Una noche, una caravana, un símbolo: Fidel (+Multimedia)

Nadie quedó sin estremecer banderas. No hubo quien quedara inmóvil o sin gritar bien fuerte ¡Yo soy Fidel! Aquel miércoles 30 de noviembre de 2016 Cienfuegos fue otro. La noche se disolvió a través de la geografía insular para llegar al sur, en una Caravana nombrada Libertad, como la de aquel martes 6 de enero de 1959, cuando Fidel Castro Ruz vino a la Linda Ciudad del Mar, solo que esta vez lo recibimos convertido en símbolo eterno.

El 6 de enero de 1959, a la salida de Santa Clara, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, ordenó desviarse de la ruta, apartándose de la larga y henchida Carretera Central que lo conduciría a La Habana. Resultaba obligatorio un alto en esta región del sur de Cuba. Rendir homenaje a los mártires del 5 de Septiembre de 1957. Era una deuda y un compromiso de cada luchador sobreviviente de los azares de la contienda.

Fue entonces que llegaron los gigantes vestidos de pueblo a colocar las rodillas en el suelo, a reverenciar cada rincón de la ciudad donde la tiranía batistiana rasgó en pedazos a los revolucionarios más fieles, durante el memorable levantamiento popular.

Otra noche, otra caravana, un símbolo

Pero esta vez todo fue distinto. Poco importó la lobreguez de la noche, ni casi cinco horas de espera. ¡Nada inmutó a los cienfuegueros! Nadie se iba a casa, todos aguardaron tan firmes como el roble para rendirle homenaje al titán de verde olivo.

Entró Fidel a las 9 y 30 p.m. por la Calzada de Dolores, recorrió el Paseo del Prado y dobló por una de las arterias de la ciudad hasta llegar al Parque Martí y hacer un alto frente a la Asamblea Provincial del Poder Popular. Dicen que una paloma blanca sobrevoló el armón que llevaba las cenizas del líder.

Entonces preferimos imaginarlo en la encumbrada rastra donde el guerrillero plantó firmes los pies que volaron sobre la Sierra hasta el llano, para regalar verbos, sustantivos, adjetivos e inequívocos sintagmas de sinceridad.

“A Cienfuegos había que venir aunque solo fuera para saludar a este pueblo e inclinarse reverente en tributo a los héroes del 5 de Septiembre”.

Solo después fue hasta Punta Gorda para regresar, y estrecharse en un adiós interminable.

Emociones, sentimientos

Por eso se justificaban el ensarte de emociones, las casas cubiertas con su imagen, el rojo y negro del 26, las multitudes en las aceras, el ondeo constante de la insignia Patria, los rostros pintados con su imagen, sus grados o la bandera, el olor de las calles esparcido por el viento, y los sollozos, y las lágrimas, y los abrazos, y los gritos: Viva Fidel, Hasta siempre, Comandante. O el retumbar de los versos de Bonifacio Byrne: Si desecha en menudos pedazos / llega a ser mi bandera algún día / nuestros muertos, alzando los brazos / la sabrán defender todavía…

Otra vez el Himno Nacional en la voz de todos los cienfuegueros: Al combate corred, bayameses / que la Patria os contempla orgullosa / no temáis una muerte gloriosa / que morir por la Patria, es vivir… Que así sea, Fidel vive.

Artículos relacionados

Mercedes Caro Nodarse

Licenciada en Comunicación Social. Directora del periódico 5 de Septiembre. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba y de la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir