Obstáculos para ser vencidos con optimismo y confianza

Muchos de nosotros, cuando despertamos al amanecer, lo primero que nos viene a la mente es, ¿en qué cosa llego hoy hasta el trabajo? Pero aun en la escasez, hallamos las mañas para hacerle frente a esta adversidad y enfrentarnos a la jornada lo mejor que podemos.

Las dosis de esperanza se tienen que redoblar en los días que corren, y seguir los pasos de nuestro Gobierno; empeñado en salir airoso de la situación coyuntural existente, con la aplicación de medidas oportunas para beneficio de todos los que cada día viajamos largas distancias, para que el desarrollo de la sociedad no colapse.

“Es importante aclararle a la población que el problema es esencialmente con algunos combustibles, pero no de otro tipo de abastecimientos, como los alimentos…”, aclaró el presidente cubano Miguel Díaz-Canel en conferencia reciente.

Por lo tanto, para rebasar esta disyuntiva en el transporte principalmente, cada cubano tendrá que crear conciencia sobre los actos que nos lleven a un estado de simbiosis, a través del cual salgamos beneficiados.

Choferes estatales, particulares, bicicleteros, motoristas, transeúntes deberán establecer a la solidaridad ciudadana como estandarte y apoyarnos los unos a los otros en el traslado hacia los destinos. Siempre con respeto, y utilizando las palabras o frases clave, que valen más que cualquier billete en la razón del decoro: “buenos días” o “buenas tardes”, “gracias”, “no hay de qué”, “pierda cuidado”, “que tenga buen viaje”, etcétera.

La cooperación sí es primordial; tanto el mandatario como los ministros de cada sector lo han enfatizado: “Puedo decir con serenidad y firmeza que contamos con una estrategia para vencer (…)

“Debemos seguir buscando más eficiencia, planificación estricta y eficiente del uso de los medios de transporte, desplazar y aplazar los picos de demanda energética, y desempolvar medidas que usamos en el periodo especial”.

De igual modo, es válido asumir los argumentos necesarios para defender la implementación de estas prácticas a nivel de país, porque constantemente, desde fuera, el gobierno de los Estados Unidos saetea con dardos tóxicos cada empeño de la nación antillana.

Hay que hacer nuestras las denuncias de la comunidad internacional hacia el Gobierno de Donald Trump, en su objetivo de evitar la llegada de combustible a la Isla, y tener bien claro el plan genocida, hostil, insensato de su administración, para ofuscar nuestras metas. Es una telenovela nefasta que ya peina canas; cansa verla una y otra vez. Por eso el rechazo debe ser categórico, implacable…

Aun cuando el refrán actual sea “mal de muchos, consuelo de pocos”, los cubanos sabremos cómo deshacernos de él una vez más, y demostrarle a Trump con resplandeciente optimismo, con nuestra cubanía, estableciendo prioridades y economizando, el significado de “estar bailando en una sola pata” cuando rebasemos definitivamente y orgullosos, estos inconvenientes.

Delvis Toledo De la Cruz

Delvis Toledo De la Cruz

Licenciado en Letras por la Facultad de Humanidades de la Universidad Central "Marta Abreu" de Las Villas en 2016.

2 Comentarios en “Obstáculos para ser vencidos con optimismo y confianza

  • Avatar
    el 16 septiembre, 2019 a las 10:43 am
    Permalink

    Preocupación y discrepancia en cuanto a medidas de afectación al transporte interprovincial.
    La mayoría de las personas que viajan en Cuba, lo hacen por necesidad, la eliminación de los viajes interprovinciales planificados define una precariedad que afecta significativamente a las personas que tienen que hacerlo, en el orden personal preferiría mantener el sistema de transportación aunque hubiera que incrementar algo los posibles apagones.

    Respuesta
    • Delvis Toledo desde Cienfuegos
      el 19 septiembre, 2019 a las 6:07 pm
      Permalink

      No sé ni qué decirle al respecto: yo también viajo a diario, por necesidad y obligación, e igualmente me veo afectado. Pero enfrentarse a un apagón desde las 6 de la tarde hasta altas horas de la noche, es también desastroso para muchos.
      Lo único que resta por hacer es tomarse la pastilla de la confianza, la alegría para no llorar, y equilibrar las partes.

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir