Para que vuelva nuestra historia, rediviva

0
389
El otrora Distrito Naval del Sur de Cayo Loco, fue escenario de las acciones de la sublevación armada de marinos y civiles el 5 de septiembre de 1957./Foto: Ismary Barcia

Cuando se remonta su estrecha calzada, se tiene la sensación de entrar en la leyenda. La de la Venus Negra que vagaba desnuda por el cayo antes conocido como Güije o Cayo Nuevo, la de esa lengüeta sobre el mar que allá por 1813 escogiera la Marina española para trasladar allí su enclave desde Trinidad.

El silencio que le impone su ubicación, lejos del ruido de la urbe, lo hace remanso en la ciudad que bulle a escasos 500 metros, callada complicidad que asiste solemne a su historia reciente: en el otrora Distrito Naval del Sur de Cayo Loco, comulgaron fuerzas del Movimiento 26 de Julio (M-26-7), encabezadas por Julio Camacho Aguilera y el alférez de fragata Dionisio San Román —al mando de los marinos—, y una vez reducidas las postas, se hicieron de las armas que entregaron al pueblo cienfueguero el 5 de septiembre de 1957.

Solo dos años después, y con el triunfo, se fundó una escuela para pescadores, y luego el primer museo creado por la Revolución en la provincia, hace 37 años.

Visitas guiadas de escolares y turistas, coloquios, eventos científicos y firmas de códigos de ética, eligen este Monumento Nacional como locación, en señal de respeto.

Una enjundiosa colección narra en más de 20 salas el origen de tradiciones y oficios marineros, la actividad naval en la nación cubana desde nuestros aborígenes, atravesando la colonia y la República mediatizada, con énfasis en la gesta que hizo a Cienfuegos la primera ciudad libre de Cuba por 24 horas.

Adscrita a la dirección municipal de Cultura, su último montaje museográfico data de una década atrás, justo cuando se conmemoró el cincuentenario de esa epopeya. A ese momento se debe también su última reparación.

Lucia Rifat Pérez llevaba más de dos años como administradora, cuando hace tres meses le encomendaron la dirección del museo, prácticamente para asumir desde su inicio las labores de reconstrucción.

“Se decidió cerrar por la proximidad del aniversario 60 de la efeméride, y su estado de deterioro: paredes desconchadas por la humedad, filtraciones en techos, sanitarios en mal estado y pisos levantados; e iniciar una reparación capital”.

Las colecciones, tesoros de la historia naval de la Isla, están protegidas en el ala izquierda, mientras una brigada de trabajadores por cuenta propia desmonta el piso original, levantado, y desconcha paredes en el primer objeto de obra.

“Han ido entrando recursos, las instalaciones sanitarias e hidráulicas, arena, madera para construir un andamio, acceso para intervenir paredes en pisos superiores”, asegura la funcionaria a cargo.

Omar Bermúdez Armendía, al frente de una brigada de cuentapropistas, formado en esos oficios por la escuela de la Oficina del Conservador, se dedica a la restauración de inmuebles. Tiene en su haber las sedes de la ACAA —Palacio de Blanco—, la de la Dirección de Trabajo y Seguridad Social, la de la Casa de la Música, el Centro Cultural de las Artes Benny Moré, la Escuela de Oficios, y varios domicilios particulares.

“Hace unos quince días comenzó el proceso demolición y la recepción de los recursos, nos dice, y los trabajos de mayor complejidad, además de la reparación de las almenas —típicos elementos de las fortificaciones—, se concentraran en los sistemas hidráulico y eléctrico”.

Filtraciones en cubierta, debido al deterioro del método de impermeabilización por soladura de azoteas, obligarán a sustituir unos 900 metros cuadrados de rasillas.

A un costo aproximado de 750 mil pesos se ejecutará esta inversión. Nelson Castro Urquiza, director de Unidad Municipal de Apoyo a Actividades de la Cultura (UMAAC), confirma: “Hasta ahora tenemos 80 mil pesos por concepto de reparación y mantenimiento, y 100 mil pesos que nos asignó el Gobierno mediante la contribución territorial; deberán situarnos más, en la medida que avancen las obras”.

“Se necesitan 18 toneladas de cemento, pero en tanto concluían las gestiones con la Fábrica de Cemento, les prestamos el material que estaba en la sala Minerva, para que pudieran empezar”, explica Noralys Hernández Moreno, directora municipal de Cultura.

“El yeso es hoy nuestra mayor preocupación, porque debe venir desde Ciego de Ávila, y su tardanza podría retrasarnos; el tiempo es corto”, agrega en vistas de la premura de la obra, cuya fecha de entrega está fijada para el 30 de agosto.

“Podemos lograrlo, porque somos un equipo especializado que trabaja muy eficientemente, aunque venga de cerca la recomendación”, asegura el jefe de la brigada.

EL SUEÑO

Sin embargo, es un plazo muy constreñido, sobre todo si antes del 5 de septiembre, museólogos y conservadores deben realizar el nuevo montaje, en opinión de Magda Chávez Sosa, directora del Centro Provincial de Patrimonio Cultural, rector metodológico del museo.

“El del aniversario 50 fue un año importante en la readecuación del guión museológico y el proyecto museográfico, recreando la historia marinera, marítima y naval, y específicamente la dedicada al levantamiento de 1957, aspectos que anteriormente no estaban contemplados.

“Pero este año tenemos otro reto: un nuevo guión museológico para las salas de la gesta de 1957, e introducir otras dedicadas a la huella de la Revolución en Cienfuegos, porque nuestros museos tienen algunas pinceladas, pero ninguno capta la dimensión total, y por vez primera lo haremos.

“Tenemos muchas piezas relacionadas, sin exhibir, y estamos en la búsqueda de otros exponentes, porque la información sí está completa desde el 6 de enero de 1959, con la entrada de la Caravana de la Libertad, los procesos de industrialización y desarrollo agrícola, del turismo, el impacto social.

“Por ejemplo, queremos rescatar la maqueta de la Central Electronuclear, que sería de mucho interés, y que está en la ECOI 6.

“Tenemos idea de guiarnos por frases de discursos de Fidel en la provincia, también de seguir esa conexión implícita con el mar, y que en su caso evidenciaremos a través de fotos inéditas del líder vinculado con actividades marineras en Cienfuegos.

Tres jóvenes museólogos, recién graduados de Historia, y dos conservadores, asumirán el lance, basados en una investigación reciente de Andrés García Suárez y Orlando García, en fase de publicación; el guion museográfico reforzará la tesis del carácter popular del levantamiento armado, y el rol de las células del M-26-7 y del Partido Socialista Popular, confiriéndole al suceso su verdadera dimensión nacional, que respondió a la estrategia de Fidel, de apoyar desde las ciudades la lucha en la Sierra Maestra.

El decurso marítimo y naval desde nuestros aborígenes hasta la victoria de Playa Girón se mantendrán como atractivos, a los que se agregará una zona lúdica, donde el público puede interactuar con algunas piezas.

Salas de video y polivalente para eventos, una protocolar, aprovecharán espacios ociosos en ambas torres del edificio principal.

El renombrado fotógrafo y diseñador de ambientes, Miguel Ángel Albuerne, concibe colores e iconografía, y ha propuesto aprovechar mejor la información museológica mediante la señalización de las funciones originales en espacios del antiguo Distrito Naval del Sur, como el calabozo, la garita, la oficina del jefe militar, el arsenal…

REALIDADES NO GRATAS

“Empecé aquí hace dos años y un poco, y desde entonces enfrentamos la carencia de agua para beber y limpiar. En ocasiones hemos tenido que coger cubos de agua de mar para descargar los baños”, cuenta Maritza Cepeda, veladora en las salas de exposición.

Según datos del Gobierno municipal, el pasado año se asignaron 10 mil pesos para mantenimiento constructivo del museo, que pudieron haberse utilizado para resolver ese reclamo, pero según la directora municipal, “debimos emplear 6 mil en la pintura exterior, una exigencia en cada aniversario del 5 de septiembre, y con los 4 mil restantes era imposible realizar los trabajos hidráulicos”.

La ausencia de servicio de comedor y merienda, obliga a los trabajadores a ausentarse a sus casas al mediodía o deglutir alimentos fríos, en un sitio retirado del centro comercial y donde deben permanecer de 9 a 5 de la tarde.

“En algún momento hubo un sistema único de entrada de agua, común al Museo y Geocuba, instalaciones que allí cohabitan, pero hubo desacuerdos en eso, recuenta la directora municipal. También existió un comedor, que incluso daba servicio a Cultura municipal, y se perdió; luego había otra posibilidad de ir a buscarlo en el centro de la ciudad, pero sin medios de transporte, resultaba imposible”.

Añade el director de la UMAAC otro dilema, el de “los serenos, con salarios que apenas exceden los 200 pesos, y en un lugar apartado, nadie quiere asumir esa responsabilidad”.

Recalo de basura proveniente de los asentamientos al noreste de la bahía, trae visitantes no gratos, pero permanentes. Bajo la vegetación costera: recipientes, envases, papeles, nylon, y “hasta un cerdo muerto” (apuntó anecdóticamente la directora) llegan con la marea y “atraen las cámaras de los turistas”, casi antes que el propio castillo.

Tanto como no puede ser obviada una improvisada caballeriza a orillas del mar, en las márgenes opuestas al museo, cuyos vertimientos de heces directamente a la costa y los baños de las bestias, han sido denunciados reiteradamente, sin respuesta, por los trabajadores del museo, porque además de deslucir el entorno de la plaza histórica, contaminan.

A propósito del crecimiento del crucerismo, llegan muchos visitantes foráneos que se desprenden de los grupos, guiados por sus mapas, y “no se les cobra la entrada, no tenemos ingresos por esa vía, porque eso depende de una licencia comercial que tramita Patrimonio”, aclara el director de la UMAAC, “y no ha habido respuesta”, subraya también la directora.

CAMBIAR TODO LO QUE DEBA SER CAMBIADO

La propuesta para convertir el disfrute de su colección en opcional turístico data de dos años atrás, cuando el gobierno municipal, a través de la Plataforma Articulada para el Desarrollo Integral Territorial (PADIT), presentó el estudio para incluirlo en un proyecto, que con la procura de financiamiento, reconstruiría el inmueble y gestaría otras formas de ingresos para la sostenibilidad de la institución.

Pero entonces no tuvo todo el impulso, refiere Arnaldo Cruz Cruz, quien coordina PADIT en el municipio capital. “Incluso, hubiese podido operarse, tal como lo hace el Palacio de Ferrer, donde los turistas aprecian las obras de restauración del inmueble, añade. No obstante la posibilidad del proyecto aún está abierta”.

Muebles, bebederos para usuarios y trabajadores, son parte del sueño; “el Partido y el Gobierno, como decisores, hicieron encomiendas para dar otra cultura al entorno y la infraestructura”, enfatiza la directora de Patrimonio.

“Está incluido el comedor, al que deberá devolvérsele las cifras de asignaciones que pasaron a la dirección provincial de Cultura, debo insistir”, acota Noralys Hernández.

“Nos acompañan las FAR y el MININT en este empeño, por lo que este sitio representa para los cienfuegueros”, enfatizó.

El lente óptico debe ser reparado y reubicado por la vecina empresa Geocuba, y otra empresa aledaña perteneciente a las FAR, se ocupará de restaurar piezas históricas, transporte y equipamiento militar, exponentes exteriores. Terceras entidades contribuirán a dar lucidez a sus parques, a orillas de la bahía.

Las soluciones para el agua van llegando, según anticipa el representante de la UMAAC: “con la ayuda de la Empresa de Acueducto, ya perforamos y hallamos una tubería, porque los planos originales no existen. Se determinó independizar nuestra entrada del líquido, y para eso la brigada contratada tiene ya los recursos; por lo pronto nos auxiliamos de pipas”.

Meses de faena intensa esperan, mucho ir y venir por la avenida que nos conduce al escenario común de sucesos imprescindibles para la ciudad: el origen de una bella leyenda local, la gesta de un pueblo en rebeldía eternizado el quinto día de septiembre, espacio fundacional de un colegio para pescadores y del primer museo construido por la Revolución en Cienfuegos, que atesora una muestra única de su tipo en Cuba. Concurrencias de la historia que la reparación capital nos devolverá redivivas.

Dejar respuesta