congreso Mantenerg, parte del programa de la IV Convención Internacional Cubaindustria 2024. Foto: Marcelino Vázquez Hernández.

Año tras año, se han incrementado los accidentes relacionados con las baterías de vehículos eléctricos, causados principalmente por la mala manipulación de las baterías durante los procesos de carga y descarga, y la intervención en ellas de personal no competente ni certificado.

El problema no se limita a Cuba, sino que también se ha registrado en otros países como Estados Unidos, donde en los últimos años se ha visto un aumento del 408% en este tipo de incidentes, dijo el doctor en Ciencias Miguel Castro Fernández, del Centro de Investigaciones y Pruebas Electroenergéticas (Cipel) y profesor de la Universidad Tecnológica de La Habana.

En una potencia durante el IV Congreso Mantenerg, uno de los eventos que conforma el programa científico de la IV Convención Internacional Cubaindustria 2024, Castro Fernández señaló que países como España, China y Bélgica también han experimentado problemáticas similares.

“El problema no radica tanto en deficiencias de fabricación como en regulaciones inadecuadas o una aplicación incorrecta de las mismas, lo que provoca este tipo de accidentes”, apuntó Castro Fernández.

En el caso de Cuba, uno de los principales retos es la falta de estadísticas claras sobre este tema, lo que dificulta el desarrollo de soluciones efectivas.

El mal uso en la carga y descarga, como cargar el vehículo de inmediato al llegar a casa o dejarlo cargando toda la noche, es un elemento a tener en cuenta. Esto puede generar problemas debido a la falta de protecciones y toma a tierra en los sistemas eléctricos residenciales cubanos, lo cual puede provocar sobrecalentamiento y envejecimiento prematuro de las baterías”, dijo.

Además, hay mucha gente realizando trabajos no certificados en motocicletas y triciclos eléctricos, manipulando o quitando los sistemas de administración de baterías (BMS) e instalando baterías incompatibles con los vehículos, lo cual puede causar daños, agregó el experto.

Según el profesor de la Cujae, trabajar con baterías de vehículos eléctricos requiere un conjunto de conocimientos y medidas de seguridad, tanto para proteger a la persona que interviene como a la propia batería.

Aspectos claves son los altos niveles de voltaje y corriente presentes, así como la importancia de la temperatura, ya que temperaturas superiores a 38°C pueden acelerar el envejecimiento y por encima de 60 °C hay riesgo de explosión.

“Aunque ya se han hecho estudios que plantean que normalmente el promedio de la temperatura a la cual ocurre el embalaje técnico es de 171 grados centígrados, las baterías se incendian y llegan a miles de grados centígrados”, dijo.

Para entender mejor estos valores, comentó algunas de las soluciones de seguridad que se han dado.

Por ejemplo, “los bomberos en Francia han desarrollado una placa termosensible sobre las baterías, que cuando detecta un aumento de temperatura, se funde y permite echar agua directamente sobre la batería. Pero no se trata de echar algunos litros, sino un promedio de más de 10 000 litros de agua, es decir, dos pipas de las utilizadas por los bomberos.

“En el caso de los holandeses, lo que hacen es meter el vehículo dentro de un tanque durante 24 horas, con el objetivo único de disminuir la temperatura de la batería. Si no se logra esto, no se puede hacer ninguna reparación, mantenimiento o trabajo con el vehículo eléctrico, y menos aún sacar la batería”.

El experto explicó que para trabajar de manera segura con la batería, se requiere toda una serie de elementos, como contar con procedimientos de actuación según la situación (vehículo averiado en la calle o llegado al taller); identificar el tipo de vehículo, conocer la energía que almacena, desconectar el vehículo, revisar el estado de la batería, etc.

“Solo así el operario podrá montar el vehículo de manera adecuada, sin arrastrar sobre las ruedas de tracción, ya que eso podría generar un incendio”, señaló.

El profesor insistió en que es necesario seguir las especificaciones del fabricante y no hacer modificaciones que puedan comprometer la seguridad. Además, destacó la importancia de contar con personal debidamente capacitado y certificado para trabajar con estos sistemas, uno de los mayores desafíos en el país en este sentido.

¿Cómo debe actuarse en el taller?, preguntó Castro Fernández durante su presentación.

Primero, hay que leer el estado de carga de la batería del vehículo. ¿Cuánta carga tiene? El segundo paso es desconectar la llave del vehículo. Esto se hace después de que el vehículo entre en el taller y haya estado en cuarentena por un mínimo de 72 horas. Durante ese tiempo, se debe vigilar que la temperatura de la batería sea inferior a 30 grados centígrados.

El tercer paso es identificar los cables de alta potencia en los vehículos de nueva generación. Normalmente, son cables de color naranja y gruesos. En vehículos más antiguos pueden ser de color negro, pero igualmente se deben identificar correctamente.

Después de desconectar eléctricamente el paquete de batería, se debe eliminar el dispositivo fusible de desconexión y esperar un tiempo adicional (aproximadamente 30 minutos) para que todos los elementos almacenadores de energía del vehículo se descarguen por completo.

Finalmente, se debe hacer una prueba de aislamiento, proteger los cables y conectores y colocar las etiquetas correspondientes. Es importante mantener los cables limpios y evitar la presencia de humedad.

Otros elementos de seguridad importantes son el uso de barreras separadoras para delimitar el área de trabajo, y el uso obligatorio de equipos de protección individual por los mecánicos.

Está prohibido que un solo mecánico trabaje en un vehículo eléctrico, debido al riesgo de electrocución, enfatizó.

“Las herramientas aislantes, los guantes, la careta, las mantas, son esenciales, porque no debemos olvidar nunca que la corriente eléctrica no se siente, ni se huele, ni se oye, pero mata”, sostuvo.

Ese es un principio básico para quienes trabajan con electricidad, incluyendo el caso de los vehículos eléctricos. Siempre se recomienda que sean al menos dos personas trabajando, y de preferencia tres, dos realizando el trabajo y uno dirigiendo las tareas, tal y como se hace en el sector eléctrico con las brigadas de trabajo.

La IV Convención Internacional Cubaindustria 2024 transcurre en el Palacio de Convenciones de La Habana hasta el 21 de junio como un espacio para que los especialistas analicen estos y otros desafíos relacionados con la industria en Cuba.

Cubaindustria 2024: Criterios y experiencias
Cubadebate consultó criterios de los participantes en Cubaindustria 2024 sobre el desarrollo y acogida de la cuarta edición del evento.

David Baeza Fernández, director de operaciones del grupo empresarial Acinox, consideró el XIX Congreso Metalúrgico que sesiona en el evento como una oportunidad para compartir las principales experiencias de científicos, ingenieros y trabajadores del sector.

“Hoy tenemos varios retos en un mundo globalizado y en crisis, donde el acero depende del fondo metálico que exista en el país, asunto complicado, porque es muy costoso”, dijo.

“En Moa, en el proceso de obtención del níquel, tenemos materia prima que podemos comenzar a explotar. Nuestros científicos han demostrado las posibilidades de hacerlo, sobre todo con financiamiento”, añadió.

Entre los derivados que se obtienen del acero, además de las barras, están el alambre, las puntillas, los cables eléctricos y los electrodos.

Albeo Zamora Quintero, vicepresidente primero de Gelect, opinó que Cubaindustria 2024 propicia el intercambio entre expertos nacionales e internacionales sobre nuevas tendencias de la tecnología mundial, para buscar soluciones a los desafíos nacionales.

“En el caso de la electrónica, en la convención que estamos desarrollando se busca reforzar nuestro papel en líneas estratégicas como el uso de energías renovables, la eficiencia energética, la automatización y la robótica, aplicadas a la industria y la vida cotidiana”, afirmó.

Jhoanna Mesa Arencibia, especialista de la Empresa de Recuperación de Materias Primas de Villa Clara, afirmó que la cuarta edición de Cubaindustria es un espacio donde los jóvenes pueden aprender e intercambiar experiencias para fortalecer las organizaciones a las que pertenecen.

“Trabajo en la industria del reciclaje, donde abogamos por el cuidado del medioambiente. Uno de los aspectos más relevantes de Cubaindustria es que posibilita visibilizar lo que hacemos, que muchas veces por falta de promoción o desconocimiento no llega a toda la población. También permite apreciar en qué momento estamos y cómo avanzar a partir de nuestras principales líneas de trabajo”, comentó.

Tendencias del cuidado personal y el mercado de fragancias
En la jornada inaugural del IV Congreso Internacional de la Moda, los Ambientes y los Estilos, Fimae 2024, como parte de la Convención Cubaindustria, las especialistas colombianas Alejandra Tovar, gerente creativa de fragancias, y Claudia Botina, gerente de cuentas de fragancias y belleza, impartieron una conferencia magistral sobre tendencias del cuidado personal y las fragancias.

Tovar y Botina comenzaron por una caracterización del mercado de fragancias finas en Latinoamérica, el segundo en importancia después de Europa.

En la región, Brasil tiene mayor participación, con el 53%. Le siguen México, Argentina y Colombia.

Las especialistas mencionaron la “moodmanía” como primera tendencia en el mercado de fragancias.

La “moodmanía” se desarrolló luego de la pandemia, a partir de la búsqueda de los consumidores de maneras de “sentirse mejor”. Apunta a fragancias que utilizan tecnologías para mejorar estados de ánimo mediante el diseño de aromas.

La segunda tendencia es la de los influenciadores (influencers), que aprovechan su posicionamiento para promocionar productos propios y de otras marcas.

Otras tendencias son la “omnicanalidad” (las marcas combinan tiendas físicas con venta online y venta directa), y las colaboraciones o collabs, que parten de los principios de innovación, exploración de nuevas audiencias y acceso a métodos de producción.

Las especialistas mencionaron cinco tendencias en el mercado de artículos de cuidado personal: experiencia personal, pureza y eficacia, dermacuidado, bienestar total y celebrando la diversidad.

La primera incluye productos con ingredientes naturales, empaques sostenibles, amigables con el medioambiente, que ofrecen al cliente la posibilidad de priorizar su salud y bienestar.

Pureza y eficacia significa que los consumidores buscan fórmulas mínimas con pocos ingredientes para transmitir seguridad y evitar problemas como alergias.

El dermacuidado es la inclusión de ingredientes cosméticos en el cuidado de la piel y la búsqueda de productos que los contengan

La cuarta es el bienestar total. Tovar y Botina explicaron que el consumidor busca productos que ofrezcan bienestar enfocándose en ingredientes naturales, aromaterapia y experiencias multisensoriales.

La última tendencia es celebrar la diversidad, porque las industrias están atendiendo de manera más enfocada las necesidades de diferentes grupos humanos.

Un packaging inteligente, clave para la sostenibilidad del comercio global
“Se puede tener una industria de packaging que ayude a tirar menos basura, ahorrar dinero y ser un consumidor más responsable, reduciendo nuestra huella de carbono”, dijo la experta mexicana Patricia Christensen durante una sesión del IV Congreso de Envases y Embalajes, en Cubaindustria 2024. Foto: Lisandra Fariñas/ Cubadebate.

Minimizar riesgos en la industria de envases y embalajes es una prioridad para un comercio sostenible y requiere que el sistema de packaging esté pensado y articulado desde la optimización, la eficiencia y el control de calidad de las materias primas y el proceso productivo, trascendió en la jornada científica de este martes en el IV Congreso de Envases y Embalajes (Habanapack 2024), en el ámbito de la Convención Cubaindustria 2024.

En una conferencia magistral sobre los desafíos y tendencias para alcanzar la productividad en el comercio global y qué envases se adaptan mejor a sus exportaciones, el M. C. Silvio Colombo, del Instituto Argentino del Envase (IAE), resaltó que “ser eficientes va más allá de la empresa, parte de toda la logística”.

En este sentido, destacó la importancia del rediseño de la cadena de suministro, con mejoras en las configuraciones y redes de transporte, migración a tecnologías limpias para reducir emisiones de carbono, y la planificación y organización de rutas para optimizar el funcionamiento.

Colombo subrayó la necesidad de potenciar las alianzas estratégicas para armonizar los marcos regulatorios del transporte internacional, y repensar la conectividad entre regiones, buscando solventar las carencias en infraestructura y conseguir el financiamiento necesario.

“Los desafíos principales son el rediseño de toda la cadena de suministro, pensando en el corto, el mediano y el largo plazos. Esto requiere de un equipo dentro de los centros de envasado que esté enfocado en la logística”, dijo el especialista.

Según Colombo, la tecnología es clave para migrar de sistemas obsoletos a soluciones más eficientes y sostenibles. Además, la trazabilidad a través de códigos QR y otras herramientas de codificación permitirá medir y controlar los procesos, desde la producción hasta la distribución.

“El envasado inteligente brinda más que solo contener, proteger y transportar productos. Permite obtener valiosa información tecnológica y de trazabilidad, lo cual es clave para la sostenibilidad y la autenticidad de los productos”, afirmó.

El envase es un “actor fundamental” para garantizar la estabilidad estructural y la calidad de los productos a lo largo de su manipulación y transporte.

“Cuando hablamos de un sistema, no estoy hablando, por ejemplo, solo de esa botella de agua, sino de todo el acondicionamiento alrededor para que este envase pueda llegar en tiempo y forma, ser abierto y utilizado en las condiciones adecuadas, ya sea a nivel local, regional o internacional”, explicó el experto.

Destacó la necesidad de considerar múltiples factores en el diseño y selección de los envases, como las condiciones ambientales y de transporte, la protección contra golpes y vibraciones, y la trazabilidad de la carga. Esto es crucial para minimizar pérdidas y daños, especialmente en países en desarrollo donde la manipulación manual es más común.

“Hay regulaciones y productos estandarizados en función de la comodidad de la industria, con ciertas características y dimensiones que debo respetar. Esto agrega costos, pero me da seguridad y tranquilidad para que el producto llegue en tiempo y sin daños”, dijo.

La sostenibilidad, el nuevo desafío para la industria del packaging

La Dra. Patricia Christensen, experta mexicana en sostenibilidad, abordó el crucial tema del ecodiseño y las estrategias para hacer más responsable a la industria del packaging.

“Es cambiar un poco nuestro chip en el pensamiento, en la concepción”, explicó Christensen. Según la especialista, el enfoque de sostenibilidad debe integrarse desde el inicio del desarrollo de un producto, no dejarlo para el final. “Lo tenemos que estar consiguiendo desde un inicio”, afirmó.

La pandemia trajo una mayor conciencia sobre la necesidad de empaques más responsables y amigables con el medioambiente. “Cuando pensamos en lo que extraemos de la naturaleza y lo podemos utilizar, es fantástico, porque estamos siendo amigables con el medioambiente”, comentó.

Sin embargo, advirtió que todo debe ser con moderación, evitando caer en el exceso o la confusión sobre qué materiales se están utilizando.

Christensen resaltó que la búsqueda de soluciones más respetuosas con el medioambiente es crucial, buscando reducir la utilización de recursos. “El envase y el empaque no se van a acabar, pero tenemos que pensar de una manera más estratégica, siempre con ese compromiso”, apuntó.

En este contexto, el ecodiseño surge como un proceso clave para reducir el impacto ambiental. “Nos permite desarrollar proyectos que tendrán el mejor impacto ambiental, social y financiero positivo”, sostuvo la experta.

Si bien hay una creciente conciencia, especialmente entre las generaciones más jóvenes, Christensen reconoce que en la práctica no siempre estamos dispuestos a asumir esa responsabilidad.

“Todos queremos salvar el mundo, el planeta, sobre todo los más jóvenes, que son los revolucionarios. Pero al momento de la parte práctica, no siempre estamos dispuestos a asumir esa responsabilidad”, lamentó.

Para Christensen, se requiere una involucración de todos los actores, incluyendo los Gobiernos, para lograr avances significativos en la sostenibilidad del sector. “No se trata nada más de pintar de verde o de usar una monocapa. Tiene que ver con todo ese tratado y ese chip de que hemos estado hablando”.

“Se puede tener una industria de packaging que ayude a tirar menos basura, ahorrar dinero y ser un consumidor más responsable, reduciendo nuestra huella de carbono”, concluyó.

Mantenimiento sistemático: Clave para la eficiencia energética industrial
Intercambio entre asistentes al IV Congreso Mantenerg, parte de Cubaindustria 2024, sobre cuestiones de mantenimiento y su importancia para la eficiencia energética industrial. Foto: Marcelino Vázquez Hernández.

El mantenimiento, tanto industrial como constructivo, es un factor clave para lograr la eficiencia energética en la industria cubana, afirmaron expertos en el reciente IV Congreso Mantenerg, durante la convención internacional CubaIndustria 2024.

El Dr. C. Raúl Pomares Tabares, del Cipel (Centro de Investigaciones y Pruebas Electroenergéticas) y la Cujae, explicó que las actividades de mantenimiento, si bien se enfocan en el uso eficiente y seguro de la energía, están directamente vinculadas al concepto más amplio de eficiencia energética, incluyendo también aspectos medioambientales.

Pomares destacó que la implementación de sistemas de gestión de energía basados en normas como la ISO 50001 ha demostrado ahorros de hasta un 20% sin requerir grandes inversiones, gracias a la organización de procedimientos, cambios en los hábitos de trabajo y el mantenimiento adecuado de equipos e instalaciones.

Sin embargo, en Cuba aún son pocas las empresas que han certificado sus sistemas de gestión de energía, a pesar de que el Decreto 345 lo establece como obligatorio para las de alto consumo. Esto evidencia la necesidad de un mayor esfuerzo en este sentido, señaló el experto.

Además, resaltó la necesidad de contar con técnicos y operarios debidamente capacitados en mantenimiento y eficiencia energética. Esto permitiría aprovechar al máximo el potencial de ahorro que ofrecen estas prácticas.

En cuanto a los proyectos de I+D, Pomares hizo énfasis en su importancia, ya que pueden aportar soluciones sostenibles a nivel financiero. Esto es clave para garantizar la viabilidad a largo plazo de las iniciativas de eficiencia energética.

“La situación energética en Cuba es realmente compleja. No se trata solo de que el país tenga que cambiar su matriz energética, sino de que también las propias organizaciones están llamadas a desempeñar un rol importante en este proceso”, dijo.

Todas las organizaciones están hoy conectadas a la red eléctrica nacional, por lo que el efecto de las fuentes renovables en esa conexión es un elemento clave a considerar.

En este sentido, las contrataciones a través de la UNE de sistemas fotovoltaicos buscan precisamente fomentar el avance hacia una mayor generación de energía limpia.

Sin embargo, el transporte también juega un papel importante y los vehículos eléctricos no serán ciento por ciento verdes si la energía que los alimenta no proviene de fuentes renovables. Es fundamental vincular el desarrollo de la movilidad eléctrica a la expansión de las energías limpias en la red nacional, sostuvo el especialista cubano.

Añadió que, más allá de eso, los sistemas de gestión de la energía son cruciales, y aquí es donde el mantenimiento, tanto constructivo como industrial, cobra un rol preponderante. No solo es importante el mantenimiento industrial de los equipos, sino también el mantenimiento constructivo de la infraestructura.

Aspectos como una incorrecta lubricación pueden afectar la eficiencia, pero también es fundamental considerar el diseño de la arquitectura pasiva y la selección adecuada de materiales y elementos constructivos, buscando disminuir el consumo energético, sobre todo en un clima cálido como el nuestro, enfatizó.

Proyectos de eficiencia energética para sostenibilidad en la industria cubana
Avances en varios proyectos de eficiencia energética que se desarrollan en Cuba fueron presentados este martes en la Convención Cubaindustria 2024.

Marbelis Sayas Gómez, especialista en política energética superior de la Oficina Nacional de Uso Racional de la Energía (Onure) y coordinadora del proyecto de colaboración internacional Eficiencia y Conservación de la Energía en Cuba, expuso detalles de varias iniciativas que conforman el proyecto.

“La eficiencia energética no es solo ahorrar o implementar nuevas tecnologías, sino utilizar mecanismos que nos permitan lograr procesos más eficientes, tanto en el ámbito industrial como en el residencial y de servicios, sin perder calidad”, señaló Sayas Gómez.

El proyecto cuenta con varios proyectos demostrativos en el sector turístico e industrial.

Uno de ellos es el de la Empresa Oleohidráulica de Cienfuegos, que ha logrado una disminución considerable del impacto energético y medioambiental. Mediante la sustitución de un compresor obsoleto por tecnología más eficiente, se ha mejorado la calidad y productividad del proceso, además de incorporar más mujeres en el proceso industrial.

Los estudios preliminares prevén un ahorro de 161 MWh al año, lo que implica un significativo beneficio no solo energético, sino también económico, dijo.

Otro proyecto es el de la empresa Conformar, en Matanzas, donde se instalarán sistemas fotovoltaicos para disminuir el consumo por iluminación y mejorar el factor de potencia.

Welner Collejo Jerez, director adjunto de la Onure y director del Proyecto de Eficiencia y Conservación de la Energía en Cuba, destacó que estas iniciativas son parte de un proyecto financiado por la Unión Europea y Onudi, con el objetivo de mostrar tecnologías eficientes, formar auditores energéticos, desarrollar indicadores y sistemas de gestión energética.

“Este es un proyecto muy amplio, que abarca varios sectores. Se esperan grandes resultados. Ya se han logrado muchos resultados importantes para el país en materia energética”, afirmó Collejo Jerez.

Con la celebración de Cubaindustria 2024, ambos especialistas tienen altas expectativas de lograr un evento que apoye el perfeccionamiento de la industria cubana, fomentando nuevas oportunidades, intercambios y relaciones que contribuyan a los objetivos energéticos de la nación caribeña.

Recuperación de materias primas y desechos para generar nuevos productos

En el ámbito del XVI Congreso Internacional de Reciclaje, parte de la Convención Cubaindustria 2024, sesionó este martes un panel sobre desarrollo de nuevos productos a partir de la recuperación de materias primas y desechos.

La ingeniera Mayara Acosta Ceballos, de la Empresa de Recuperación de Materias Primas de Artemisa, presentó una ponencia sobre el procesamiento de chatarra electrónica.

“Nuestro trabajo tiene como problema científico fundamental la necesidad del tratamiento de los desechos de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos que dañan al medioambiente”, contó.

El objetivo de la ponencia es “evaluar el diseño de la planta de procesamiento de los residuos de aparatos electrónicos en la UEB Metales Preciosos, de Caimito”.

La especialista propone dos etapas: la reorganización del flujo tecnológico y la reconstrucción de la planta para el desarme, la clasificación y el almacenamiento, y la implementación de la nueva tecnología para la separación de los metales preciosos.

Explicó que el diagrama de flujos para la instalación de la planta cuenta con tres líneas de trabajo, que tendrían como punto común la descarga de los camiones y la separación primaria de los materiales en recuperables y no recuperables.

El Dr. C. Yaniel Sánchez Hechavarría, de la Universidad de Oriente, abordó en su presentación el diseño de envases de cartón corrugado para frutas y hortalizas.

“El trabajo trata sobre el empleo de herramientas de diseño para obtener un nuevo producto a partir del cartón corrugado, un material ligero, económico y muy versátil. Permite el reciclaje constante”, explicó.

Según Sánchez Hechavarría, el uso del cartón corrugado para la industria del embalaje es una propuesta sustentable.

Destacó que a partir del modelo básico presentado se diseñaron otros, como cajas para pizzas.

La M. C. Teresita Victoria Soto, de la cooperativa no agropecuaria ATRES, presentó “Ecomadera. Una contribución a la sostenibilidad y sustentabilidad desde el reciclaje de plástico”.

Las principales líneas de producción de la CNA son carpintería, herrería, fundición, confecciones textiles, serigrafía, carbón vegetal, construcción, mantenimiento, conservación y la línea ecológica ATRES ECO.

“Esta línea responde a un nuevo enfoque de responsabilidad social y al cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible con nuestros clientes, poniendo en sus manos productos de alto valor ecológico”, señaló.

Ecomadera es un material que conecta con cualquier estrategia medioambiental y que brinda funcionalidad para las estrategias empresariales del mercado nacional e internacional. “Es la combinación de varios residuales plásticos para la sustitución de la madera tradicional”, precisó.

“Su durabilidad es de más de 50 años, reduce el estrés boscoso, apoya al país en la sustitución de importaciones. Es resistente a sustancias corrosivas, no necesita mantenimiento y no sufre ataques biológicos”, destacó.

El M. C. José Antonio Rodríguez Varela, de la Empresa de Servicios de Seguridad Integral SA, se refirió a la fabricación de un tubo sonda para extintor PQS de 1 kg y su generalización para el resto de extintores de PQS e hídricos.

En video

Visitas: 18

Cubadebate

Medio de información alternativa que alerta sobre campañas de difamación contra Cuba. Agrupa a periodistas cubanos y de otras nacionalidades en torno al Círculo de Periodistas contra el Terrorismo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *