En los brazos de Morfeo

0
373

Estar en los brazos de Morfeo significa estar dormido, porque este personaje era reconocido como el dios del sueño en la mitología griega. Aunque no se puede afirmar que duermen categóricamente, pues los deportistas y los entrenadores se despabilan a las 5 a.m. para comenzar la jornada, la natación ha estado adormecida estos últimos años, toda vez que ha vivido un franco retroceso en sus resultados.

Varios nombres brillaron en las albercas nacionales e internacionales. Varias ondinas y tritones demostraron el poderío del deporte en su terruño natal.

Hoy estamos muy distantes de aquella época dorada en que la Perla subía al podio de premiaciones en cuanta competición se desarrollara.

Descender del 7mo lugar que actualmente tienen resulta una faena titánica. En mi opinión, se las trae bajar de ese peldaño, a pesar de que cuentan con una fuerza técnica experimentada y varios muchachos con deseos de ganar.

Las aspiraciones constituyen piedras angulares a la hora de concretar un objetivo, pero esto no basta si no se impulsa el ascenso hasta la meta.

No me tilden de superficial, soloo intento atraer la atención hacia un asunto que no pasa desapercibido para la mayoría.

Cienfuegos marchó a la vanguardia durante un buen tiempo, la desaparición de las escuelas especializadas – por una coyuntura adversa que denominamos período especial- y la falta de instalaciones apropiadas para su desarrollo incidieron negativamente en él.

Hoy, las mañanas y las tardes de entrenamiento transcurren en la piscina Eduardo García Delgado y en la de los Flamboyanes, la primera fue la única hasta hace unos pocos días en que autorizaron el uso de la segunda. Hasta cierto punto eso retrasó el desarrollo de los entrenamientos, ya que los nadadores vencían la distancia de 25 metros durante varias horas para cumplir las establecidas en una sesión de prácticas en el agua, lo que estaba muy lejos de proporcionarle beneficios al organismo de los deportistas.

El tramo provoca una mayor aceleración en el ritmo, y este a su vez, ocasiona un agotamiento en los atletas. Además, los nadadores deben desarrollar ciertas cualidades que varían en dependencia de la distancia, entre ellas la oxigenación del organismo y la potencia con que bracean. En todos los deportes, las cortas están asociadas a la velocidad. Las largas, a la resistencia.

Es un error pensar que un atleta de natación puede nadar dondequiera, este recorrido no permite ejercitar con efectividad la arrancada y las vueltas, lo que los pone en desventaja con le resto que sí lo ejercita.

Lo ideal es nadar 50 metros, como lo hacen ahora, pues ellos igualarán o superarán esa longitud, en las diferentes modalidades que se tiran en una competencia, como pueden ser 100, 200, mil o mil 500 metros en los diferentes estilos o combinados. Hay atletas, los de fondo, que superan esas distancias.

Sólo restan dos meses para los Juegos Escolares y para la I olimpíada juvenil y el tiempo se va acortando, esperemos que los atletas retomen el ritmo y lleguen bien preparados a las competencias.

Duele ver como los resultados de Cienfuegos se mantienen inamovibles, mientras otros territorios mucho más atrasados en la práctica de este deporte, van dando pasos agigantados y amenazan con destronarnos.

Ojalá y este comentario encuentre oídos receptivos por el bien de la natación en Cienfuegos. De no ser así, compartirá el sueño de la Bella Durmiente que no despertó pasados cien años.

Dejar respuesta