De Grupo Musical del Teatro Escambray a Ekwé

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 5 minutos, 30 segundos

La Edición XX del Festival de Teatro de La Habana, que tiene lugar en estos momentos y hasta el próximo día 19, estará dedicada al aniversario 85 del natalicio del actor y director Sergio Corrieri, fundador del Grupo Teatro Escambray. Al escuchar la noticia vinieron a mi mente los aciertos del legendario proyecto que tuvo a su cargo, y su impacto en los pobladores de la región montañosa, que abarca tres de nuestras provincias centrales, Villa Clara, Cienfuegos y Sancti Spíritus. Corrieri creó, como complemento para Teatro Escambray, un formato musical que acompañó la vida cultural del grupo y al tener con ellos música en vivo, rápidamente conectó con su público.

Pocos conocen que la agrupación todavía se mantiene vigente. Actualmente lleva el nombre de Ekwé y pertenece al Catálogo de la Música de Cienfuegos. Recordar sus orígenes, es también un pequeño homenaje, desde ese flanco, al 85 aniversario del natalicio de Sergio Corrieri (La Habana, 2 de marzo de 1938-28 de febrero de 2008), y al 80 del natalicio de Orlando Rodríguez, (Macaguabo, Sancti Spíritus, 21 de marzo de 1943- Cienfuegos, 4 de agosto, de 2012) músico con un talento excepcional y una sed de conocimientos que le convirtió, a su vez, en maestro y guía para muchos. Su hijo Orgly Rodríguez, heredero de su legado musical, ha salvaguardado su savia y su memoria, a través de la agrupación, hoy a su cargo.

Grupo musical fundacional del Teatro Escambray, bajo la dirección de Orlando Rodríguez.
Grupo musical fundacional del Teatro Escambray, bajo la dirección de Orlando Rodríguez.

Con el tiempo han quedado en el olvido los que hicieron la música en vivo del Teatro Escambray e integraron lo que fue una agrupación escuela para muchos jóvenes actores. Orlando nunca le dio importancia a la fama, fue de esos músicos que prefirió guiar, orientar y compartir su sabiduría, por encima de un reconocimiento social o artístico. Con motivo de este homenaje a Corrieri y desempolvando la historia de quien fue su amigo y aliado, les propongo hoy acercarnos, desde el testimonio de Orgly Rodríguez, a la trayectoria que transcurrió desde que nació como Grupo Musical del Teatro Escambray, al amparo de Sergio Corrieri, hasta llegar a Ekwé. Esa fue la línea de preguntas que seguí, para traerles a los lectores del 5 de Septiembre Digital, la historia detrás del mito.

-Orgly Rodríguez: “Sergio Corrieri poseía un mundo artístico inmenso y aunque no fuera músico, supo apreciar enseguida la formación de mi padre. Al conocerlo y fundar el Grupo Escambray, lo convenció para que se quedara todos esos años allí. Le decía “guajiro”, y adonde quiera que se moviera, se lo llevaba con él. Y así fue, papi llevó adelante toda la parte musical del Grupo.

“Cuando Corrieri decide venir al Escambray a hacer un trabajo artístico, tenía como objetivo representar el teatro con un sentido estético, que lograra llegar a una población hasta ese momento ajena al arte. Las obras que se montaron, estaban basadas en un mundo de creación pensado hacia el campesinado, clase que predominaba en la zona. Para que ese teatro pudiera conectar mejor con el público, se utilizó, como fondo y colofón, música campesina o son, por ser el entorno sonoro que lograba llegarles a ellos de manera fresca y accesible.

“Mi papá, que venía ya con un enriquecimiento musical, al colocarlo en ese lugar y darle libertad de creación, pudo vincular la música de manera paralela dentro de ese mundo que giraba principalmente hacia el teatro, mientras acompañaba las obras. Son dos cosas distintas, es decir, a la par del teatro, mi papá crea un sexteto, que luego se convirtió en septeto, con los mismos actores. El comienzo del Grupo Ekwé, que aún no se llamaba así, fue con actores. Mi papá les hizo pequeñas pruebas musicales, para ver hasta dónde podía insertarlos en la música, porque había que darles cierta preparación para que, a la hora de la actuación, pudieran hacer música también.

“Cuando lo formó, prácticamente insipiente, comenzaron a tocar, además, en las zonas aledañas mientras actuaban. Siguieron extendiéndose hacia otras regiones, incluso al extranjero. Una de las primeras giras fue a Latinoamérica, abarcó Panamá y Venezuela. En ese momento, año 1978, mi papá incluyó a dos músicos profesionales dentro de la agrupación, para presentarse en el Festival de las Naciones en Caracas, Venezuela, en el prestigioso Teatro Teresa Carreño. Allí conoce personalmente a Simón Díaz, con quien aproximadamente 20 años más tarde, tuve la oportunidad, junto a mi padre, de compartir en Santiago de Cuba.

“Con la parte musical del Grupo Escambray, se dio a conocer la obra de mi papá.Viajó el mundo y los resultados fueron increíbles, estuvo muchos años dedicado a este trabajo; pero quedó en el anonimato, considerada secundaria en una agrupación teatral. Él se sonreía y siempre me decía que era una persona muy feliz. Eso es raro escucharlo de alguien, pero realmente tenía miles de razones para sentirse así. Siempre nos trasmitía ese optimismo, que no importa cuán difícil sea, nos ponía el mejor rostro de las situaciones y sacaba de eso el mejor provecho.

“A partir del ‘78 introduce la trompeta y con el formato de septeto, más consolidado, ya no paró, siguió creando. Iban entrando y saliendo los actores, que formaron parte de aquella escuela en la que se convirtió Teatro Escambray. Por ahí pasaron grandes actores cubanos como Fernando Hechavarría, con quien trabajé por 17 años, Albertico Pujol, Jorge Alí, Vladimir Cruz, entre tantos. Son personas que ahora ves y recuerdas junto al Grupo Escambray.

“A él le dieron la encomienda, junto con el grupo, de ir a Angola. Entre las primeras personas que llegaron allí estuvieron ellos, en el ‘76. Pasaron por situaciones difíciles, llevando el arte por lugares súper peligrosos. Sin embargo, mi papá se interesó en conocer aquella cultura, de la selva, principalmente. Se toparon con tribus que no hablaban, solo hacían sonidos onomatopéyicos, con gestos. Él trajo una estatuilla de madera, que viene siendo como una santa, o algo así, el rostro es muy rústico. Me explicaba el tipo de madera, el por qué la tallaban de esa manera. Era de una tribu que apreció lo que ellos hicieron y se la dieron a él, y eso lo acompañó todo el tiempo. Sintió un gran aprecio cultural por ese regalo; porque rústico o lo que fuera, era un obsequio. Aprendió el toque que le hacían a esa santa, la adoración que ellos le profesaban y él la trajo así y la mantuvo hasta sus últimos días, que me la entregó. Hoy por hoy, ese es el logo de nuestra agrupación Ekwé, y la conservo”.

Agrupación Ekwé, año 2017.
Agrupación Ekwé, año 2017.

¿Y el nombre de Ekwé, de dónde viene y cuando pasan a llamarse así?

“Cuando nosotros llegamos de la gira a España, en el ‘98, decidimos que la agrupación, aun siendo parte de un grupo de teatro, ingresara en el Catálogo Musical del Centro de la Música de Santa Clara. Y al oficializarla allí, el nombre de Septeto del Grupo Teatro Escambray, no funcionaba, porque o era teatro o era septeto. Fue el momento de darle un nombre oficial y, a petición mía, se decidió el nombre de Ekwé. El contenido que encierra es muy profundo en toda África, muy especial, significa ‘palabra’ y su uso está generalizado en todas las etnias. Además, Ekwé es el tambor sagrado de la sociedad abakuá y el propio Corrieri nos tenía como un tesoro sagrado oculto, como el As debajo de la manga. En cualquier país donde llegábamos, (que fueron 30 y pico), se llenaban los teatros. Como éramos complementarios al grupo teatral, no nos dimos a conocer como agrupación independiente. Y la otra razón de mucho peso, es que le estoy muy agradecido a toda aquella tropa, que tuve a mi cargo en las prácticas pre profesionales, guiado por mi maestro de la ENA Carlos Santoys, en barrios de Regla y Guanabacoa y la mayoría eran abakuá. Se portaron muy bien con nosotros y aprendí mucho de ellos, creo que aprendí más yo, que la música que pude enseñarles”.

¿Hasta qué año estuvieron trabajando junto al Grupo de Teatro Escambray?

“En el 2002, aproximadamente, decidimos venir oficialmente para Cienfuegos. Muchos de nuestros músicos eran cienfuegueros, yo estaba viviendo acá, mis hijos prácticamente iban a ingresar con nosotros, estaban próximos y le dije a papi de oficializarnos aquí. No quería irme de Santa Clara, el trato fue muy bueno, decir lo contrario sería injusto. Fue excelente la acogida que nos dieron, no solamente por el renombre del Grupo Escambray, con toda su fama, sino que, en su esencia, quienes nos atendieron en el Centro de la Música en Santa Clara, siempre nos dieron un valor y eso es muy importante. Estamos agradecidísimos con todos ellos. Venir para Cienfuegos representó un cambio drástico en muchos sentidos. Como estábamos en aquel entonces dentro del mundo del turismo, no nos chocaba, pero sí fue un cambio difícil, al que hubo que adaptarse y desde entonces, hacer valer nuestro arte”.

Estas líneas son un homenaje a Sergio Corrieri y Orlando Rodríguez, que ya no están físicamente y quienes asumieron la misión de sembrar arte, sensibilidad y cultura, en el corazón de muchos hombres y mujeres de la montaña. Preservar ese legado forma parte de todos. Es solo un resumen del trabajo, la dedicación y la entrega de Orlando y de su hijo Orgly, dentro de una agrupación que todavía prestigia la escena cienfueguera, con un nivel muy alto y una variedad de géneros, como pocas. Se caracteriza por un amplio repertorio cubano y latinoamericano. Actualmente tienen las peñas “LatinMusic con Ekwé”, en el Patio del Terry, todos los viernes a partir de las 10:00 pm y “Gente con Swing” los terceros y cuartos sábados de cada mes, en el Patio de la Verja.

Visitas: 164

Sandra M. Busto Marín

Licenciada en Música con perfil de flauta. Diplomada en Pedagogía y Psicología del Arte, Pedagogía Musical y Educación por el Arte. Máster en Arte. Todo en el Instituto Superior de Arte de La Habana.

7 Comentarios en “De Grupo Musical del Teatro Escambray a Ekwé

  • el 13 noviembre, 2023 a las 7:36 pm
    Permalink

    Merecido homenaje y lindos recuerdos,los que conocimos a Orlando sabemos que era un gran músico,un hombre con una sabiduría musical increíble.Aunque se mantuvo en el anonimato para muchos,hay que reconocer sus aportes a la cultura.Un maestro de varias generaciones y un hombre con una humildad envidiable

    Respuesta
    • el 13 noviembre, 2023 a las 8:21 pm
      Permalink

      Muchas gracias por su comentario. Coincido con usted, tuve la oportunidad de conocerlo y fue un gran músico, una bella persona y un maestro para muchos

      Respuesta
  • el 13 noviembre, 2023 a las 12:19 pm
    Permalink

    Excelente, es un honor recibir un trabajo tan profesional, gracias infinitas, nuestro agradecimiento total del Grupo EKWÉ, en el mío personal como director y quién más lo agradecen son todos los que brindaron su tiempo de vida en formar parte del Grupo EKWÉ y todos los que disfrutaron, disfrutan y disfrutarán de su arte. Abrazos de todos.

    Respuesta
    • el 13 noviembre, 2023 a las 1:54 pm
      Permalink

      Muchísimas gracias por permitirme hacer este acercamiento a la obra de ustedes. También al Diario Digital 5 de Septiembre por incluirlo en sus páginas

      Respuesta
      • el 18 noviembre, 2023 a las 7:37 am
        Permalink

        Es una propuesta musical excepcional, atípica, promueve un repertorio original con títulos nacional y latinoamericano bien interpretado. Agradecimiento a sus fundadores, para Orgly y demás continuadores del proyecto, les deseo muchos exitos.

        Respuesta
  • el 13 noviembre, 2023 a las 7:09 am
    Permalink

    No debe hablarse del trabajo de Orlando y la música del Grupo Teatro Escambray y olvidar como irradia ese profesionalismo del músico en el entorno. Testigo de ello fue que aprovechando la existencia de la Filial Pedagógica en la Campana a poca distancia de la Macagua, Orlando contribuyó a formar los grupos de música tradicional Antillas y el grupo de música Latinoamericana que participaron en Festivales Nacionales y además Antillas hizo gira por países del Caribe. Gracias a ello y la influencia de Orlando, hoy contamos con varios miembros del Destacamento Pedagógico convertidos en músicos profesionales y promotores culturales como Noemí, Alfredito, Mayito, Cepero y varios que ahora se me escapan. Todos ellos, estoy seguro, le agradecen a Orlando su éxito en el ámbito musical

    Respuesta
    • el 13 noviembre, 2023 a las 1:45 pm
      Permalink

      Muchísimas gracias por su comentario, queda mucho aún por escribirse sobre Orlando Rodríguez, un hombre con una obra de vida que debe ser estudiada y socializada

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *