Máximo Gómez, aquel al que mató el cariño

Fulminado por la septicemia, el 17 de junio de 1905, a las seis de la tarde, falleció en la cama

Leer más
Compartir