¿Okra o quimbombó?

Quimbombó que resbala pa’ la yuca seca es el estribillo de una composición musical, popularizada en la década de los años setenta del pasado siglo, correspondiente a la autoría de Los Hermanos Moreno (Nelson, trombonista y cantante y Willie, bongosero), cuya agrupación, surgió en 1986, en la ciudad estadounidense de New Jersey.

Por supuesto, la letra de la canción alude a una de las características del vegetal de marras, con reconocidas propiedades y beneficios nutricionales. Pues sepa, que la okra, como también se le conoce, es muy rica en mucílagos que le dan esa viscosidad babosa, poco agradable al gusto de algunos.

Planta digna de tu huerta familiar

El quimbombó, Abelmoscus esculentus, por su nombre científico, es una planta de la familia de las malváceas, relacionada con el algodón y el hibisco, y originaria de África. Sus frutos parecen una mezcla entre pimiento verde italiano y vaina de judía verde. Curiosamente resulta una verdura muy extendida en casi todo el mundo, sobre todo en América, África y Asia, pero prácticamente desconocida en gran parte de Europa.

Las variantes más comunes que puedes encontrar en los mercados son las verdes, aunque también existen de color rojizo. Se cultiva durante cualquier época del año, principalmente en verano. Los principales países productores de okra son India, Nigeria, Irak, Costa de Marfil, Pakistán y Egipto.

Cocinar quimbombó es muy fácil al ser bastante parecido al pimiento. Es común encontrarlo en sopas, en tempura, adobadas, en guisos, asadas al horno, en salteados… ¡incluso fritas! Constituye un alimento muy versátil y va bien con casi todo.

Su principal uso puede ser o bien crudo o como ingrediente espesante de sopas y cremas, para darles una mayor consistencia a los guisos, gracias a los mucílagos que posee. Podemos consumir tanto las semillas como el fruto, incluso en crudo. A menudo en la cocina la emplean maduradas y tostadas para preparar algo parecido a un sucedáneo de café.

Ventajas para la salud

Aunque es un alimento lleno de nutrientes, la okra contiene muy baja calorías y no tiene ni grasas saturadas ni colesterol. Por otro lado, posee una cantidad interesante de fibra, tanto soluble como insoluble. Ese componente le proporciona beneficios a la digestión, de forma tal que mejora el tránsito enel intestino, además proteger sus paredes.

En tanto, la ingestión e cualquiera de los platos confeccionados con el vegetal favorece el control de peso, debido al efecto saciante. Mientras, brinda al organismo gran aporte antioxidante gracias a la vitamina C, lo que es genial para combatir los radicales libres y mejorar el sistema inmunológico. Asimismo, diferentes estudios reafirman sus condiciones naturales para combatir enfermedades del riñón y diabetes.

Según el Jilin Medical Journal, la okra tiene efectos positivos en nefropatía. En los pacientes sujetos al estudio se vio una reducción de proteína en la orina y de ácido úrico. Otras investigaciones publicadas por The Saudi Pharmaceutical Journal concluyeron en que la verdura ayudaba contra enfermedades hepáticas gracias a sus propiedades antioxidantes.

El Journal of Pharmacy & Bio allied Sciences, por su lado, determinó que el extracto de los frutos presentan acción protectora contra la diabetes. Los sujetos experimentales (en esta ocasión ratas con esa enfermedad), bajaron el nivel de azúcar en sangre y se normalizaron sus niveles de lípidos.

Ah, y aunque en buena parte del planeta la encuentras en el mercada por okra o quimbombó, también puedes inquirir por los nombres tan diversos como“dedos de dama” o “dedos de señora” (“lady’s fingers”) por su forma alargada y fina, “gumbo”, “quingombó”, “quillobo”, “ocra”, “candia”, “molondrón”, “ají turco”, “guiabo”, “ramturi”, “yerba de culebra”, “algalia”, “angelonia”, “cuerno griego”, “gombo”, “bhindi”, “bhendi”, “bami”, “abelmosco”, “quiabo”…, en dependencia de la región geográfica dónde te encuentres.

Artículos relacionados

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir