Cuando la piedra histórica es lastimada

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 33 segundos

Andar las aceras del Prado más largo de Cuba, con sus mil 600 metros lineales y ejemplo fehaciente de Boulevard peatonal, es uno de los tantos privilegios de los cienfuegueros, habitantes por excelencia de una de las ciudades más hermosas de Cuba, Cienfuegos, Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Es su trascendental y estratégico trazado, verdadera columna vertebral del asentamiento citadino, apoyado en sus innumerables valores ambientales entrelazados con bellos inmuebles de amplio alcance constructivo y arquitectónico, al contar con una enorme y protectora tira de amplios portales públicos y corridos, hábilmente diseñados en toda su extensión, representantes multicolores de una verdadera galería techada de vastos tributos urbanísticos, hoy llenos del bullicio comercial en sus múltiples comercios privados y estatales, colmados de ofertas, vigorizando a contrapelo su carácter de área de intercambio social por excelencia y elemento consignatario del circulación vial y peatonal de la ciudad.

Sus anchurosos espacios poseen -en su profundo y enriquecedor peregrinar- de manera intercalada, bellos monumentos dedicados a mártires, figuras destacadas de la sociedad cienfueguera o sencillamente a acontecimientos locales de gran relevancia. Se dividen en Bustos, esculturas, obeliscos y Conjuntos escultóricos, estos últimos, dedicados a los Mártires de la Independencia, y a Justo Ceferino Antonio Méndez Aguirre ubicados en las confluencias del Paseo del Prado con las avenidas de Zaldo el primero, y la avenida de Santa Clara el segundo.

Todos, sin exclusiones, dado su amplio valor monumental y estético son atendidos por la Oficina del Conservador de la Ciudad, de Cienfuegos, institución encargada de su guarda y cuidado, desde el 2007, después de haber sido -el área- declarada Patrimonio Mundial, a partir del año 2005, institución poseedora de un personal capacitado, en las complejísimas y costosas labores de restauración a que debe ser sometida la blanca piedra de Carrara conocida como mármol por todos, elemento natural y común en todas sus piezas.

Nunca imaginó Ceferino Antonio Méndez Aguirre, figura destacada dentro de la vida económica y social del Cienfuegos de antaño, protagonista de avances y progresos en su accionar dentro del Ayuntamiento, que el Conjunto Escultórico construido en honor a su figura a propuesta de Pedro Modesto Hernández, el 8 de octubre de 1921, con amplios valores artísticos, ambientales y estéticos, fuera vandalizado por dos de sus lados, Sur y Norte.

Su lado Norte muestra la alegoría a la República, mujer sentada simbólicamente, afirmando cual poltrona del poder y ataviada sobre si, con una túnica romana, emergiendo su mano derecha que sostiene el escudo de la ciudad como símbolo del respeto a la urbe que tanto amo y por la que tanto hizo el señor Méndez, siendo su mano izquierda el sostén de un ramo de laurel que simboliza el triunfo, la gloria después de la muerte, elemento alegórico muy distintivo, pues después de muerto la ciudad lo recordó y admiró.

Hace unos años, mentes inescrupulosas agredieron la figura del obrero, representativo del progreso de Cienfuegos, destruyendo sus manos y la maza que poseía, siendo restaurado por los especialistas Yenny Salma Cabrera y Lisvany García Díaz, de la citada Oficina, luego sería un chofer con amplios octanajes etílicos, el protagonista del nuevo evento ofensivo por su lado Oeste, al mirarlo desde el Sur, de ambas agresiones se pudo recuperar, devolviéndose su magnificencia de antaño.

Nuevamente tan bello monumento recibió anónimos impactos, igual de burdos e ignorantes, el pasado jueves 16 de mayo, en horas de la madrugada presumiblemente, mediante otras manos – o quizás las mismas- que como aquellas, cercenan lo hermoso de todos, para vengar su yo temeroso, o su incapacidad de entendimiento a lo que dignamente representa la blanca piedra.

Este escenario está dado por la ausencia de un grupo de protección, díganse custodios, ubicados en dicha arteria peatonal, pertenecientes estos a Servicios Comunales quienes recorrerían sus espacios por secciones durante la noche, momento utilizado por los innombrables personajes amparados por el infortunio de la oscuridad, motivada por los difíciles momentos que atraviesa el país y a los que la Perla del Sur, no escapa.

 

Nuevamente la Oficina del Conservador de la Ciudad, de Cienfuegos junto a todo el pueblo luchará por restaurar esta ciudad, por levantarla, porque sea para siempre la más bella del mediterráneo americano. Triunfará, sin lugar a dudas, ese deseo romántico; se podrá decir que es la única fuente salvadora. No culpemos a las generaciones precedentes, excusándonos de nuestros deberes actuales, no se nos pedirá cuenta de lo que se nos quita, sino de lo que no hicimos, llevemos a nuestra generación la práctica de lo bello, lo hermoso, lo natural, para no ceder al paso del inexorable tiempo.

Visitas: 143

2 Comentarios en “Cuando la piedra histórica es lastimada

  • el 19 junio, 2024 a las 5:26 pm
    Permalink

    En coincidencia total con la opinión del compañero que señala lo innecesario de custodios para preservar la seguridad de los monumentos, más barato resulta la ubicación de cámaras en cuatro puntos de cada monumento y eso bastaría para la identificación de los vándalos para poner sus personas en manos de la ley.

    Respuesta
  • el 18 junio, 2024 a las 10:02 am
    Permalink

    no hacen falta custodios, es tan simple como poner cámaras en esa zona para entonces poder identificar a los vándalos y aplicarles la ley

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *