Los tríos en Cienfuegos (lll): Momento bohemio

Durante la primera mitad del Siglo XX, por la precariedad de muchos creadores que tuvieron que debieron vivir de un oficio a la vez que se desarrollaban como músicos para poder subsistir, vemos cómo muchos parten hacia la capital en busca de mejores oportunidades. Es por eso que varios de los nombres de los que hablaremos en esta ocasión, aunque nacieron e iniciaron sus carreras en La Perla del Sur, hoy pocos los reconocen como parte del patrimonio de esta ciudad.

Es el año 1912, y nace otro nombre dorado en la historia de la música en Cienfuegos, Marcelino Guerra, conocido por todos como Rapindey. Siendo muy joven se va a trabajar para La Habana, donde se relaciona con diferentes tríos, a los que aporta como músico y compositor. En el año 1936, se presentó en el teatro Prado con el trío Occidente, que integraban además de Rapindey, Miguelito Valdés y Julio Leonard. Con este último integró un binomio autoral muy interesante, del que nacen obras como Buscando la melodía, Amor gigante, La clave misteriosa, Maleficio y Volví a querer. Entre sus obras destacan dos, que aún conforman el repertorio de muchos tríos: A mi manera, con texto de Panchito Carbó, y tal vez la más conocida e internacional de todas: Convergencia, con texto de Bienvenido Julián Gutiérrez. También su guajira Me voy paʼl pueblo y el son Pare cochero, son temas que siempre agradece el buen oyente. En 1938, formó parte del Trío Nuevo, junto a Isolina Carrillo y Joseíto Núñez.

Rapindey es uno de los primeros músicos que comienza a utilizar una armonía más cercana al jazz dentro de sus obras, fundamentalmente en los boleros. Es uno de los pioneros en vislumbrar un cambio hacia lo que después sería el filin. Otro de sus aportes a la historia musical sureña, que le garantiza, junto a la calidad y belleza de sus temas, un lugar de honor.

Contemporáneo a Rapindey, con solo un año de diferencia, el 26 de mayo de 1913, nace también en Cienfuegos el cantante Roberto Espí González. Antes de trasladarse para La Habana y alcanzar todos los éxitos que tuvo junto a la Orquesta Casino, de la cual asume su dirección por 30 años, estuvo muy vinculado a los tríos.

Poco se conoce que Espí comienza su carrera en un dúo y luego un trío junto a Mario Soto y Manolo García. Ya radicado en la capital trabajó en los tríos Gris y Azul dónde vuelve a unirse a Mario Soto y esta vez a Ángel Alday. Luego, con los hermanos Emilio y Miguel, viaja a Santo Domingo y Puerto Rico como parte del Trío Izquierdo. En 1942 realiza otra gira, esta vez por el interior de Cuba, nuevamente junto a Alday y a su paisano Guillermo Portabales.

Se da muchas veces en la historia de la música en Cienfuegos, la camaradería entre sureños, la ayuda y el apoyo que reciben unos de otros en diferentes géneros, lugares y fechas, pero siempre enriqueciendo al acervo cultural.

La orquesta Casino, bajo su dirección, tuvo uno de los tríos vocales más importantes de la música popular cubana. Una manera de trabajar las voces dentro de una agrupación, con recursos heredados del trabajo en los tríos.

Siempre digo que si todos los caminos llevan a Roma, en Cienfuegos todos los caminos de la historia de la música llevan a Felito Molina Marín, guitarrista, compositor, tresero y bajista, nacido en Cienfuegos el 15 de diciembre de 1920.

Felito y sus hermanos Eloy y Miguel Ángel, al compás de trío, se unían a las serenatas que tantas jóvenes afortunadas de la época tuvieron el placer de escuchar aquí, en su “Ciudad del Mar”, como la nombra en uno de sus boleros. A ellos se les sumaban otros músicos, entre los cuales se encontraba su amigo y compadre Rafel Lay, con el violín. Muchas veces se reunían en el Prado cienfueguero también, amenizando las noches entre descargas y amigos. Felito integró además, un trío junto a Pocholo y Roberto; otro, con Manolo Ramos y Ñico Membiela y el Trío Peña-Rodríguez-Molina. Durante su estancia en La Habana, Felito y Eloy Molina hicieron un trío junto a Héctor de Soto, con el que hacían serenatas, y gracias al cual entraron en el círculo del filin.

Hoy quedan pocos datos de estos tríos, tal vez por su carácter bohemio; pero sin dudas, las noches cienfuegueras sí tuvieron esta tradición. Por eso, Los Bohemios es quizás el nombre perfecto, que luego escogería el trío más longevo que tiene esta ciudad. (Continuará)


Trabajos relacionados

Los tríos retoman Cienfuegos

Los Tríos en Cienfuegos (I): ¿Pasaron de moda las serenatas?

Los Tríos en Cienfuegos (II): Guillermo Portabales, de la Perla al mundo

 

3 Comentarios en “Los tríos en Cienfuegos (lll): Momento bohemio

  • Avatar
    el 11 enero, 2021 a las 4:25 am
    Permalink

    Hola Sandra, aquí una foto del Trío Peña-Rodríguez-Molina. Tenemos más fotos de músicos cienfuegueros.

    Respuesta
    • Avatar
      el 26 marzo, 2021 a las 5:50 pm
      Permalink

      Muchísimas gracias, estoy fascinada con la foto. Que joven Felito, no había tenido posibilidad de ver fotos de él de esa etapa.
      Les estoy muy agradecida por toda orientación para el rescate de la memoria histórica de los músicos en Cienfuegos

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir