Revista Signos muestra desacuerdos con artículo publicado en “5 de Septiembre”

El motivo de este texto es aclarar algunos errores aparecidos en la crítica titulada Llegó el Enalapril, o la historia de una reconvención, de Jorge Luis Urra Maqueira, publicada en la versión digital de este semanario.

Llegó el Enalapril, o la historia de una reconvención

El autor del trabajo se refiere a Alejandro Batista como director de la revista Signos, aunque Batista es solamente el coordinador de esta publicación.

Urra Maqueira construye su comentario sobre criterios de terceras partes, en particular la del crítico Roberto Ávalos en su perfil de Facebook. Ávalos no es parte del equipo de Signos ni ha participado de los debates de dicho equipo.

El crítico de arte del periódico 5 de Septiembre ni siquiera se molestó en contactar al actual director o a la actual editora de la revista Signos, a los cuales denigra sin conocer.

Construye entonces su trabajo sobre una afirmación, la de que el trabajo se rechaza por vulgar, que nunca contrastó con los autores principales de la decisión. Prueba de su pobre indagación es que escribió el trabajo bajo la convicción de que Batista era el director.

Por último, se cuestiona el derecho que tiene Signos, como cualquier publicación, a reservarse la colocación en sus páginas de lo que entienda pertinente su equipo de trabajo.

Respetamos el pensamiento crítico y consideramos este como parte indispensable del panorama cultural cubano, pero no aceptamos pronunciamientos irrespetuosos ni cuestionamientos mal fundamentados de nuestro trabajo.

Esperamos que valoren esta réplica para su publicación.

*Director de la revista Signos

5 Comentarios en “Revista Signos muestra desacuerdos con artículo publicado en “5 de Septiembre”

  • Avatar
    el 18 mayo, 2020 a las 7:36 pm
    Permalink

    Señor Director de la revista Signos. Lamento sus malestares, pero se ha ido por la tengente y algunos ‘tecnicismos’. Primero, las revistas tienen un comité científico, compuestos por pares y luego, un editor o editores… El director ni el editor mismo deciden lo que será publicado. Incluso, para este caso, se urge de creadores y/o críticos de las artes visuales Eso le corresponde a ese comité. Segundo, cuando la obra se rechaza, en el caso de las publicaciones de esta naturaleza, se le entrega un resumen de los pares, alegando las causas por la que no se publica el trabajo enviado. Tercero, la revista envió a ese coordinador (con experiencia tenida) para que estregase el premio en el salón de Arte Naif a nombre de Signos (sumándose a él otros dos miembros del jurado, igual de valiosos). Si esa fue la decisión por qué se irrespeta?. Cuarto, cuando se lanza una réplica se hace con argumentos, no tratando de desacreditar al autor. Entregue el respeto que desea de len ofrezcan. Urra.

    Respuesta
  • Avatar
    el 16 mayo, 2020 a las 4:26 pm
    Permalink

    El colectivo de una revista cultural y no acepta la crítica? habráse visto cosa igual? Cada día se acepta menos la crítica cultural, con ese egocentrismo no van a lugar alguno de la Cultura; Urra, excelente trabajo, y si duele…

    Respuesta
  • Avatar
    el 16 mayo, 2020 a las 1:56 pm
    Permalink

    Los directivos de la revista Signos tienen sus argumentos y los respeto, pero no exponen las razones por las cuales la obra “Llegó el enalapril” quedó sin publicación., o sea, no brindan argumentos convincentes para rechazar la obra. Es cuestionable, además, la afirmación de que la revista puede reservarse la colocación en sus páginas de lo que entienda pertinente su equipo de trabajo. Cuidado con afirmaciónes de este tipo, porque hasta donde conozco ninguno de sus directivos es dueño de la Revista ni su amo particular. Felicidades a Urra Maqueira por la valentía. Necesitamos más críticos de su estirpe.

    Respuesta
    • Avatar
      el 18 mayo, 2020 a las 12:23 am
      Permalink

      Muy de acuerdo con su comentario Arturo. Llegué a pensar que el director de la revista ofrecería los argumentos por los cuales se rechazó la publicación de la obra “Llegó Enalapril”. Es increíble que al cabo de 5 meses de desarrollado en Cienfuegos el Salón Prov. de Arte Naif,donde dicha obra fue laureada, estemos en espera de una explicación.
      Veo una clara inconformidad hacia el crítico Urra Maqueira por haber nombrado a Alejandro Batista,como director de la revista y hacia el también crítico Roberto Ávalos por dar a conocer la censura de la obra,ya que no forma parte de dicha revista,pero conoce la directiva de la misma que Ávalos fue miembro del jurado, junto a Urra del Salón citado anteriormente? O qué es lo que tanto molesta del artículo del crítico cienfueguero ? El actual director plantea que no se contactó con él,ni con su editora. Es que acaso sobre ellos recae esta decisión? Pregunto: quien ha contactado conmigo para explicarme lo sucedido? Ha habido suficiente tiempo….

      Respuesta
      • Avatar
        el 18 mayo, 2020 a las 1:29 am
        Permalink

        Hasta cuándo ese parásito llamado censura será algo que habite entre nosotros; que recorre los laberintos del pensamiento, señalando “lo adecuado” con sus espejuelos nublados de prejuicios. Peor aún, quién puede determinar en arte qué es correcto representar y qué no. Como joven artista estoy harto de beber de los esquemas de la complacencia y del agrado. Por eso aplaudo a Tania Madruga, por obedecer a su instinto; Urra Maqueira, porque cuando se trata de defender el arte cubano, no le tiembla la mano; es implacable y a Joel Pérez, Alejandro Batista y Roberto Ávalos por apostar por el arte primitivo de la Perla del Sur.
        A la dirección de la revista Signos alguien debe llamarlos a contar, pues ya no se trata de una publicación, sino de una falta de ética de su parte hacia la artista, su obra, la crítica especializada y al propio Salón Provincial de Arte Naif que se celebra cada año. Creo que es hora de darle una merecida explicación a la artista.

        Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir