Nuestro Martí, su preservación desde el patrimonio

Está en todas partes; en las plazas de las multitudes o en la escuelita rural; en la cima del Turquino, en los parques y oficinas. Tan presente como vivió: arte entre las artes, monte en los montes. Cercano y universal. Humano y eterno.

La presencia de José Martí en bustos y monumentos es parte de la expresión material de la memoria histórica que requiere preservarse. La manera tangible de perpetuarlo está en esas obras. No importa si son de mármol, bronce o plástico.

Con piedras, y por las manos de Máximo Gómez y su tropa fue levantado el primer monumento a nuestro Martí, el 10 de julio de 1896, justo en el sitio de su muerte. He ahí el valor de una construcción conmemorativa: perpetuar la memoria de una personalidad o hecho histórico; dejar la huella material para que las generaciones venideras reconozcan y comprendan su pasado, tan necesario para determinar nuevos derroteros. Junto a ello, lleva el valor intrínseco: el respeto a quienes respondiendo a un momento histórico, determinaron su emplazamiento.

Motivos estos para sentirnos responsables de la protección de cada busto, cada estatua, cada tarja. No solo por lo que designa la Ley de Protección que los respalda, sino también por ser cubanos: esta es nuestra historia, nuestros héroes, nuestra identidad.

La imagen de un niño abrazando un busto del Maestro en medio de las inundaciones, habla del amor a Martí en esta Isla. El paso certero de una generación que ama al Maestro.

Relacionado || Intelectuales de Cienfuegos resaltan la figura de José Martí

Logremos que de cada busto emane sencillez y solemnidad; cercanía y universalidad. Así nos honramos desde nuestra cotidianidad.

Lograr, como lo describió Jesús Orta Ruíz, nuestro Indio Naborí, que la magnitud de Martí se exprese:

“No tienen que decir el nombre mío,

Ya mi nombre es un verbo.

Mirad para la estatua, mirad para la estatua,

¡Y me verán sonriendo!

Clara E. Soto Bermúdez, Directora de la Oficina de Monumentos y Sitios Históricos. Miembro de la Uneac y la Unhic.

5 de Septiembre

El periódico de Cienfuegos. Fundado en 1980 y en la red desde Junio de 1998.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir