Homenaje a actrices cienfuegueras en “El apuntador”

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 57 segundos

Febrero, además de las celebraciones por el día del amor, depara a los públicos sureños dos acontecimientos de intensa coloratura: la tradicional Feria del Libro y el evento teatral El apuntador, convocado por el Teatro Tomás Terry. Justo, el jubileo escénico sucederá el 9 de febrero de 2024, a las 9 de la mañana, en el recinto que ocupa el ateneo cienfueguero, animado por dos conferencias dedicadas a las actrices sureñas y el impacto que sus obras han ocasionado en el cine y el teatro nacional, el panel tutelado por la actriz Gilda Aleida Pérez Caro (Cienfuegos, 11 de junio de 1950), más familiar como Gina Caro, la puesta escénica Frijoles colorados, protagonizada por la veterana actriz Verónica Lynn López Martínez (Pinar del Río, 7 de mayo de 1931) y la muestra fotográfica en tributo a las actrices locales erigida por el Fondo de Investigaciones Yolanda Perdiguer.

La muestra Homenaje a actrices cienfuegueras es una revisitación gráfica del patrimonio actoral femenino en la ciudad de sévres, dispuesta en ocho murales fotográficos que ilustran momentos de los quehaceres escénicos de 23 artistas locales, en diferentes fases históricas, desde finales del siglo XIX hasta la actualidad, por lo que puede considerarse un paneo sobre los devenires del teatro en Cienfuegos. El diseño (en la tradición del cartel) se construye a partir de imágenes de archivo, tomadas durante las representaciones en las tablas y de los audiovisuales en los que las actrices han intervenido, agrupadas en una progresión temporal, siguiendo el lugar de aquellas en diferentes décadas. En primera instancia se resignifica la trascendencia de la primera histrión de renombre en la Perla del Sur, a través del cartel Diez rostros de la actriz Luisa Martínez Casado, el punto de ascenso del clan de los Martínez Casado. A su vera, figuran otros grupos de fotografías que rinden tributo a Celia Adams, la “Mamacita” de la radio y la televisión; Catalina Bárcena, musa inspiradora del dramaturgo Gregorio Sánchez Sierra y la más exitosa del cine hispanoparlante en Hollywood (1930-1950);Yolanda Farrar, primera actriz sureña que asoma en un filme cubano y coprotagonista del clásico del cine silente El Veneno de un beso (1929), de Ramón Peón; Margot Alvariño, la Reina del Pregón, que nace en La Habana, pero se asienta en Cienfuegos a partir de 1942; Carmita Ignarra, para muchos la más bella actriz cubana, que hizo carrera teatral y cinematográfica en México, sincera amiga del actor Mario Moreno (Cantinflas) y el pintor Diego Rivera; y Maritza Rosales, fundadora de la UNEAC en Cuba y diva del teatro y el cine cubanos.

Imágenes de las actrices Daysi Granados, Ana María Salas, Vivian Acosta y María Conchita Alonso.

De la generación actoral post 1959, aparecen Aida Conde, la cima de las tablas sureñas, recordada por sus improvisaciones durante la escena de la tabaquería en Lucía (1968), de Humberto Solás; Gina Caro, la encomiada artista que encarna a Adelaida Villalonga y roba la atención durante la disputa con un carbonero en la cinta José Martí, el ojo del canario(2011), de Fernando Pérez; Yolanda Perdiguer, por mucho tiempo el alma del Centro Dramático de Cienfuegos, recordada por su actuación en la obra Tulipa; Daysi Granados, “el rostro del cine cubano”, la impresionante actriz de Retrato de Teresa (1979), Cecilia (1981) y Plaff (1989), de Pastor Vega, Humberto Solás y Juan Carlos Tabio, respectivamente; Ana María Salas, la tierna creadora de Toqui; Vivian Acosta, una de las más brillantez y experimentales de la isla; María Conchita Alonso, quien abre la senda de los latinos en Hollywood; Cary Macías, ex miembro de Teatro Escambray y pilar del teatro para niños; Maritza Gutiérrez, uno de los rostros del Centro Dramático de Cienfuegos; Valentina Medina, de ascendente carrera escénica y protagonista del corto Banana Split (2003); Mérida Urquía, el puntal de Teatro Acuesta; Katerine Sobrino, la preferida de Vicente Revuelta durante sus estudios en el Instituto Superior de Arte; Giselle González, el alter ego de Ludi Teatro, a quien vimos debutar en la telenovela ¡OH, La Habana! (2005), de Charly Medina; Liety Chaviano, la adolescente embarazada de Doble juego (2002), de Rudy Mora; May Reguera, además de actriz, una excelente directora de arte y fotógrafa; Adnaloy Pérez, miembro de Velas Teatro y protagonista de la mayoría de los audiovisuales concebidos en su terruño; y Nayram Capote, graduada de la Escuela Nacional de Arte que transita por el centro dramático sureño y Velas Teatro, parte del elenco de los cortos El sitio de los vetustos (2008) y Un hombre en mi ventana (2010).

Imágenes de las actrices Cary Macias, Mérida Urquía, Maritza Gutiérrez y Valentina Medina.

La exposición homenaje permanecerá en la sala del ateneo hasta el 7 de marzo, previo a la muestra personal de la pintora Tania Madruga Pisch, en el entorno de las celebraciones por el día de la mujer; devela la fuerte presencia de las féminas en el patrimonio teatral cienfueguero e ilumina a un Apuntador que clama por mejores tiempos para las artes escénicas en la región.

Imágenes de las actrices Giselle González, Liety Chaviano, May Reguera, Adnaloy Pérez y Nayram Capote.

Imágenes de la talentosa actriz Katerine Sobrino.

Visitas: 109

Jorge Luis Urra Maqueira

Crítico de arte. Miembro de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *