Con buenas nuevas | 5 de Septiembre.
sáb. Oct 19th, 2019

Con buenas nuevas

Sin buenas nuevas, Reina del Mar Editores, de la espirituana Dalila León Meneses

Por Ariel López Home*

Disolvencias, transparencias, ni siquiera pérdidas o ganancias, tan solo el ajado cristal de una realidad inamovible circundando la burbuja de lo cotidiano que, de tan pesado, comienza a arrastrarnos hacia un abismo de figuras sin nombres, donde los únicos personajes luminosos son los portadores de alguna sabiduría diaria y familiar: Sin buenas nuevas (nuevo título del sello de la Asociación Hermanos Saíz, Reina del Mar Editores), de la espirituana Dalila León Meneses, a mi vista es una suerte de péndulo visual que oscila desde la desesperanzadora belleza luminosa de Sorolla hasta la íntima desesperación de Dubuffet.

Esta mirada comienza donde todo debería terminar para los racionales, en la muerte, y no desde una construcción suicida o apocalíptica, sino como una irremediable expectativa de lo habitual; no como una pérdida profunda en el sentido de las cosas, sino como el sentido en sí de todo lo adyacente. No hay pérdidas ni ganancias, y si las hay no importan demasiado, pues el futuro está asegurado por la muerte misma, o algo mucho peor: la fosilización de los espíritus en la memoria.

No hay nada en mi experiencia más parecido a este libro que un domingo en la tarde, de esos que poseen el memorable y dulce tedio que jamás hemos pedido, pero que una vez sobre nosotros, nos paraliza y envuelve; aun así, detrás de todo el detenimiento y el miedo a traspasar esta suerte de burbuja, no considero que Sin buenas nuevas sea una obra de resignación, sino un vehículo de búsqueda interior hacia otro futuro existente:

… debo mantenerme alerta /ante la página en blanco. /No hay modo de escapar, madre /Todavía /no he logrado un solo verso /donde la muerte /no esté esperando.

(*) Poeta, traductor, editor y músico cienfueguero, miembro de la UNEAC.

Noticias relacionadas
Share
Share