Si pago más, dime por qué

4
529
Ilustración: Tomada de Juventud Rebelde

Fuera del marco institucional no existe total claridad sobre el camino que toman los impuestos. Si antes era una preocupación casi intrascendente, ahora muchos quieren saber. Desde que en octubre de 2016 comenzó a implementarse dentro del sector empresarial en Cuba la contribución especial a la seguridad social y el nuevo tipo de tributo sobre ingresos personales, la pregunta es obvia: ¿a dónde va ese dinero?

De 5 a 10 por ciento oscila el aporte de quienes perciben un salario superior a los 500 pesos (CUP). Incluso, lo rebasa, de considerar otros pagos: sindicato, defensa, membresía en organizaciones profesionales, militancia política… Por tanto, nadie podría sonrojarse si algún trabajador indagara en qué lo invierten.

Según lo establecido por el Ministerio de Finanzas y Precios (MFP), la contribución especial tiene el propósito de facilitar el financiamiento a pensiones por edad (jubilación), invalidez total y muerte, con gastos por encima de los 5 mil 600 millones de pesos en el país.

Un fin distinto cumple el tributo sobre ingresos personales: “(…) nutrir a los presupuestos municipales (…) lo más cercano a la propia persona que lo está pagando. Y eso es importante, porque es ahí donde se tienen que hacer las reparaciones de nuestras escuelas, policlínicos, consultorios, de las calles, el alumbrado público”, apuntó Meisi Bolaños Weiss, viceministra del MFP.

Aunque desde el punto de vista legal prevalece la transparencia, las personas desconocen en la práctica el rumbo exacto del capital entregado, o al menos cuánto representa en la ejecución de las diferentes obras que materializa el Gobierno en cualquier localidad. Ese ejercicio está escrito, dicho, pero ningún impacto genera en el papel o el discurso. Urge cultivarlo.

Debiera asumirse con apremio e imposición, ser entendido como encargo social. Si los trabajadores están obligados a respetar la legislación tributaria, les asiste también el derecho a conocer o inquirir sobre el manejo de su efectivo. La condición de contribuyente establece responsabilidades para quien aporta y administra ese aporte.

El debate público en torno a la incultura tributaria de la población cubana, no solo implica la lógica actitud de escepticismo o rechazo del ciudadano ante nuevas medidas. Atañe en la misma proporción a las instituciones, deshabituadas a rendir cuentas sobre su gestión. Cuando el problema es cultural, lo afecta todo.

En la medida en que abogamos por la recaudación de impuestos, igual resulta necesario emprender una conducta orientada a divulgar su empleo en detalle. La credibilidad se conquista en tanto las personas puedan ver y tocar lo hecho. De lo contrario, no faltarán quienes piensen que su dinero fue a parar a otros destinos.

Si como sostiene el economista cubano Juan Triana Cordoví, los impuestos constituyen “un instrumento de redistribución de la riqueza, de mejora de la equidad, de promoción de la prosperidad y el bienestar”, esperemos entonces menos tropiezos, mayor calidad en los servicios, calles arregladas y limpias, solvencia económica. Ahora, de ser diferente el resultado, no vacile en preguntar el porqué. Se lo deben.

4 Comentarios

  1. Los números de los tributos que se aportan nunca se saben, debería la ONAT a través de este medio de prensa informar cada año cuanto se recauda por diferentes conceptos en CUC y CUP, y el gobierno informar en que se emplea cada uno de estos dineros en beneficio de la población (obras sociales, educacionales, hospitales, calles, etc., valorar la necesidad de hacer algo con las calles de Punta Gorda que casi todas están en mal estado al igual que el resto de muchos repartos de la ciudad, y el tema de la basura en ese reparto, si tenemos en cuenta que posee unas cuantas casas de alquiler que dan un aporte considerable a estos tributos y la imagen que podía representar para una buena cantidad de turistas que visitan esta zona

  2. muy interesante el articulo, y es importante informar el destino de esas contribuciones, no solo es preparar un informe en las asambleas del gobierno y del partido, lo mas importante es informarle al pueblo en general el destino de esas sumas de dinero, porque mi pregunta es, ..que se hace o que se esta haciendo con ese dinero, porque cada dia esta ciudad esta mas destruida.

  3. Acertado tu comentario, Roberto. Sería plausible que los trabajadores conocieran bien el destino de sus contribuciones y cómo estas coadyuvan al desarrollo de los programas a los que van dirigidas.

Dejar respuesta