Terrorismo contra Cuba: una historia de más de 60 años (+multimedia)

El terrorismo contra Cuba es un instrumento de vieja data utilizado por Estados Unidos, y hoy revive en los estertores de la mafia miamense, aupada por el actual gobierno presidido por Donald Trump.

Aunque no puede achacársele la génesis de esta política al mandatario saliente estadounidense, sí es el máximo responsable del incremento de acciones de esta naturaleza, dada por su retórica, medidas y acciones contra la isla, así como a la incitaron de la realización de actos violentos contra Cuba. Vale recordar que esta historia comenzó hace décadas y una fecha la marca: el 17 de marzo de 1960. Entonces las autoridades de la potencia norteña aprobaron el llamado Programa de Acción Encubierta.

La Revolución Cubana ha vivido bajo asedio permanente: militar, económico, financiero, comercial, mediático. El imperio estadounidense ha sido implacable contra el pequeño archipiélago que ha mostrado que se puede ser digno y con principios en este mundo.

Todo ha sido probado. Especialmente, y de manera feroz, el terrorismo que mutila y mata. Una política de terror iniciada poco después del 1º. de enero de 1959, cuando EE.UU. abrió las puertas a la pandilla de criminales, torturadores y malversadores que salieron de Cuba y fundaron su redil en Miami, cuna y germen de la mafia terrorista anticubana. Repugnantes asesinos y torturadores como Esteban Ventura, Pilar García, Orlando Piedra, Hernando Hernández, Julio Laurent, Lutgardo Martín Pérez, Ángel Sánchez Mosquera, Rolando Masferrer, Conrado Carratalá, Merob Sosa, Alberto del Río Chaviano, Leopoldo Pérez Coujil, Irenaldo García Báez, José María Salas Cañizares y muchos otros, y desvergonzados ladrones como algunos de los principales colaboradores políticos del dictador Fulgencio Batista, encontraron inmediata o posteriormente apacible refugio en los Estados Unidos.

Apenas proclamada la Ley de Reforma Agraria, el imperio organizó, financió y alentó planes que incluían los atentados a los principales líderes cubanos y el terrorismo. Los archivos históricos recogen unos 60 secuestros de aeronaves o intentos a lo largo de estos 62 años; más de 50 bombardeos con explosivos y fósforo vivo contra centrales azucareros cubanos y áreas urbanas pobladas, por parte de avionetas que salían y regresaban impunemente a los Estados Unidos; 110 atentados dinamiteros, la detonación de 200 bombas, 950 incendios y 6 descarrilamientos en menos de 6 meses, antes de abril de 1961, cuando tuvo lugar la invasión mercenaria por Bahía de Cochinos; más de 600 intentos de atentados contra Fidel Castro y otros líderes de la Revolución; una guerra biológica que quitó la vida a niños y ancianos y ha provocado daños materiales incalculables a nuestra economía. Armó y financió las bandas que operaban en el Escambray y otras del país, que asesinaron a campesinos, niños, maestros…

Como resultado de las más de 681 acciones terroristas y la invasión mercenaria por Playa Girón, han perecido 3 mil 478 mujeres, hombres y niños. Otros 2 mil 99 han quedado discapacitados.

Los bomberos integrantes de la Unidad 8, de Playa, se movilizaron rápidamente para sofocar el incendio en el circulo infantil Le Van Tam. / Foto: Fernández, Aramís

No hay que olvidar el derribo de la aeronave de Cubana de Aviación frente a las costas de Barbados en octubre de 1976. Murieron 73 personas y los responsables de aquel crimen vivieron hasta sus últimos días en la ciudad de Miami. O el sabotaje al vapor La Coubre, el 4 de marzo de 1960 y que costó la vida a 101 personas, entre ellos seis marinos franceses y ocho trabajadores portuarios españoles, 400 personas lesionadas o incapacitadas de por vida; el incendio al círculo infantil Le Van Tam, el 8 de mayo de 1980, en el barrio capitalino de Marianao, donde se encontraban 570 niños en el momento del incendio, Por suerte y dada la acción rápida de estudiantes, pueblo y bomberos no hubo que lamentar la muerte de ningún niño.

También, el asesinato a representantes de nuestras embajadas en el exterior y el sabotaje a las sedes diplomáticas y oficinas comerciales. Se han documentado 581 acciones en 41 países. Todo ha sido experimentado.

El terrorismo contra Cuba no es cosa del pasado. Hoy, los representantes de la ultraderecha de origen cubano, junto a varios yuotubers, marionetas fieles de sus deseos, intentan subvertir, a como dé lugar, la situación dentro de Cuba, para lo que han utilizado a delincuentes, los cuales han sido pagados con el propósito de incendiar escuelas, hospitales, tiendas, servicentros; asesinar a miembros de la Policía Nacional, a integrantes del Minint o cualquiera que defienda a la Revolución Cubana.

Pero una vez más el pueblo se yergue para denunciar estos actos y exige justicia, la aplicación de las leyes y las máximas condenas a quienes intenten afectar la tranquilidad ciudadana.

Mercedes Caro Nodarse

Mercedes Caro Nodarse

Licenciada en Comunicación Social. Directora del periódico 5 de Septiembre. Miembro de la Unión de Periodistas de Cuba y de la Asociación Cubana de Comunicadores Sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir