Cuba mantiene ritmo histórico en producción de níquel

La industria niquelífera en Cuba hoy está en condiciones de producir más de 50 mil toneladas del metal, dato correspondiente con la media de los últimos años, confirmó un directivo del Ministerio de Energía y Minas (Minem).

Tal nivel productivo se alcanzará con las capacidades actuales de las fábricas productoras y a pesar del escenario pandémico que caracteriza el 2020, aseveró en entrevista con Prensa Latina el director general de Minería del (Minem), Juan Ruiz.

Ejemplificó el directivo que la fábrica Comandante Pedro Sotto Alba —Moa Nickel S.A., empresa mixta con la firma canadiense Sherritt International—, sobrecumple sus planes de producción y a su vez compensa las limitaciones de la empresa estatal socialista Comandante Ernesto Che Guevara, actualmente en proceso de capitalización.

Ubicadas en Moa, en la oriental provincia de Holguín, esas industrias poseen una concesión minera (parcela autorizada) que al ritmo actual les permite extraer y exportar níquel por 17 o 20 años, según consta en la Oficina Nacional de Recursos Minerales (ONRM).

Sin embargo, la industria niquelífera en su totalidad cuenta con otras concesiones mineras ya otorgadas en Moa, Mayarí, Camagüey y Pinar del Río que aseguran la producción de níquel y cobalto cubano por más de 50 años, remarcó Ruiz y amplió que esos datos constan en el balance nacional de reservas y recursos de la ONRM.

Unido a otros recursos no concesionados los cuales ubican a la isla entre los países con mayores reservas de níquel y cobalto, en quinto y tercer lugar respectivamente.

Cuba posee, además, otros yacimientos del mineral metálico. A 70 kilómetros de Moa, en Mayarí, existen 300 millones de toneladas del recurso. Por tanto, cuando se agoten los minerales de Moa se puede recurrir a los de Mayarí, apuntó.

En San Felipe, Camagüey, también existen otros depósitos con recursos estimados en 306 millones del mineral laterítico, dijo y añadió que a futuro se pueden trasladar minerales de otras regiones de Cuba para las fábricas ubicadas en Moa o realizar una nueva inversión, cuestión esta, contemplada en la cartera de oportunidades de la industria del níquel.

Otra reserva igualmente importante está ubicada en Cajálbana, municipio La Palma, en la occidental provincia de Pinar del Río, para la cual recientemente se firmó una asociación económica internacional con el objetivo de evaluar la factibilidad de ese depósito que contiene más de 51 millones de toneladas del mineral.

Amplió Ruiz que las fábricas productoras hoy solo extraen níquel y cobalto, pero desde los inicios de la producción niquelífera en Cuba, hace más de 70 años, se conservan las colas de la industria las cuales contienen un 45 por ciento de hierro.

Ésta es una materia prima para la producción de acero que no se consume por no contar aún con la tecnología adecuada.

Por otro lado, desde 1943 se conserva la parte de abajo de los yacimientos ya explotados, denominada saprolita, otra materia prima esencial para la producción de ferroníquel y su uso permitiría diversificar los productos cubanos.

Solamente en Moa, un proyecto de ferroníquel puede disponer de recursos minerales para más de 50 años, unido a las posibilidades de las fábricas de solicitar a la ONRM concesiones mineras en otras áreas y extender la vida por otros 50 años más, significó Ruiz.

En otro orden, el directivo explicó que la fábrica Comandante Ernesto Che Guevara se encuentra en el primer año de un proceso de capitalización previsto para cuatro, cuyo cronograma se cumple a pesar de las dificultades que impuso la pandemia de la Covid-19.

El mejoramiento de la infraestructura incluye los principales equipos de las plantas de procesos: secaderos, hornos, sedimentadores y tanques, así como otros tipos de hornos y máquinas del proceso industrial.

En paralelo se lleva a cabo un programa de capacitación a los obreros, y la revisión de los sistemas de gestión de calidad para asegurar el cumplimento de los cronogramas.

5 de Septiembre

5 de Septiembre

El periódico de Cienfuegos. Fundado en 1980 y en la red desde Junio de 1998.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir