Lengua de vaca, además de ornato…

La imaginación infantil es tan fértil que permite transformar la realidad con las más descabelladas ideas. Rememoro los juegos de mi infancia y recuerdo a la chiquillada del barrio haciendo de  despachadores de carne o casilleros, como le llamaban al oficio en los pueblos de provincia. Nuestro producto cárnico eran las pencas de la «lengua de vaca».

Pues resulta que para dejar complacidas a las muchachitas con una buena oferta, en tácito acuerdo entre el vendedor y cliente, la parte verde de la hoja era carne de primera, en tanto las vetas amarillas se consideraban piltrafa.

De la fantasía a la botánica

La lengua de vaca, o de suegra, como se conoce popularmente a la planta, cuyo nombre científico es Sansevieria, es una especie de herbáceas que pertenece a la familia Asparagaceae. Es originaria de Asia y África, aunque en la actualidad se ha extendido por todo el mundo debido a su facilidad de cultivo. Se utiliza para la decoración y tiene propiedades medicinales.

La lengua de vaca puede sembrarse en canteros o macetas para el interior del hogar./Foto: Tomada de Internet

Precisamente, una de sus denominaciones proviene por la forma larga y puntiaguda de sus hojas, ya que es similar a las lenguas de las suegras, según la representación negativa de estas en la sociedad.

De acuerdo al área geográfica, también la llaman: cola de vaca o tigre, espada de San Jorge, cola de lagarto o planta de la serpiente.

El tamaño y anchura de la planta es variable. En las casas y jardines suelen crecer entre los 30 y 90 centímetros: empero, en su hábitat natural logran alcanzar hasta dos metros de altura y los seis centímetros de ancho.

Resistente, longeva y perenne

Las hojas son fuertes, crecen de manera vertical y tienen una consistencia coriácea (textura similar al cuero), debido a su adaptación a los climas cálidos. Si bien varian según la especie, las más conocidas son de color verde oscuro, con matices de verde claro y gris, y bordes amarillentos.

Por lo general se desarrollan lentamente, pudiendo producir de tres a cuatro hojas nuevas durante el año. Entre sus características está que es una planta longeva y perenne, por lo que es capaz de mantener su forma durante todo el año y puede vivir más de 24 meses. Además, debido a su origen en suelos secos, posee capacidad de soportar prácticamente todas las condiciones, a excepción de las nevadas del crudo invierno.

Es considerada ideal para espacios interiores, ya que se adapta fácilmente a la exposición no constante de sol y a la humedad baja del ambiente.

En cuanto a la reproducción, esta puede realizarse de dos formas: la más habitual y preferida es por división de rizomas. En este caso la nueva planta es un clon de la planta madre, por lo tanto tendrá las mismas características.

Otra forma de multiplicación es por esqueje, desarrollándose una nueva pero de características diferentes. Aunque no es tan común, es posible lograrla por semillas. Justo, tiene flores blancas aromáticas y florece entre los meses de junio a octubre.

Valor utilitario y más

Las florcillas de la lengua de vaca son blancas y florecen de junio a octubre./Foto: Tomada de Internet

La lengua de vaca es una planta utilizada generalmente por su valor ornamental; sin embargo existen otras propiedades que le confieren importancia en el uso de la medicina natural y tradicional.

Investigaciones han puesto de relieve las cualidades medicinales que se deben aprovechar, pues según varios naturalistas es un excelente tónico para niños y adultos. Cura las hinchazones del hígado y el bazo. Tiene un sabor amargo, pero es inodora.

Se utiliza el jugo que se saca de las hojas de la planta, machacadas con un poco de agua para conseguir más fácilmente el extracto. De una a tres cucharadas al día y también se puede hacer en té con unos 20 gramos de la hoja y beber 2 tazas por día.

Otro buen uso es la fibra para la elaboración de hamacas. A propósito de esa peculiaridad, me viene a la memoria cuando imitábamos las aventuras de El Zorro enmascarado y, a falta del látigo de cuero, desfibrábamos sus hojas para torcerlas en forma de fusta.

Del Feng Shui y otros beneficios

Si la utilizas como planta ornamental en el interior de la casa, la planta constituye una purificadora apropiada del aire, debido a que transforma el dióxido de carbono (CO2) en Oxígeno (O2). Se conoce que la mayor parte de la flora hace este mismo proceso, pero la diferencia es que la Sansevieria transforma más CO2 en O2 que otras plantas, incluso es capaz de eliminar toxinas del medio ambiente hasta en un 87 %.

También se dice que la lengua de vaca atrae buenas energías al hogar y, a su vez, espanta los malos espíritus, según el Feng Shui. Lo ideal para seguir las reglas del antiguo sistema filosófico chino —basado en la consciencia y armonía de los espacios— consiste en poner la planta en el frente de la casa, lo más cerca de la puerta de entrada.

Para que vea, antes de adueñarse del interior de los espacios, la espada de San Jorge era y sigue siendo una especie muy usada en los campos como cerca viva a orillas de la carretera, para separar patios y jardines.

Curiosidades

El nombre de esta planta debería de ser Sanseverinia, en honor a Pietro Antonio Sanseverino, un duque de Nápoles, Italia, fundador de un jardín de plantas exóticas. Sin embargo, y contra la idea de su descubridor, Vicenzo Petagana, el botánico sueco Thunberg decidió ponerle en su descripción Sansevieria, en honor a un militar, inventor y erudito napolitano Raimondo di Sangro.

Por otro lado, la lengua de suegra, además de ser conocida como la planta indestructible, también tiene consigo misterios místicos. No creas que ser conocida como lengua de vaca o cola de serpiente, solo instituye una coincidencia.

Las vacas en la India se consideran animales sagrados, por lo que son cuidadas con fervor por sus residentes. No es obra de la casualidad que caminen libremente por las calles como si fueran un habitante más de tal país. Asimismo, la serpiente se relaciona con el fruto prohibido, el antiguo Egipto y otras culturas milenarias que asocian su astucia con la vida eterna.

Armando Sáez Chávez

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir