El estigma de la repetición

1
1538

Existen libros que ya has leído sin siquiera abrirlos, libros repetidos de alguna manera en las páginas de otros. De cualquier forma los temas siempre serán los mismos, solo muta el estilo y varían algunas palabras y los giros de las historias.

Con Hijos del polvo(Sed de Belleza, 2014) del joven periodista y escritor villaclareño José Ernesto Nováez la sensación de déjà vu no es transitoria, sino que persiste, se reconstruye. El primer cuentoLa sobrevida abre esa puerta que quizás se disipe un poco en otras narraciones, pero late como un recuerdo en mi mente cada vez que tránsito hacia otro de los seis cuentos restantes. Sería injusto suponer que cualquier otro lector pudiera sentir o decodificar los mensajes que trasmite el autor desde los mismos códigos que quien escribe ahora.

Este es un primer cuaderno de cuentos, un tanteo a ciegas del terreno cenagoso que es la literatura y en conjunto no ha sido un mal intento. El autor se debate por los laberínticos entramados de las técnicas literarias y sabe transitarlos sin mayores contratiempos. Emplea el dato escondido, los vasos comunicantes, hace cambios de narrador en sus tramas, construye diégesis narrativas verosímiles, personajes sólidos…pero ninguna obra ni esta, a pesar de la perfección estilística de Nováez,es indemne.

La sobrevida ahonda y perpetúa la idea que somos producto de nuestro tiempo y del entorno que nos circunda. Un adolescente necesita demostrar mediante acciones su valía y enfrentar radicalmente su realidad. La muerte es la primera opción, la muerte del otro, no la propia, el asesinato. Un amor no correspondido y un padre alcohólico no labran otro destino porque como dijera el narrador: “Sí, matar a un hombre era muy fácil”.Portada del libro Los hijos del polvo (2)

Y si recorremos las historias que para nosotros ha tejido Nováez chocamos con la tristeza de frente, la misma que nos mira desde los rincones más sucios de la angustia de las hermanas del brigadier Leocadio Montoya, desde la necesidad de persecución del asesino del Moro, desde la repulsión del inútil boxeador que ya no lanzará más golpes, desde el fuerte construido por un niño, desde la tormenta que habita en el interior de un personaje X.

Solo dos cuentos se revelan de ese estigma de repetición infinita: La muerte del brigadier Leocadio Montoya y La soledad vertebrada. El resto cede el paso, te abre puertas para que huyas a otras obras. En el primero desde las voces yuxtapuestas de varios narradores: uno personaje, un omnisciente, uno en segunda persona del presente y de nuevo la primera persona. Las diferencias de ritmo marcan con agudeza, y describen la pérdida del hermano mambí, su significación sentimental y psíquica para cada una de las hermanas, incluso para la prudente, para la que se queda.

La soledad vertebrada yace bajo un velo casi imperceptible de realismo mágico. Presenta la vejez desde la arista misma de la soledad. Mientras el protagónico presiente la llegada de la tormenta. El autor describe las montañas de libros que pueblan el piso del estudio, los sesenta años de sedienta lectura, los cinco mil volúmenes, la antigüedad de muchos, el exotismo de otros.Un templo del conocimiento que será destruido por la añoranza, por la desidia que se esconde tras de ella.

El viejo, el personaje, deambula por los pasillos de su vetusto domicilio, inmerso en la desdicha de estar solo hasta que encuentra a Vera, la olvidada. Ella toma forma con la tormenta, se desnuda, lo invita y entre gemidos la ventisca, la lluvia y la soledad destruyen los sesenta años de sedienta lectura, los cinco mil volúmenes, la antigüedad, el exotismo.

Nováez ha escrito un libro triste y no se precisan muchas palabras para decirlo.

1 Comentario

  1. En el plano literario se tiende casi siempre a la repetición; por eso uno de sus fenómenos más estudiados en los últimos tiempos se llama “Intertextualidad”, el cual, la periodista debe conocer muy bien. Es un concepto que nos trae muchísima polémica, y que, en última instancia, va mucho más allá de lo propiamente literario. Por supuesto, el público desconocedor pasa por alto el fenómeno muchas veces. Por eso creo valedera su crítica: de algún modo está usted hablando allí del citado fenómeno tanto en su variante genérica como en otras.
    De todos modos, esas “otras obras” a las que supuestamente habrá que huir, estoy seguro que también se apoyarán en cánones y nombres literarios antaño utilizados (repetidos).

Dejar respuesta