Incrementan en Cienfuegos las afectaciones por incendios forestales | 5 de Septiembre.
sáb. Ago 17th, 2019

Incrementan en Cienfuegos las afectaciones por incendios forestales

De enero a mayo se extiende en Cuba cada año el período crítico de ocurrencia de incendios forestales. En lo que va de 2017, según informes aportados por el Cuerpo de Guardabosques (CGB) del Ministerio del Interior, en la provincia de Cienfuegos ya se han afectado por esta causa 328,8 hectáreas (ha), de las cuales 121,10 constituyen patrimonio forestal, entre bosques naturales y plantaciones; cifras muy superiores a las dañadas en 2016.

Al decir de Antonio Copeiro Cabrera, especialista en manejo de fuego del CGB, en los próximos días las variables meteorológicas mantendrán un comportamiento favorable para la ocurrencia y propagación de estos hechos, algunos de ellos pueden alcanzar la categoría de muy grandes (más de 200 ha). Además, entre los meses de marzo y abril próximo históricamente se ha reportado el 80 por ciento de los incendios forestales.

La negligencia humana, materializada en las quemas realizadas para diferentes fines —sin autorización e incumpliendo  las medidas de seguridad establecidas— y la circulación de vehículos automotores y maquinarias agrícolas sin matachispas, constituye la causa más frecuente que provoca tales siniestros.

En el sector estatal, Copeiro Cabrera advierte que tanto AzCuba como las Unidades Empresariales de Base Silvícolas en Rodas y Cumanayagua han incumplido medidas preventivas de protección contra los incendios forestales; mientras que se ha apreciado bajo nivel de respuesta —en ocasiones pasividad— para combatir los mismos en áreas de potreros de las empresas pecuarias El Tablón y La Sierrita. Igualmente, las entidades forestales no cuentan con medios suficientes para enfrentar tales sucesos.

Como zona de mayores vulnerabilidades y a la vez más elevado riesgo ecológico, el especialista menciona el macizo de Guamuhaya, en especial Loma Los Blancos, El Nicho y Cuatro Vientos: “A un incendio ocurrido en medio del bosque, alejado de las carreteras y más aún en un lugar montañoso, no pueden acceder fácilmente los carros de bomberos. Hay que emplear la brigada profesional del CGB, que se enclava permanentemente cerca de esta zona. Si con ello no es suficiente, entonces tienen que intervenir otras fuerzas terrestres”.

Gran peligro para la vida humana, pérdida de la biodiversidad, degradación de los suelos, empobrecimiento del paisaje, emisión de notables cantidades de gases tóxicos a la atmósfera y también daños económicos significativos, resultan los saldos de eso que pudo haberse iniciado con algo aparentemente tan insignificante como una chispa.
Los todavía muy cercanos y difundidos incendios ocurridos en Chile, demuestran cuan destructores suelen ser estos fenómenos, que en el ámbito provincial ya ocasionaron además en el poblado abreuense de La Redonda, la afectación total de una vivienda.

Y aunque la naturaleza pone sus pautas inevitables como la intensa sequía o las descargas eléctricas, es el hombre quien puede marcar —con su actuación consciente— la diferencia.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles