Transportistas privados entre el parche y la gotera

En coautoría con Yudith Madrazo Sosa

El chofer frota su sien con el dedo índice, mira hacia el infinito con cierto aire de preocupación y se dice: “¿Y ahora qué? Ya este negocio prácticamente no me da para sostener a la familia. La entrada parece mucha, pero si te pones a ver los gastos, la verdad es que no da para tanto. Los autos no solo gastan combustible, también necesitan piezas, gomas, aceites, líquido de freno; hay que mantenerlos en buen estado de pintura, carrocería, tapicería, chapistería, sin contar los arreglos con el mecánico, los poncheros… Tendré que ajustarme, pagarle menos gustos a los muchachos o hacer como en otras ocasiones: violar la ley y seguir cobrando lo mismo”.

Del otro lado de la calle, las cavilaciones de una pasajera viajan en sentido contrario: “Qué bien lo del tope de precios a los transportistas privados. Quienes trabajamos y vivimos lejos no podemos darnos el lujo de coger camiones o máquinas todos los días, pero muchas veces por necesidad lo hacemos, aunque se nos vaya buena parte del salario en eso. Y cinco o diez pesos menos es algo, un respiro. Hace falta que de verdad lo hagan cumplir”.

Días antes, el pasado 14 de enero, el Consejo de la Administración Provincial había adoptado el acuerdo de establecer nuevas tarifas para la transportación de pasajeros con medios automotores privados, específicamente del servicio regular (taxis libres y de piquera). Dicha medida responde a normativas publicadas en la Gaceta Oficial de la República de Cuba en noviembre de 2019, con el objetivo de propiciar el acceso de los transportistas particulares a combustible mucho más barato respecto a los montos actuales en el mercado estatal, y así reducir los disparados importes que ahogaban el bolsillo.

Disposición sobre la venta de combustible a transportistas privados, contemplada en la Resolución 411 del Mitrans.

Las reacciones aparecieron de inmediato. En una y otra orilla del río de la transportación crecen por igual esperanzas y resquemores.

Particulares: “no solo de combustible vive el transporte”

De acuerdo con Arnaldo González Ramos, director de la oficina provincial de la Unidad Estatal de Tráfico (UET), en el mes de noviembre comenzó el proceso con la impartición de seminarios a los transportistas sobre el procedimiento en el Banco y la Financiera Cimex (Fincimex) para cambiar la licencia operativa, y se les habló de las ventajas de la nueva disposición. “Ahora les van a vender el combustible a precios asequibles: el diesel, a 8.00 pesos CUP, la gasolina regular a 10.00 y la especial, a 15.00”, expresó.

Declaraciones de Arnaldo González Ramos

Ir a descargar

Sin embargo, no todos ven en el abaratamiento un beneficio:

Se ha dificultado el pasaje, ya no está como antes. Encima, va a disminuir el precio únicamente porque bajó el combustible, pero los vehículos no caminan solo con esto. Los neumáticos siguen caros, las baterías igual, si las encuentras. A esos precios no hay quien mantenga un carro”.

Así comentó Elier Escobar Valladares, chofer de la piquera ubicada en las inmediaciones de la cafetería Guamá, en la ciudad de Cienfuegos.

Evelio Delgado Hernández, botero de la ruta de La Habana, también mostró su preocupación con las tarifas aprobadas. “Los precios pueden estar acordes o no. ¿Diez pesos?, está bien. Claro, no es igual diez pesos en Cienfuegos que en La Habana. En La Habana en un mismo tramo se hacen 300.00 CUP, pues bajan unos pasajeros y suben otros, pero aquí uno se mete todo el día y nada”, dijo.

En esas diferencias repararon las autoridades de cada territorio a la hora de fijar los montos, aseveró el titular de la UET.

Se tuvieron en cuenta muchos elementos: los gastos fijos de ellos, los de la Onat, hasta el estado de las vías, los precios históricos y las características de cada provincia”, afirmó.

En su opinión, son bastante justos y tratan de equilibrar la posición de porteadores y viajeros, porque resulta necesario proteger esta alternativa de transportación.

De archivos || Botero, ¿quién tiene la llave?

Otra de las inquietudes de los choferes particulares apunta a la imposición de tarifas para el llamado servicio puerta a puerta que, consideran, no debe regularlo nadie; solo incumbe al cliente y al taxista. También manifestaron su temor en relación con la disponibilidad de combustible, debido a la difícil situación que atraviesa el país para adquirirlo. Durante la realización del reportaje, todos los taxistas entrevistados se quejaron de la ausencia de este recurso, por más de tres días, en los servicentros de Cienfuegos y otras provincias.

Aunque algunos perciben la prestación de los boteros como un lujo, las largas filas en las piqueras hacia Santa Clara, Cruces o Cumanayagua gritan algo distinto. Allí suelen verse estudiantes universitarios, pacientes que egresan del hospital, acompañantes de enfermos, trabajadores apremiados por llegar a sus casas, gente común que es empujada a esta modalidad de transporte por las carencias del servicio público y no precisamente por la rapidez o el confort que pudieran encontrar en tales medios.

Turistas: la gran disyuntiva

Para Delgado Hernández, “el tema más llevado y traído, casi ‘el pollo del arroz con pollo’, es el traslado de visitantes extranjeros. La ley está clara en el orden del derecho, pero altos funcionarios del Ministerio de Transporte (Mitrans) han dicho lo contrario a lo publicado en la Gaceta”, apuntó.

Declaraciones de Evelio Delgado Hernández

Ir a descargar

El Anexo 4 de la Resolución 410 define que el servicio regular —foco de las medidas aplicadas— no puede brindar el servicio de alto confort o clásico, el cual opera en piqueras exclusivas al turismo (hoteles, instalaciones extrahoteleras y otras análogas; aeropuertos, puertos y marinas; zonas comerciales y recintos feriales).

Concepto legal contemplado en la Resolución 410 del Ministerio de Transporte (Mitrans).

Tal resulta la única distinción legal entre estas prestaciones, que solo impide a los transportistas por cuenta propia ejercer su actividad en los destinos mencionados. Por eso Delgado Hernández se niega a entender:

Por qué, si ya tengo mi tarjeta, mi licencia, voy por la vía pública y un extranjero me dice ‘¡Taxi!’, no puedo montarlo. ¿Qué debo decirle?… ‘Usted viene de otro país, usted debe utilizar los carros de la agencia Taxis-Cuba’. Esto hasta puede generar un dilema con otros trasfondos”, señaló.

Los boteros dedicados a la transportación de pasajeros hacia destinos nacionales como La Habana se dicen entre los más afectados por la prohibición. “Estoy aquí desde las 5:00 a.m. y mira la hora, las 3:00 p.m. y no me he ido. Antes, montabas dos cubanitos, aparecían dos ‘yumitas’ y arreglabas el viajecito. Mi carro no está malo, es de alto confort, pero yo no quiero agencia. ¿Cuál es el delito de llevar extranjeros?”, sostuvo uno de los taxistas.

Relacionado || El día que casi matan a Tito

Autoridades de la UET en Cienfuegos perciben el asunto como la principal polémica en el sector de los transportistas privados, al reconocer que la Resolución en ningún momento priva a estos del traslado de turistas, lo cual ha suscitado mayor confusión.

Concepto legal contemplado en la Resolución 410 del Ministerio de Transporte (Mitrans).

Sin embargo, González Ramos insiste en otras indicaciones ministeriales no contempladas en las nuevas normativas. “El combustible (a precios subsidiados) se da solo para la transportación nacional. Para transportar extranjeros está abierta la convocatoria en la agencia Taxis-Cuba, igual con requisitos a cumplir. Además, si un particular tiene un accidente con extranjeros y debemos indemnizar, ¿quién paga?”, subrayó.

Desde hace algún tiempo, el tema ha sido objeto de modificaciones e interpretaciones, bien en la letra de las leyes o fuera de estas. Por tanto, aún ruedan expectativas en piqueras y vías de la Perla del Sur, como mismo la mayoría de la población aguarda por el estricto cumplimiento de los precios convenidos.

Topados, ¿de veras?

Si algo despertó la emisión de nuevas tarifas para la transportación privada en Cienfuegos, fueron dudas sobre su real aplicación. La experiencia de los topes anteriores es la travesía a una burla de la que el pueblo no quiere seguir padeciendo.

En redes sociales, María de Los Ángeles Santana López comentó:

Cobran lo que les da la gana y se ríen a carcajadas de todo el mundo”.

Por su parte, Mayuli Segura Roque abogó por “mayor presencia de inspectores para el control, porque somos nosotros quienes sufrimos las consecuencias”, dijo.

Otras opiniones recibidas en la versión digital de 5 de Septiembre remarcaron la necesidad de ser rigurosos en las sanciones. “Par de veces a la semana —relató un usuario— utilizo esta alternativa de transporte para viajar a Santa Clara (ida y regreso). Y los precios estarán topados, pero solo en resoluciones. En horarios de la tarde, hemos tenido que pagar, incluso, 100.00 CUP por persona. Hasta que la multa impuesta no desmotive la ilegalidad, seguiremos en las mismas”.

Al respecto, funcionarios de la Dirección Integral de Supervisión y Control (DIS) en Cienfuegos advirtieron que el encargo fundamental de los transportistas privados como trabajadores por cuenta propia es ofrecer sus servicios para bienestar del pueblo y enfatizaron que este, y no otro, constituye el espíritu de las medidas en vigor.

Paulino Pablo Díaz Santillán, director provincial de la DIS, explicó que el proceder de su organismo “seguirá siendo el mismo, solo que ahora con un medio de fiscalización —a través de los chips— para darle seguimiento al control y uso del combustible. Las inspecciones velarán por lo regulado en las resoluciones del Mitrans”, afirmó.

Una congestionada autopista de incertidumbres, atrasos en procesos requeridos y desacuerdos, coloca otra vez al centro de la diana a la transportación de pasajeros en Cuba, un viejo problema cuya solución, la más ideal y efectiva, deberá llegar cuando el país disponga de las condiciones para tomar cartas definitivas. En el camino, autoridades, boteros y clientes presionan, a gusto, la ecuación: unos ponen el parche; otros abren y permiten que se agrande la gotera.

Impactos: 1337

Roberto Alfonso Lara

Roberto Alfonso Lara

Licenciado en Periodismo. Graduado en la Universidad Central "Marta Abreu" de Las Villas en 2013.

5 Comentarios en “Transportistas privados entre el parche y la gotera

  • Avatar
    el 21 febrero, 2020 a las 6:30 pm
    Permalink

    Al final las máquinas a la Habana cuestan 15 cuc. Se ponen en vigor leyes que no se cumplen. No sé hasta cuándo será esto

    Respuesta
  • Avatar
    el 18 febrero, 2020 a las 7:47 am
    Permalink

    Me gustó el trabajo,está balanceado,solo deseo lo repliquen en Cubadebate para poder opinar con libertad. De momento decir que lo único que debe exigir el estado es que estos taxistas paguen un seguro.y este protegerá por igual a extranjeros y nacionales en caso de accidente, así como exigirá buenas condiciones de vialidad al estado, todo lo demás irá al fracaso, las leyes que no se hacen para poder cumplirse son malas, leyes a fuerza no entran.

    Respuesta
    • Yudith
      el 18 febrero, 2020 a las 1:57 pm
      Permalink

      Gracias, Ricardo, por su comentario. Creo que es una buena idea eso de exigir el pago de un seguro. Muchos lo hacen, pero debería extenderse la práctica. Y claro, también hay que exigir buenas condiciones para las vías.

      Respuesta
      • Avatar
        el 21 febrero, 2020 a las 10:13 pm
        Permalink

        El que quiera montar turista que se agencie a taxi Cuba, se acoja a su reglamento y pague sus impuestos, tenga su seguro para proteger los daños a terceros.
        Si los regular los autorizan a prestar servicios al turismo,yo entregó mi licencia de alto confort y paso a regular con el combustible sucidiado, como yo piensan muchos

        Respuesta
    • Avatar
      el 23 febrero, 2020 a las 1:14 am
      Permalink

      Saben ustedes que uno de los objetivos del turista es conocer la idiosincrasia del país visitado, vivo fuera de mi Cuba y e visitado otros países,no me interesa estar en una vitrina,me interesa la gente y su cultura, no puedes dar al turista un trato diferente al nacional,esto se nota enseguida y fatalmente en Cuba se nota desde que llegas al aeropuerto,cuando transitas sus calles,visitas un hotel o entras a una paladar,los turistas aman Cuba por su gente y quieren conocer cómo viven,es para ellos una experiencia única coger un almendron con Cubanos,moverse y vivir con ellos,hablan de su sistema escolar,su música,sus fiestas….y buscan por todos los medios separar esta fuente de riqueza y conocimiento del pueblo,la verdad que cada vez entiendo menos lo qué pasa en Cuba,aunque no lo crean hay personas que me preguntan cómo pueden hacer para radicarse en Cuba, conocen su pueblo y los aman,además de lo fatal que sería para los que no puedan transportar turistas,no se bloqueen por favor.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir