“Bendita” agua la del coco

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 3 minutos, 30 segundos

A ciencia cierta nada se sabe sobre el surgimiento de aquella famosa incertidumbre de que “nadie puede decir por dónde le entra el agua al coco”, tan memorable como la disyuntiva de “quién salió primero, la gallina o el huevo”. Ambas, pienso yo, quedarán en la nebulosa por los años de los años.

Sin embargo, lo que sí resulta un hecho irrefutable son los innumerables beneficios que le reporta a la salud humana la deliciosa y refrescante bebida natural.

Según investigaciones realizadas en este campo, ese líquido contiene una gran cantidad de minerales como potasio, magnesio, cobre, hierro y calcio; entre las vitaminas destaca el ácido fólico y del complejo B que ayudan a mantener el buen funcionamiento del organismo; en tanto, la vitamina C también presente en ella contribuye a limpiar el cuerpo de bacterias y fortalece el sistema inmunológico.

Interesante, ¿verdad?.

Nutre y cura

El fluido en cuestión se encuentra de forma natural en el interior del coco. Tiene un color transparente, a veces un poco opaco, y se halla en el hueco interior, rodeado por la pulpa en la nuez de la fruta del cocotero. Posee un sabor característico que puede variar por la especie, el lugar de origen y la madurez, ya sea seco o  joven. También depende del terreno donde se encuentra la palma.

Un artículo publicado en el sitio web semana.com precisa que el portal portugués de salud, nutrición y bienestar Tua Saúde reveló que el agua de coco cuenta con propiedades hidratantes, digestivas, hipocolesterolémicas, diuréticas, antifúngicas, desintoxicantes y antihipertensivas.

Asimismo, el propio trabajo investigativo indicó que es ideal para limpiar los riñones y controlar la presión arterial, ya que “el potasio, presente en grandes cantidades en el líquido, mejora el relajamiento de la venas y aumenta la eliminación del sodio por la orina, por lo que favorece en el tratamiento de la presión arterial, disminuyendo el riesgo de enfermedades cardíacas como infarto”.

Eso sí, cuando se padece de alguna enfermedad renal es importante consultar a un nefrólogo y a un nutricionista para controlar la ingesta de agua de coco, debido a que el consumo elevado de potasio, abundante en esta bebida, puede sobrecargar la función renal.

Mire usted, aunque es un alimento acuoso, contiene una cantidad considerable de fibra (2.6 gramos en 240 ml) estimulando el tránsito intestinal y con ello se previene el estreñimiento, pues elimina al mismo tiempo sustancias fermentadas de los intestinos que causan severos problemas de salud.

Algunos estudiosos del tema señalan que el consumo regular de la bebida incide en la disminución de las placas de grasa en la arterias, comoquiera que esta contiene antioxidantes que son compuestos tendientes a equilibrar niveles de colesterol en la sangre

Ahora bien, según el portal, “a pesar de que el agua de coco es natural y saludable, se debe evitar el consumo excesivo, ya que contiene nutrientes como potasio, sodio y magnesio, que en grandes cantidades pueden desequilibrar las funciones del organismo, hecho que puede alterar los latidos cardíacos, por ejemplo”. En tal sentido recomiendan un consumo de tres vasos por día.

Por ser rica en sales minerales como potasio y magnesio, el agua de coco ayuda a reponer estos nutrientes en el organismo. Por esas características suele ser muy utilizada por quienes practican actividad física, como el deporte, habida cuenta de que tiene pocas calorías y no causa distensión abdominal, como en el caso de otras bebidas isotónicas. Además, incluso en aconsejable para contrarrestar problemas de salud en los que hay riesgo de deshidratación, como la diarrea.

Y como dato curioso he de decirle que durante la Segunda Guerra Mundial a los soldados se les realizaba transfusiones de sangre intravenosas de agua de coco, por su similitud a la química del plasma sanguíneo.

Recetas deliciosas

A continuación te sugerimos diferentes formas de bebidas y platos a preparar con agua de coco:

  1. Jugo verde con agua de coco

Ingredientes:

200 ml de agua de coco;

2 rebanadas de piña;

2 hojas de col;

1 rebanada pequeña de jengibre;

Hielo al gusto.

Modo de preparación:

Mezclar todos los ingredientes en la licuadora. Beber frío, sin colar. En caso de querer endulzarlo, puede hacerse con un poco de miel.

  1. Jugo detox rojo

Ingredientes:

200 ml de agua de coco;

1 zanahoria rallada;

½ remolacha o betabel en rebanadas;

Hielo al gusto.

Modo de preparación:

Agregar todos los ingredientes en la licuadora y mezclar bien. Servir frío y sin colar.

  1. Limonada con agua de coco

Ingredientes:

400 ml de agua de coco;

6 hojas de menta;

2 limones (limas);

Hielo al gusto

Modo de preparación:

En una jarra, agregue agua de coco, las hojas de menta levemente molidas o picadas. Exprimir el jugo de limón y agregar el hielo. Mezclar todo y servir frío.

  1. Smoothie de frutas con agua de coco

Ingredientes:

2 rodajas de piña natural;

Un Mango;

Una Naranja;

250 ml (1 taza) de Agua de coco;

10 g de Jengibre fresco;

Hielo.

Modo de preparación:

Pelar y cortar la piña en trozos, el mango y la naranja. Después pelar el jengibre. Triturar todos los ingredientes menos el hielo con una batidora hasta que quede una mezcla cremosa. Después añadir los hielos y volver a triturar hasta conseguir un granizado y servir en el momento o conservar en la heladera.

  1. Arroz con leche y agua de coco

Ingredientes:

250 ml (1 taza) de Agua de coco;

100 g de Arroz redondo;

Un litro de leche descremada o bebida vegetal;

Una rama de Canela;

Una cáscara de limón;

1 cuchara de azúcar mascabado;

Canela molida para decorar.

Modo de preparación:

Poner el agua de coco en una cazuela y cuando rompa a hervir añadir el arroz. Remover y dejar esta mezcla a fuego lento hasta que el agua casi se haya evaporado. Por otro lado, calentar la leche con la rama de canela y la cáscara de limón.

Cuando el cereal esté con el agua de coco ya evaporada, echar la leche caliente anterior y dejar que siga cociendo. Antes de echar la leche, retirar la cáscara del limón y la canela. Mezclar con frecuencia para que el arroz no se pegue y dejar que se cocine a fuego lento hasta que el arroz esté tierno. Añadir el azúcar mascabado y seguir removiendo la mezcla. Cuando el arroz esté listo y la mezcla esté cremosa, retirarla del fuego y servir. Decorar con un poco de canela en polvo.

Y tenga buen provecho…

Visitas: 34

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *