Gobernar con sangre joven

0
310
Mariam Figueredo fue la encargada de leer el Juramento de los delegados en la sesión constitutiva de la Asamblea Provincial del Poder Popular. / Foto: Yuliet Sáez

Continuidad es el término preciso para calificar el papel de los jóvenes en el tránsito generacional de la Revolución cubana. A ellos corresponde, por derecho propio, llevar adelante y en alto, el estandarte de la dignidad ganada por este pueblo, a lo largo de 150 años de lucha, por la independencia y soberanía de Cuba.

De esa misma expresión de renuevo fuimos partícipes el 11 de marzo cuando acudimos a las urnas para elegir a los diputados al Parlamento y delegados a las Asamblea Provincial del Poder Popular (APPP), jóvenes, en buena proporción. Precisamente, once de los miembros del máximo órgano de gobierno en Cienfuegos tienen menos de 35 años de edad y de ese grupo, la veinteañera Mariam Figueredo Rodríguez es la más bisoña.

Presidenta de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) en la Universidad de Cienfuegos, a partir de ahora Mariam tendrá que multiplicarse para cumplir con sus funciones al frente del estudiantado y al mismo tiempo aprender y desenvolverse en un escenario completamente novedoso para ella.

“Asumo este puesto con mucha responsabilidad. Confieso que no esperé figurar en la candidatura, pero fue a propuesta de los plenos, de la FEU y la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM) que me nominaron. Por tanto, ello constituye un privilegio y un compromiso, pues represento a mis compañeros de estudio y a los electores del municipio de Abreus, quienes depositaron esa confianza en mí, a través del voto en las urnas”, dijo a 5 de Septiembre durante el receso de la sesión constitutiva de la APPP, en la cual tuvo a su cargo la lectura del Juramento de los delegados.

Para la futura licenciada en Sociocultural, la creatividad y el entusiasmo que distinguen a la juventud serán las principales credenciales a exhibir. “Nos caracteriza —afirma— ser desprejuiciados, sin ataduras ni tabúes para expresar libremente lo que pensamos, siempre con el sentido histórico del momento que nos ha tocado vivir, atemperados al contexto actual”.

Agrega que le corresponde transmitir en todos los escenarios posibles, la importancia de las transformaciones en aras del perfeccionamiento de los órganos del Poder Popular, y a la vez, ser partícipe de los cambios en aras de mejorar cada vez más el vínculo con el pueblo y la atención a sus insatisfacciones y problemas.

“Predicar con el ejemplo e influir entre la masa de estudiantes de la enseñanza superior, desde mi posición de presidenta de la FEU, en la credibilidad y confianza en nuestro sistema de gobierno, genuinamente popular”, argumentó.

Si bien reconoce que a la juventud se le tiene como el sector más vulnerable de la sociedad cubana, es de la opinión de que ante esos presupuestos, la respuesta más contundente consiste en demostrar la fortaleza que representan las nuevas generaciones en el camino socialista de la Revolución, en cualquiera de las esferas de la vida.

De origen campesino, Mariam vivió su infancia en Laberinto Viejo, un pequeño bateycito del municipio de Abreus. Allí cursó la enseñanza primara y secundaria. Tras vencer las pruebas de ingresos para el IPVCE Carlos Roloff comenzó los estudios preuniversitarios: 10mo. y 11no. grados, porque regresó al municipio de origen para culminar el pre; luego, optó por la carrera de Licenciatura de Sociocultural en la Universidad de Cienfuegos.

A propósito del proceso de cara al 9no. Congreso de la FEU, señala:

“Desde que se libró la convocatoria estamos en Congreso, también en medio del 95 aniversario de constituida la FEU. Esta es una organización a la cual se le tiene mucho amor en Cuba, por el prestigio e historia que atesora. No podemos perder de vista que nuestra misión es contribuir a la consolidación de valores entre los futuros profesionales, para que sean dignos y competentes, cualidades que necesita el país para llevar adelante el modelo económico y social escogido por los cubanos”.

Dejar respuesta