Un movimiento revolucionario y comunitario por la salud

0
791
Estudiantes de la Facultad de Ciencias Médicas Raúl Dorticos Torrado de la provincia de Cienfuegos, junto a pobladores del asentamiento El Mamey, en el macizo Guamuhaya, del municipio Cumanayagua./ Foto: Modesto Gutiérrez Cabo/ACN.

Quizá nadie imaginó, que un movimiento en Salud, revolucionario y comunitario, diseñado y puesto en práctica en Europa, sería eficaz en Cuba. Se trata de “Municipios por la Salud”, y no estoy segura de que esa jurisdicción exista en el viejo continente, pero así lo recoge la historia. Puesto en práctica acá en 1989, resultó Cienfuegos, territorio cabecera, pionero en esta red y el Dr. Alfredo Espinosa Brito, su inspirador, con el beneplácito y apoyo de las autoridades locales.

Para el 9 de diciembre de 1994, tras la experiencia cienfueguera, se funda la Red Nacional y se escoge como sede la provincia, por todo lo logrado en ese sentido.

Condiciones esenciales para adherirse al Movimiento resultan, el compromiso de iniciar el proceso para mejorar las condiciones de vida de la población y establecer una relación armoniosa con el medio; al contar con los recursos en la comunidad y desarrollando acciones para concretar los objetivos.

Desde entonces y a través del tiempo, el movimiento se consolida en coordinación con las ocho asambleas del Poder Popular de los municipios, al cual se unen dos vertientes: el proyecto de las comunidades, y “amigables con las personas mayores”, en una sociedad que tiende cada vez más al envejecimiento, y que mueve su demografía hacia ese sector etario.

Y al tiempo que las autoridades de Salud hacen binomio con las locales, aumenta la calidad de vida de los pobladores; y flagelos como el alcoholismo y la violencia son combatidos con las armas de la cultura, recreación sana, deportes, entre otros esfuerzos multisectoriales, en bien de los pobladores.

Al transcurrir 30 años del Proyecto Global Cienfuegos, a 23 de la constitución de la Red Cubana de Municipios por la Salud y un trienio de lograr la adhesión de todo el territorio, está probado que para logar la sostenibilidad de estos movimientos es imprescindible, primero, la voluntad política y segundo, la participación de TODA la comunidad, tanto en la planificación de medidas, como en la identificación de las problemáticas de salud.

Dejar respuesta