Fidel: Un país, un cosmos, un sentido de vivir

Las características —singulares, en tanto manifestadas con la misma intensidad suya, previo a sí, tan solo en unos pocos antecedentes— del amor por su país, su defensa al reclamo a la soberanía nacional y el profundo antimperialismo que luego profesó se comprenden mucho mejor en esta peculiar personalidad, a partir de su conocimiento e interés permanente hacia la historia.

Los actos de Fidel fueron, en gran medida, estrategias, verónicas, grandes fintas intelectuales para que las crueles lecciones de la historia no se repitan en el suelo y la gente a quienes ofrendó su devoción eterna.

Siempre supo que sin fe en la Patria, orgullo, autoctonía y dignidad, el juego de vivir estaba mediado a favor del extraño.

Y los extraños, cuando son representantes de un sistema imperial, tienden a elidir, ningunear, avasallar, ridiculizar. Fidel estudió al dedillo a todos los imperios antiguos, como igual lo hizo con el norteamericano desde su surgimiento.

Debido a los anhelos evidenciados en sus primeros siglos de existencia, la proximidad geográfica de ese país y la suerte de rampa que significaría la Isla para las apetencias de Washington —además de la dolorosa incidencia estadounidense aquí durante la seudorrepública—, él fue harto consciente de que los cubanos debíamos ser antimperialistas por ineludible obligación, so peligro de desvanecernos en la tristísima condición de marionetas habitantes de un “protectorado”.

Fidel, junto a otros magnos pensadores latinoamericanos, sembró en la región esa necesaria premisa de supervivencia sobre la base de la independencia que cuando es olvidada, tan solo un momento, por los pueblos conduce a involuciones históricas como las verificables hoy en partes del surcontinente.

Con luz de Varela, Maceo, Martí y Rubén en sus entrañas, contribuyó a educar y hacer pensar a un pueblo. A la ignorante masa social conformada por las carrozas y dictaduras de la neocolonia les enseñó la importancia crucial de la cultura, las instó a leer, mandó un ejército de jóvenes maestros a alfabetizarlas, las exhortó a cultivarse espiritualmente.

Su Revolución del Moncada, el Granma, la Sierra, Enero del ’59 y la actualidad, pudo entregarle la confianza en sí mismo, la autoestima y el placer de reconocerse en independencia a un pueblo sumido en la indefensión moral, asido a coyundas, casado con mentiras. Algo invaluable que le debemos todos a sí, como a aquellos valientes que lo respaldaron en la larga lucha.

Fidel no dejó un minuto de su vida de pensar en cómo ayudar a su pueblo, hecho esencial que tampoco podremos olvidar jamás.

Nunca se encontraba conforme; jamás lo estaba por naturaleza, aunque debía estarlo con creces por cuánto representó su huella en el destino de Cuba, de América Latina, del mundo. La historia universal tiene en él, en su Patria, capítulos ineludibles.

El gran poeta argentino Juan Gelman dijo que Fidel es un país. Sí, y también un universo, un cosmos, una galaxia inextricable; el concepto de hacer bien para llegar a lo eterno, un viajero del tiempo con la capacidad de post-ver, como hubiera dicho con su verbo único alguien quien tanto lo admiraba como Raúl Roa.

Pero, además, padre preocupado por el camino de sus hijos, en toda circunstancia; una persona entregada irrenunciablemente a los suyos; alguien quien siempre puso su pecho a las balas por proteger a su tropa.

Un ejemplo eterno, de humanidad, ética, laboriosidad, solidaridad, valentía y amor a la Patria, a quien tendremos a nuestro lado tanto hoy 25 de noviembre, aniversario cuarto de su desaparición física, como siempre en el futuro de una Cuba digna, nunca rendida a merced de los extraños.

Julio Martínez Molina

Julio Martínez Molina

Licenciado en Periodismo por la Universidad de La Habana. Periodista del diario 5 de Septiembre y crítico audiovisual. Miembro de la UPEC, la UNEAC, la FIPRESCI y la Asociación Cubana de la Crítica Cinematográfica

2 Comentarios en “Fidel: Un país, un cosmos, un sentido de vivir

  • Avatar
    el 24 diciembre, 2020 a las 9:19 am
    Permalink

    Es muy reconfortante leer artículos de tanta valía como este, no ha exagerado en ningún detalle, solo nos ha recordado el valor de un hombre que para esta mujer es su energía vital y para muchos que conozco también, los sentimos vivo entre nosotros, sentimos su constante protección ante los enemigos de la Revolución.

    Respuesta
  • Avatar
    el 4 diciembre, 2020 a las 5:42 am
    Permalink

    ¡Qué admiración por Fidel y su legado¡. Que haya gente como usted fiel en su escrito y más personas en Cuba y en el mundo que defiendan la revolución de la dignidad, de los errores humanos, de los grandes aciertos es más que meritorio.
    Como dice ese lema, yo no hablaré mal de Cuba, la comprendo, la defiendo y la admiro a pesar de todo.
    Gracias por el articulo y que sepa que desde Madrid hay un «medio cubano» que les respeta y admira.
    Un abrazo solidario.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir