La firma de Cienfuegos en la Serie del Caribe

0
796
- Detalle del póster de la primera Serie del Caribe, en 1949. /Foto: Internet

Había un cienfueguero, palmireño por adopción, entre los tres firmantes por Cuba que en agosto de 1948 concertaron crear la Serie del Caribe. En La Habana se entintó el documento, al amparo de la Confederación de Baseball Profesional del Caribe y el circuito de Ligas Menores norteamericano, con el cual convinieron los representantes de Puerto Rico, Panamá y Venezuela. Desde entonces, empresarios y dueños de equipos rubricaron la búsqueda del mejor club —¿o la mejor Liga?— de la región cada año. La Mayor de las Antillas estrenaría la sede.

Fue Florentino Pardo Galí, propietario de los Elefantes verdes, quien suscribió el acuerdo con Miguel Ángel González y Emilio de Armas. Uno, otrora receptor de leyenda sobre el diamante criollo y luego dueño del club Habana; el otro, asesor financiero de la Liga Cubana.

El Buey de Oro llamaban a Galí por estos lares, por dos razones muy obvias: su voluminosa figura y su considerable fortuna. La heredó de su padre, comerciante de origen asturiano que, entre otros negocios y propiedades, perteneció a la gerencia de Cacicedo y Compañía, una de las sociedades mercantiles más influyentes en la ciudad en la primera mitad del siglo XX. Según personas cercanas a la familia, él compró el club y lo entregó como regalo a su hijo. Este, hombre bonachón, confiado y poco hábil en temas económicos, se mantuvo al frente del mismo por casi dos décadas, junto a su primo Fernando Rodríguez Galí.

Conocidas son las dos participaciones de los paquidermos y sus respectivos trofeos en Series del Caribe, ambas en Panamá, en 1956 y en 1960. La primera se convirtió en todo un acontecimiento provincial cuando, acompañando al equipo, Galí llevó en viaje al alcalde de la ciudad, el de Palmira, el Gobernador de Las Villas y periodistas locales, entre otros invitados. Y mientras los peloteros disputaban el título sobre el terreno, la comitiva se entrevistó con el presidente panameño, el abogado Ricardo D. Arias Espinosa,y conversaron incluso con el mismísimo Juan Domingo Perón, ex presidente de Argentina, exiliado en esas tierras. El béisbol estableció el puente, pues difícilmente en otro contexto autoridades de provincia tendrían honores de tan alta política.

La comitiva cienfueguera con el Presidente de Panamá. /Foto: Archivo
La comitiva cienfueguera con el Presidente de Panamá. /Foto: Archivo

En ambas ocasiones, bajo casaca verdinegra, se coronaron varios cienfuegueros, entre ellos el lanzador Sandalio “Potrerillo” Consuegra (1956), el receptor Sergio “Liquidá” García (1956), el jardinero Ultus Álvarez (1956 y 1960) y el también cátcher José Joaquín Azcué (1960). Sin embargo, otros sureños asistieron bajo diferentes chamarras y hasta países. Un veterano en estas pasiones, José “Pepe” Zayas, ayudó en la organización del recuento.

El de mayor participación fue máscara Andrés Fleitas, con cuatro (Almendares en1949 y 1950; Habana en 1952 y 1953), seguido por el jardinero Román Mejías, con dos (Habana en 1954 y Cienfuegos 1960). También figuraron Lorenzo “Chiquitín” Cabrera (Habana en 1951), José Ramón López (Marianao en 1957) y un caso excepcional fue el de René González, quien concursó con el Almendares en 1949 y volvió en 1951, con el Magallanes de Venezuela.

En 1961 cerró su primera etapa el torneo; México y República Dominicana sustituyeron a Cuba y a Panamá en la segunda, iniciada en la década siguiente. Ya entrado el siglo XXI volvió la Mayor de las Antillas, en calidad de invitada, en pos de una competitividad que aún nos provoca desvelos. Y regresa por su rúbrica en la lid regional otro cienfueguero, Noelvis Enteza, con diferentes chamarras (por refuerzo y adopción); pero incuestionablemente palmireño. Y todo empezó más o menos así: un cienfueguero, asumido palmireño; una firma…

Florentino Pardo Galí, dueño de los Elefantes de Cienfuegos, fue uno de los firmantes de la Serie del Caribe. /Foto: Recorte periódico
Florentino Pardo Galí, dueño de los Elefantes de Cienfuegos, fue uno de los firmantes de la Serie del Caribe. /Foto: Recorte periódico

Dejar respuesta