Teresa Magalis Chaviano Lloveras: el secreto del trabajo en el Banco

Teresa Magalis Chaviano Lloveras es una de las integrantes de esa gran familia que es la banca cubana. Directora de la sucursal No. 4751 del Banco de Crédito y Comercio (Bandec) en Cumanayagua, municipio de Cienfuegos, siente a la institución como la segunda casa, donde aporta y recibe con la seriedad propia de quienes ejercen en dichas entidades.

“Me siento muy comprometida con la labor que realizo. Trabajar aquí es una responsabilidad muy grande y más en estos tiempos donde el proceso de Ordenamiento ha traído consigo un número de tareas en las cuales el Banco está implicado”, expresó.

Teresa Magalis no siempre estuvo al frente de la sucursal. Comenzó a laborar allí en el área Comercial como gestor de negocios, luego pasó a ser gerente Comercial y desde 2015 ocupa el cargo de directora. “Este tránsito te va apropiando de conocimientos y vas adquiriendo experiencia en lo relacionado con el financiamiento de la economía del territorio, algo muy importante en un municipio comoCumanayagua, eminentemente agrícola, con un gran número de campesinos y formas productivas que debemos atender, además de otras actividades”, comentó.

En su opinión, el trabajador bancario ha de ser una persona muy exigente, disciplinada, responsable con la actividad que realiza, serio, pero afable. “Necesita capacitarse constantemente, a la par de los cambios que ocurren en la economía, estar informada, cumplir con el secreto bancario, pues manejamos la  economía de las empresas y unidades estatales así como de la población”, dijo.

Momentos de duras pruebas han sido, sin duda, las circunstancias impuestas por la Covid-19, que en más de una ocasión ha llevado a reajustes de horarios o hasta el cierre de algunas unidades.¿Cómo ha sido la experiencia en Cumanayagua?

“En esta etapa de la Covid-19 ha sido muy difícil mantener la prestación de servicios, la cual ha estado afectada por falta de personal. Sin embargo, hemos realizado el mayor esfuerzo para garantizar, al menos, el pago de salarios a los trabajadores y la recepción de depósitos de las entidades de la red minorista. Con esa finalidad hemos reorganizado el trabajo y los horarios, y salido adelante gracias a que contamos con un colectivo muy comprometido”.

Desempeñarse en el Banco representa también para esta cienfueguera una práctica de dar y recibir. Por eso no dudó en afirmar que los años transcurridos en sus predios le han aportado mucho. “En lo personal, creo que he llevado esta experiencia y disciplina bancaria a mi familia, la cual me apoya para poder cumplir con mi trabajo”.

Artículos relacionados

Yudith Madrazo Sosa

Periodista y traductora, amante de las letras y soñadora empedernida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir