¿Cuándo fue la primera celebración en Cuba del Día Internacional de los Trabajadores?

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 3 minutos, 3 segundos

La primera celebración en el mundo del Día de los Trabajadores aconteció en 1890, fecha acordada un año antes por el Congreso de la II Internacional efectuado en París.

El proletariado cubano tuvo el honor histórico de haber participado en el estreno mundial del Primero de Mayo, en homenaje a los Mártires de Chicago, obreros de una empresa estadounidense que fueron condenados a la horca en 1886 por llevar a cabo una huelga en demanda de una jornada laboral de ocho horas.

En julio de 1889 se realizó ese Congreso con la participación de  representantes de los trabajadores de varios países europeos, en el que decidieron crear la Segunda Internacional, una organización entre cuyos fines se encontraba el de propugnar por el establecimiento de una legislación laboral favorable a la clase obrera.

La delegación francesa presentó la iniciativa para que se preservara en la memoria el sacrificio de los obreros caídos en la lucha por alcanzar las mejoras a las que todos tienen derecho. En el evento parisino acordaron la iniciativa y se estableció que cada Primero de Mayo las agrupaciones laborales efectuarían manifestaciones públicas, además de exigir mejoras en sus condiciones de vida y de trabajo.

A partir de 1890 comenzó la celebración en una cantidad creciente de países. El proletariado se movilizaba en torno a sus reivindicaciones económicas y políticas.

La clase obrera cubana, pese a su incipiente nivel organizativo y las difíciles condiciones coloniales que imperaban en la Isla, tuvo la gloria de encontrarse entre los que celebraron por primera vez esa significativa fecha en el mundo.

Del Manifiesto que se promulgara con motivo de la convocatoria puede deducirse un amplio sometimiento al colonialismo imperante, pues se expresó que se realizaría la manifestación por el Primero de Mayo “(…) para que el gobierno, las clases elevadas y el público general sepan o puedan apreciar cuáles son las aspiraciones de este pueblo obrero”, estableciéndose en ese llamamiento límites tales como: la realización en un tiempo dado (entre las tres y las siete de la tarde) y por otro, se exigió que “los oradores se sujeten a exponer las necesidades y aspiraciones de la clase obrera únicamente, en forma ordenada, para que nuestros conceptos puedan ilustrar la opinión”.

En 1954 el Papa Pío XII apoyó la celebración de esa jornada de memoria colectiva, al declararla como festividad de San José Obrero.

La conmemoración del Día Internacional de los Trabajadores en 1939 fue la primera organizada por la Confederación de Trabajadores de Cuba (CTC), precisamente a solo tres meses de efectuarse su congreso constituyente, luego de un extenso y arduo camino en pro de la unidad del proletariado en el país.

Ese día ocurrió un gran desfile que partió desde la sede donde en aquel momento se encontraba la Central Obrera, en la intersección de las calles Belascoaín y San Lázaro, en La Habana. La marcha avanzó hasta la Avenida de las Misiones, pasó junto al Palacio Presidencial, el Paseo del Prado y concluyó en el Parque Central. En la tribuna ubicada allí hablaron varios líderes obreros, entre ellos Lázaro Peña, secretario general de la CTC, quien hizo el resumen del mitin

Con llegada del poder revolucionario, en enero de 1959, el Primero de Mayo se convirtió en una fiesta de pueblo trabajador, a la cual se suman estudiantes, campesinos y combatientes de las instituciones armadas. La CTC y sus sindicatos arriban a la cita proletaria no para exigir trabajo, salud, asistencia médica, justicia social, igualdad de deberes y derechos u otras conquistas tan anheladas en diversos rincones del orbe.

EL PRIMERO DE MAYO EN CIENFUEGOS

Acudo a un interesante y argumentado material periodístico del colega y amigo, fallecido a causa de la COVID─19, Andrés García Suárez, sobre la conmemoración del Día Internacional de los Trabajadores en Cienfuegos.

No existen evidencias de la celebración en este territorio de esa fecha antes de la república proclamada en 1902, “pero a partir de 1919 aparece la decisión de obreros tipógrafos cienfuegueros que acordaron no acudir a trabajar el Primero de Mayo de aquel año”.

En 1926, según aparece en la prensa de la época, habló en Cienfuegos el médico comunista Doctor Gustavo Aldereguía Lima, cuyo nombre ostenta hoy el Hospital General y Universitario. Al año siguiente, en 1927, intervino en el teatro Tomás Terry el líder revolucionario Rubén Martínez Villena, sucesor de Julio Antonio Mella en la dirección del primer Partido Comunista de Cuba, creado en 1925.

Señaló el destacado periodista que “la clase obrera cienfueguera fue siempre muy combativa y clara ideológicamente, por lo cual la cabecera fue escogida para ser la sede del Segundo Congreso Obrero Nacional, en el que acordaron fundar la antecesora de nuestra actual Central de Trabajadores de Cuba (CTC)”.

Fue el local del Frontón deportivo de  Cienfuegos, centro de organización sindical y de estudio de los trabajadores sureños en 1933, y con la organización del Movimiento 26 de Julio (M-26-7) se logró el alzamiento de la ciudad contra la dictadura del entonces presidente Fulgencio Batista y Zaldívar el 5 de septiembre de 1957.

Solo después del triunfo de la Revolución en 1959 comenzó a festejarse la fecha del Primero de Mayo con grandes desfiles obreros, de estudiantes y del pueblo en general, multitudinarios y felices encuentros que constituyen un privilegio para quienes convivimos en esta sociedad de trabajadores, afirmó Andrés García en su artículo.

En ese año tuvo lugar la primera celebración revolucionaria del Día Internacional de los Trabajadores en la ciudad de Cienfuegos.

(Fuentes: Enciclopedia Ecured y otros sitios en Internet)

Visitas: 3

Ramón Barreras Ferrán

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *