Destacan medios norteamericanos sostenibilidad de agricultura cubana

Los científicos del Centro de Estudios Ambientales de Cienfuegos (CEAC) Carlos Alonso Hernández y Rita Ivelice Sibello Hernández integraron el primer equipo conjunto Cuba-Estados Unidos, que descubrió que la contaminación de los fertilizantes cubanos es mucho más baja que en el río Mississippi, éxito considerado un modelo para la agricultura global.

La víspera, la prensa de Estados Unidos divulgó la publicación científica de la revista digital GSA Today, líder de la Sociedad Geológica de América, disponible en el sitio www.geosociety.org, y es parte de la colaboración académica entre ambos países, protagonizada por la Universidad de Vermont, el Colegio de Oberlin y el CEAC.

Investigaciones revelan que la contaminación en los 25 ríos cubanos estudiados es más baja que en el Mississippi, y lo atribuyen al uso de una agricultura sostenible aquí, pues a pesar de siglos de plantaciones de caña, esas zonas fluviales no muestran daños profundos.

Significan que fue positivo el uso de la agricultura orgánica luego de la crisis alimentaria de 1990, por el cese de la dependencia de productos químicos sintéticos importados.

El equipo cubano-norteamericano realizó un extenso trabajo de campo y luego de laboratorio con muestras de 25 ríos del centro de la Isla./Foto: Print Screen de la publicación científica.
El equipo cubano-norteamericano realizó un extenso trabajo de campo y luego de laboratorio con muestras de 25 ríos del centro de la Isla./Foto: Print Screen de la publicación científica.

Por tal razón afirman que en las últimas dos décadas Cuba ha sido referencia mundial en conservación de suelos y aguas más limpias.

Recomendamos || Centro de Estudios Ambientales fortaleció intercambio científico en 2019

Por primera vez en más de medio siglo un equipo de científicos cubanos y estadounidenses trabajó de conjunto para medir los impactos de la agricultura contemporánea en los ríos de Cuba.

No obstante, existe contaminación en nuestras aguas dulces, pero revelan niveles de fósforo y nitrógeno más bajos que en Mississippi, donde excesos de esos productos químicos ocasionan la llamada zona muerta del golfo de México.

La investigación bilateral incluyó 15 personas, entre ellas profesionales y estudiantes de ambos países, y contó con el apoyo de la Fundación Nacional de Ciencias de Estados Unidos.

Dagmara Barbieri López

Dagmara Barbieri López

Periodista. Máster en Ciencias de la Comunicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir