Con manos de mujer: una declaración de existencia

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 33 segundos

Previo a las conmemoraciones por el Día Internacional de la Mujer, el Consejo de las Artes Plásticas de Cienfuegos consuma una muestra colectiva (la segunda de tres, en colaboración con la UNEAC, el Museo de Historia Provincial, el CPCC y la Dirección Municipal de Cultura) en la que participan 24 creadoras visuales en activo, de diferentes generaciones, estéticas y narrativas. La exposición, intitulada Con manos de mujer, más que un sumario de obras perentorias, resulta un esbozo de voluntades, espíritu de una época en la que las féminas cienfuegueras han cotejado sus capacidades para trazar la ascensión de las artes visuales donde el terruño y la isla. Ese es el sentido primero de estas fabulaciones que el jueves 7 fueran inauguradas en la conocida Galería Boulevard (en realidad Galería Cienfuegos, fundada en 1963), la visibilización grupal de nuestras artísticas, aunque solo resulta una representatividad, pues tan solo en la Escuela de las Artes Benny Moré, entre 1999 y 2024, se han titulado cerca de 200 fabuladoras, lo que constata que son la inmensa mayoría entre tantos hacedores graduados del ramo.

De la serie Más allá del horizonte, de Lizzette Pérez; El gallo premiado, de Tania Madruga; Mujer de ensueños (arriba-derecha), de Keidy Gutiérrez; y El mismo aire (debajo-derecha), de Ángel Collado.

Con manos de mujer dispensa a los seguidores de las artes visuales en Cienfuegos un muestrario de la presencia femenina y su quehacer; acaso cierta filosofía psico-artística, en la que predominan (sin tramitar muchas experimentaciones) ciertos signos de género, como la insistencia en la corporeidad femenil (la mujer como sujeto, que no solo procura mostrar su identidad somática, sino también la mirada de género sobre algunos temas); asimismo, la incorporación de signos y recursos expresivos de marcada sensibilidad, delicadeza y rigor. Estos relatos se abren a numerosas disciplinas, como la pintura, el grabado, la fotografía, escultura e instalación; aunque el paisaje ha sido colocado privilegiadamente, en tanto subgénero, para connotar la inserción contundente de nuestras académicas en la XII Edición de la Academia en la Montaña, un proyecto rectorado por José Saborido Martín.

Pescadores nocturnos (arriba-izquierda), de Cenia Gutiérrez; Un pasar generaciones (arriba-derecha), de Erika Pino; De la serie infancia (izquierda-debajo), de Selena Ferrer; Claudia (Centro-debajo), de Lubeisy Hernández; De la serie Otra visión (derecha-debajo), de Inmaray Tillet.

En la relación de expositoras figuran las experimentadas y multipremiadas en los salones de Arte Naif o popular Tania Madruga Pisch y Cenia Gutiérrez Alfonso, las fotógrafas Selena Ferrer, Bárbara Beatriz Torres Milián y Erica Pino Villegas (recién reclutada para el ISA), las pintoras y/o dibujantes Lizzette Pérez Castro (una de las más prolífera de los últimos años), Jessica del Sol Araña, Inmaray Tillet Fonseca (ya con un estilo y tema sistematizado en torno a la racialidad), Keidy Gutiérrez Navarro, Ángel Collado Avilleira, Lubeisy Hernández Maya, Ángel Gabriela González Rivera, las escultoras Taymí Zayas Hidalgo (graduada de la primera generación de la Escuela de Arte Benny Moré) y  Alejandra Rodríguez Feria, la benjamín (recién premiada del Salón Nacional de Miniaturas de Sancti Spíritus), las grabadoras Leidianis González Santos, Lisandra de la Caridad Gil y Alba María Suárez Sarduy (galardonada en el IV Concurso Nacional de Colagrafía Belkis Ayón), y las paisajistas de ocasión: Daniela Carreño Seane, Marisol Aguilar Herrera, Lorena Roque Prieto, Loraine Morejón Hernández, Dianelys del Carmen Alfonso, Leidy Daniela Landestey Ramírez (invitada de Santa Clara), Ana Claudia González Roque y Martha Estévez Cruz (participante de Santa Clara).

De la serie Alegrije (izquierda), de Alejandra Rodríguez Feria; y S/T, de Alba María Suárez Sarduy, Premio del IV Evento Belkis Ayón.

A todas luces, estamos ante una declaración de existencia (lo que supera al impacto posible de las obras), que nos hace recapacitar en la necesidad de abolir los estereotipos y constata que para la mujer no existen muros que no pueda derribar, ni arte que se le resista. Esta muestra nos colma de placer y nos hace cavilar en aquella frase de Elena Garro que dice: “Adelante de los pasos de un hombre siempre van los pasos de una mujer”.

Paisajes concebidos por féminas en el evento Academia en la Montaña 2024.
Seppuku (izquierda), de Azul Gabriela González; Desobediencia (Derecha-arriba-izquierda), de Leidianis González; Actitud (derecha-arriba-derecha), de Lisandra de la Caridad Gil; y Marilope (Derecha-debajo-izquierda), de Jessica del Sol.

Visitas: 21

Jorge Luis Urra Maqueira

Crítico de arte. Miembro de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *