Foro de Davos: Mucho ruido y pocas nueces

Mucha atención mediática pero pocas acciones concretas para enfrentar los retos del mundo globalizado marcaron la 50 edición del Foro Económico Mundial de Davos, en Suiza, un evento cada vez más cuestionado por su carácter elitista.

Encabezados por directivos de grandes trasnacionales y gobernantes de las naciones más desarrolladas, representantes de más de 100 países se reunieron del 21 al 24 de enero en la localidad alpina para abordar temas clave en la actualidad.

Según un estudio de la agencia Bloomberg, a la reunión, conocida como el club de los ricos, asistieron más de 100 multimillonarios con una fortuna combinada de 500 mil millones de dólares.

Aislados de las protestas por un masivo despliegue de seguridad, los participantes analizaron asuntos como la desigualdad, el panorama económico y la pobreza.

Sin embargo, la lucha contra el calentamiento global acaparó los focos de la cita, en medio de una creciente presión internacional para aplicar medidas inmediatas que frenen el deterioro del planeta.

La crisis climática está empeorando mucho más rápido de lo que la mayoría de la gente piensa, y enfrentarla es un «desafío a nuestra imaginación moral», advirtió el exvicepresidente de Estados Unidos Albert Gore.

Por su parte, la joven sueca Greta Thunberg, reconocida activista medioambiental, acusó a los líderes políticos de no hacer nada para evitar el calentamiento global.

Desde la titular de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen; y el gobernador del Banco Central del Reino Unido, Mark Carney, hasta empresarios como la presidenta de la firma petrolera ENI, Emma Marcegaglia, abogaron por la defensa del medio ambiente.

Empero, ecologistas y expertos se mostraron escépticos sobre las reales intenciones de las corporaciones.
Los empresarios presentes en Davos son hipócritas, ya que dicen que quieren salvar el planeta, pero en realidad lo están matando para obtener ganancias a corto plazo, expresó la directora ejecutiva de Greenpeace, Jennifer Morgan.

Aunque hubo consenso sobre la necesidad de combatir la crisis climática, la nota discordante fue el discurso del presidente norteamericano, Donald Trump, quien una vez más defendió su tesis negacionista.

En su única alusión al tema, el mandatario expresó que el medio ambiente era muy importante para él, pero luego reiteró su rechazo a las pruebas y evidencias científicas sobre el calentamiento global, al criticar a «los eternos catastrofistas y sus predicciones de apocalipsis».

Trump también reiteró su estrategia aislacionista y unilateral, cuestionada por otros participantes, como el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, Ángel Gurria.

En su intervención, el jefe de la Casa Blanca citó una lista de supuestos logros económicos alcanzados por su administración.

Pero poco después, el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz rechazó la caracterización de la economía estadounidense. Trump normalmente dice cinco o seis mentiras al día, pero hoy sobrepasó esas cifras, manifestó.

Más allá de declaraciones optimistas y llamados de atención, los asistentes al Foro de Davos no trazaron ninguna estrategia ni elaboraron planes para enfrentar el cambio climático, uno de los temas más serios que enfrenta la humanidad.

Prensa Latina

Prensa Latina

Agencia de noticias fundada el 16 de junio de 1959 en La Habana, Cuba, por el Comandante Ernesto 'Che' Guevara. Primer proyecto comunicacional latinoamericano de alcance internacional con una visión alternativa de la realidad regional frente a los medios hegemónicos mundiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir