Lo que trae la marea: ¿monstruo rodante? | 5 de Septiembre.
lun. Jun 24th, 2019

Lo que trae la marea: ¿monstruo rodante?

La fuente Guanaroca, además de los embates del tiempo, también lidia con la indolencia de unos cuantos que utilizan sus aguas para retirse la arena./ Foto: Juan Carlos Dorado

La primera referencia a la cual acudo cuando escribo sobre el tema de los ómnibus urbanos, es a Carlos Ruiz de la Tejera, ese auténtico humorista cubano que popularizó el monólogo La guagua, donde las calificaba como “monstruos rodantes que echan chispas por sus patas de caucho”. Y el tema que comparto esta vez se ajusta muy bien a ese calificativo.

Comentemos pues, de la indisciplina social que está teniendo lugar en la ruta 1, el cual comienza y se produce allí mismo, junto al mar, desde su “nacimiento”, allá cerca de la rotonda de Punta Gorda. Después de las 5:00 de la tarde, la marea trae a quienes se han pasado el día en la playa, y a esa hora regresan a sus casas, algunos que, tras haber ingerido bebidas alcohólicas, se muestran eufóricos, belicosos, mal educados…

Pedro Leonel Rivero Hernández es uno de los choferes de la ruta de marras, quien me muestra cómo el tubo que lo separa de los pasajeros, en su espacio para conducir, está deformado, huella de un golpe producido en señal de protesta cuando no detuvo el ómnibus fuera de la parada a petición de unos enardecidos “tripulantes”.

Abordan los ómnibus, descalzos, mojados, sin camisa… Cantan a toda voz, fuman, rompen cristales, y entre las provocaciones se escucha: “al que no le gusta que se baje”. Este es un transporte público, que en su largo trayecto, desde Punta Gorda hasta Cuatro Caminos, con escala de ida y vuelta en O’Bourke —recorrido sin lógica al decir de la población—, es abordado, además, por un público general, que no viene precisamente de la playa. Y me pregunto: ¿dónde están a esa hora los agentes de la Policía destinados para mantener asegurada dicha zona durante el verano? ¿No se enteran de un fenómeno que ocurre a la vista de todos? ¿Podrían, al menos, supervisar allí, en Punta Gorda, el acceso a la guagua, ese monstruo que nos recuerda a uno de los más grandes humoristas de este país?

Algunos montan descalzos a la ruta 1./Foto: Juan Carlos Dorado
Noticias relacionadas

5 thoughts on “Lo que trae la marea: ¿monstruo rodante?

  1. Estas cosas nos suceden porque sencillamente estamos apelando a la conciencia ciudadana, y no puede ser, tienen que existir SISTEMAS u ORGANOS reguladores, dentro de la SOCIEDAD, así funciona el mundo. NO puedes y te multo.

    1. Isabel, incluso han dudado de la veracidad de este trabajo periodístico, algunas de las autoridades citadas; por suerte es mi ruta diaria, y la de muchos lectores que se me han acercado; es un fenómeno que lo vivo a diario; y el chofer que entrevisté está dispuesto a dar fé de lo dicho. Entonces, ¿Cómo quedo yo? ¿Cómo queda el periodismo responsable, de denuncia y al servicio del pueblo que queremos hacer? Por suerte no me voy con “la de trapo” ni con la “primera” bola, ¿será que están ciegos, o solo se mueven en automoviles ligeros y les es indiferente el fenómeno?

  2. La secciones se publican, además, en el semanario impreso, a veces sí hay alguna señal; otras, la callada por respuesta… pero volveremos sobre el tema una y otra vez, les daré seguimiento a cada una de estas problemáticas, y mi medio de prensa nos respalda y apoya; de hecho, esta sección es fruto del trabajo en equipo. El viernes en la tarde noche, sentada en el Malecón, vi pasar un ómnibus de la ruta uno y en la parte trasera, una multitud enardecida, con las cabezas y las manos fuera de la guagua, lanzaba improperios y gritos a los transeúntes, parece que las autoridades aún no leían el periódico, salido a la calle ese mismo día en la mañana… gracias por leernos y comentar

  3. Magalys seria interesante saber la respuesta y las posibles soluciones que ofrecen las autoridades locales a este y a muchos otros problemas tratados por ustedes los periodistas pues todos los días se ven comentarios como estos y no se ve una respuesta para ninguno de ellos por parte de las autoridades pertinentes que están haciendo.

  4. Resultaría muy satisfactorio para la ciudadanía y la propia periodista conocer la respuesta pública y física de las autoridades locales ante estos hechos denigrantes,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles