Nuevos aires soplan en “Los molinos” de Cruces

Cual renovada energía eólica, el proyecto de desarrollo local de la minindustria Los Molinos, en el municipio de Cruces, ha sido una inyección de optimismo para el colectivo de la vieja fábrica artesanal de conservas de igual nombre. Sin bien la capacidad de producción será la misma, la moderna tecnología, de factura italiana, humaniza el trabajo, en condiciones higiénicas y laborales  mucho más ventajosas que las de hoy.

Dos escenarios diferentes convergen bajo el mismo techo. En tanto en la vieja nave de producción un reducido colectivo se empeña por aprovechar los frutos del agro a favor de la alimentación del pueblo, en la otra ala del inmueble avanzan las tareas constructivas en los objetos de obra de la nueva instalación.

“Se le dio un importante impulso a la inversión por el 26 de Julio y ahora nos hemos comprometido con otras metas en saludo a una nueva fecha histórica, el 5 de Septiembre, aniversario 63 del Levantamiento Popular de Cienfuegos. Las principales acciones se acometen en los salones de proceso y selección y lavado de frutas, así como en el laboratorio, baños y taquillas, garita y punto de venta”, detalla Annier Otero Dorta, al frente del proyecto.

fábrica los molinos cruces

Las circunstancias han obligado a ampliar nuestros surtidos, de acuerdo con la disponibidad de frutas y vegetales. /Foto: Modesto Gutiérrez (ACN)

Con el aval de la excelencia mostrada en la remodelación del hotel San Carlos, en la capital provincial, la “tropa de cuentapropistas” del ingeniero civil Diego Cortiza Calleja tiene a su cargo la ejecución de la obra. “Son más de 300 metros cuadrados de enchape con cerámica en muros, mámol en el laboratorio y piedra de Jaimanita en la fachada, explica; mientras, los pavimentos interiores en áreas de producción son de hormigón, revestidos en la terminación con pintura epóxica”.

Con más de tres décadas en la construcción, Cortiza Calleja insiste en que no existe mejor contraparte que ellos mismos. “Para mí y los míos no hay otra divisa que hacer bien cada tarea desde el primer momento. La calidad es un concepto vital para nuestra ética y pretigio, así que la defendemos desde el principio”.

La minindustria Los molinos, a un costo superior a los 682 mil pesos en moneda total, cuenta con el apoyo del Grupo Provincial de Desarrollo Territorial. Su equipamiento lo componen despulpadora, marmitas eléctricas, batidora, máquina trituradora de frutas, hornos y selladora.

Brigada de operarios cuentapropistas cruces

Brigada de operarios cuentapropistas acometen la construcción civil de los nuevos locales de la minindustria Los Molinos. / Foto: Modesto Gutiérrez

Empero, hasta tanto el sueño pase de la puesta en marcha a la producción continua, nada de cruzarse de brazos. Con el mismo ímpetu que asumieron las diferentes fases de la pandemia por el coronavirus, esperan recibir la materia prima para continuar produciendo para el pueblo.

“Podemos decir que las circunstancias nos han obligado a ampliar nuestros surtidos, de acuerdo con la disponibidad de frutas y vegetales. Son más de una decena de nuevos productos. Entonces, a los ya tradicionales como mermeladas, jugos, puré y otras conservas, se han adicionado las rodajas de piña y coco rayado en almíbar, dulce de trozos de frutabomba, encurtidos, kétchup, salsas y vinagre”, precisa la administradora, Xiomara Ávalo Suárez.

Con destino al Comercio, la Gastronomía, el consumo social en los sectores de Salud y Educación, además de la venta directa a la población, en el primer semestre del año habían acumulado alrededor de 58 toneladas de las diferentes ofertas.

El ingenio criollo de la administradora, Xiomara Ávalos, y el operador de calderas, Nivaldo Oviedo Calderón, permitió confeccionar una tapadora manual tan eficiente como la de fábrica. / Foto: Modesto Gutiérrez (ACN)

Tal y como lo comentó Nivaldo Oviedo Calderón, experimentado operador de calderas, “aquí se hace camino al andar”, de ahí iniciativas como la de aprovechar cualquier tipo de evanses que reúnan los requisitos de inocuidad establecidos. Justo, de las nuevas exigencias han surgido soluciones como la confección de una selladora manual para chapas de botellas y la máquina moledora de coco, cuyos diseños fueron ideados por Xiomara y Nivaldo.

Buenos tiempos corren y nuevos aires soplan en Los molinos de Cruces. Un viejo anhelo a punto de hacerse realidad, nuevo aporte al programa de autoabastecimiento municipal.

Armando Sáez Chávez

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir