Fabio, un ‘todoterreno’ de la radio en Cienfuegos

4
1289

Crear productos comunicativos, no importa el medio, demanda pasión y sacrificio, fe irrestricta, compromiso, vocación, talento y consagración. Eso, si cuanto persigue el emisor es confiar al público una obra signada por la calidad, la coherencia y la pertinencia. Lo demás es marcar el día, para coger cuatro pesos que no pagan ni media jornada delante de una computadora.

Constituye Cienfuegos una cuna de extraordinarios periodistas que tuvieron muy en cuenta lo anterior y cuyo arco se distiende desde Miguel Ángel de la Torre hasta Carlos Rafael Rodríguez, Andrés García Suárez y Fabio Bosch.

El último, miembro emérito de la Unión de Periodistas de Cuba y de la Asociación de Cine, Radio y Televisión del Comité Provincial de la Unión de Escritores y Artistas, recibió hace escasos días el Premio Nacional de Radio. Consigo, ya son dos radialistas de nuestra emisora provincial en poseerlo: antes lo obtuvo Doris Era.

Si los jurados, las decisiones y los deseos de aupar no fuesen tan habanocentristas o no dependiesen ‒como lo hacen en ocasiones‒ de enamoramientos, coyunturas, simpatías o mera inercia, debían existir otros coterráneos ganadores del lauro, pues la historia de la radio en Cienfuegos resulta sumamente rica y está llena de notables profesionales.

Pero, vayamos a Fabio, porque esta columna es dedicada al también acreedor de la Distinción por la Cultura Nacional y Premio Jagua. Su historia él mismo la ha contado en varias oportunidades. De casta le viene al galgo; y de su padre, locutor/operador de la estación de Cruces y primero de la dinastía de igual nombre, el niño recibió inoculado por vía directa el mejor de los “virus”: el del amor al trabajo, específicamente hacia la labor diaria en el universo de las cabinas y micrófonos.

De entonces a hoy, una vida en el medio, Fabito ha hecho literalmente de todo. Este es un hombre todoterreno de la radio, quien enaltece al giro mediante su talento, incesante laboriosidad y capacidad para desdoblarse en innumerables facetas. Bosch 2 es periodista, guionista, conductor, moderador, productor… Artífice de creaciones inolvidables en la historia de Radio Ciudad del Mar desde su arribo en 1969, ha escrito y dirigido novelas, aventuras, seriados y cuentos; así como una hilera ‒aquí sin parangón‒ de espacios de diversa índole, desde el setentero Música y juventud hasta ese emblema de la planta que es su El triángulo de la confianza, con guion, dirección y conducción suya, al cual dedicamos una columna par de años atrás.

En estos momentos, pasado teóricamente a retiro, él continúa a cargo del programa, en calidad de colaborador.

Radio Ciudad del Mar se honra, pues, de tener en ese bando ahora a quien fue su mástil más sólido a través de largas décadas de travesía por el éter.

La página cultural de 5 de Septiembre y el trimestrario Conceptos también cuentan con la fortaleza de contarlo entre sus firmantes eventuales; aunque no con toda la sistematicidad que deseáramos, pues múltiples son sus compromisos y tareas.

El además pedagogo y colaborador internacionalista siempre ha sido un defensor de los preceptos cívicos, morales e ideológicos que refrendan la grandeza de la Revolución Cubana.

Su intervención resultó inestimable desde la misma gestación del programa Aquí el pueblo, importante vínculo de la dirección del Partido con los cienfuegueros. Un espacio en vivo de dos horas de duración y calificado de alta complejidad, como es también ese mismo El triángulo de la confianza que cada mañana lo enfrenta (tras previa preparación e investigación) a disímiles rostros de la cotidianidad social del territorio. O, igual, su La hora de Luis.

En este último, Fabito da riendas sueltas a una de sus pasiones: la música campesina, la cual contribuyó a reverdecer en dicho paréntesis sabatino. Él fue, no ha de olvidarse, uno de los grandes vindicadores de una figura nuestra esencial en esta franja como Luis Gómez.

Las cabinas, la cultura, el periodismo y la gente de Cienfuegos le deben y agradecen mucho a Bosch, quien al calor de los 95 años de la radio cubana obtuvo en pergaminos un agasajo cimero que, en realidad, ya lo había merecido hace mucho tiempo a través del respeto y la admiración de todos sus compañeros.

4 Comentarios

  1. Soy Cienfueguero, vivo fuera de Cuba desde hace mas de 17 años pero recuerdo mucho a Fabio por su exelente labor de comunicador social, periodista, locutor, en fin una vida dedicada a la radio, felicidades a Fabio por el premio alcanzado, creo que mas que merecido. Tienen Ustedes los jovenes del colectivo de RCM la oportunidad de recoger toda esa experiencia y no dejarla perder, aplicarla en el periodismo diario, real, critico, audaz, que tanto necesita nuestra ciudad.
    Gracias por el reportaje

    • Estimado lector: no olvida a Fabio porque no se hace con los buenos periodistas. De joven yo leía a Francisco Umbral y tampoco nunca le olvidé. Gracias por su comentario. Saludos del autor.

  2. Desgraciadamente mis posibilidades de conexión dependen de cuando puedo y no de cuando quiero por lo que hace varios días debía este comentario. Tuve la suerte hace algún tiempo de estar en uno de los vértices de ese Triángulo que todo cienfueguero conoce perfectamente; en él (un poco nervioso por cierto) pude apreciar la maestría, la profesionalidad y sobre todo lo fácil (por lo menos a mi me pareció así) que se desenvuelve ese “todoterreno de la Radio” como bien usted lo califica. Para él mi más sincera felicitación y el reconocimiento para usted por dedicarle un columna a este multifacético periodista.

Dejar respuesta