Carmucha y el orgullo de ser juez lego

A sus 79 años se muestra vital y lúcida y con una memoria prodigiosa. Impresiona la capacidad de recordar cada detalle, aun cuando esté alejado en el tiempo. La conmino pues, a que nos adentre en su labor en predios judiciales. ¿Las funciones? juez lego por ¡42 años!

Carmucha, inscripta como María del Carmen Ferrer Castañedo, es una mujer de baja estatura y pelo blanco; pero también una apasionada de su responsabilidad en el sistema de tribunales de Cienfuegos.

¿Cómo se convirtió en juez lego?

“Un día me llama Emelina Rivas, del Secretariado de la Federación de Mujeres Cubanas y me comunica de mi propuesta como juez lego; yo le respondí que no sabía nada de eso, pues todo el tiempo me había desempeñado como económica; sin embargo, ella me convenció de que recibiríamos preparación y acepté.  Esa ha sido la designación más maravillosa de mi vida”, dice visiblemente emocionada.

Al rememorar sus inicios, Carmucha es prolija y se detiene como para no dejar ningún detalle: “Cuando comencé, las vistas se hacían en el local ocupado ahora por el restaurante 1819, sito en el Prado.  Las vistas eran sin togas y el secretario lo hacía todo en una máquina de escribir y tomaba cada elemento enunciado por el presidente del Tribunal. Luego de concluir las vistas se revisaba lo escrito, se discutía. Ahí aprendí el proceso de elaboración de las sentencias”.

Vino una etapa de movimiento constructivo en el local, mas ello no impidió la realización de actos judiciales: “Entre cemento, ladrillo y arena nos mantuvimos un tiempo; nos íbamos cambiando de lugar dentro del propio local, hasta el traslado para el Tribunal Municipal de Cienfuegos, ubicado en la Avenida 54 entre 61 y 63, y ahí me mantuve hasta el año 2000, cuando fui elegida, en iguales funciones, al Tribunal Provincial, donde aún me mantengo”, precisa.

Pero, ¿cuál es la función de un juez lego?

“En el momento de la vista judicial representamos los intereses del pueblo. En las discusiones posteriores para dictar la sentencia participamos igualmente. Los jueces legos no nos dedicamos profesionalmente a la labor judicial; ternemos nuestros trabajos, y aunque soy jubilada, coopero en la impartición de justicia en nombre de esa población”.

¿Alguna característica especial para asumir el desempeño como juez lego?

“Para ejercer como juez lego hay que ser revolucionario, tener moral y saber que va aplicar la justicia cabal, como tiene que ser, eso es lo principal, y además, el cumplimiento en el período en que seas convocado.

“Nunca dejé mi trabajo en Servicios Portuarios (laboró allí por 50 años) y entre vista y vista pues hacía lo mío, nunca dejaba mi calculadora y los libros de contabilidad”.

La capacitación, ¿la considera clave para el buen trabajo?

“Muy importante resulta la preparación. Recuerdo jornadas muy intensas en las cuales nos preparábamos. Venían compañeros de toda la provincia, y no solo recibíamos argumentos del ámbito judicial, sino de la situación del país en cada momento. Recomiendo, en la medida de lo posible, esa práctica sea retomada, pues permite multiplicar el intercambio y dotar al personal de mayor conocimiento. Cuando yo comencé no sabía nada de leyes; los jueces profesionales enseñan mucho, pero también el interés personal es muy importante”.

¿Qué es para usted el Tribunal?

“Los compañeros del Tribunal son mi familia”, asegura Carmucha. “Tengo muchas historias ahí, juicios inolvidables.

“Yo me siento muy orgullosa de ser juez lego y quiero muchísimo a quienes laboran en el Tribunal Provincial. Los llamo con frecuencia, celebramos las fechas significativas, los cumpleaños colectivos. Algunos van cuando les corresponde, pero yo voy siempre, incluso pertenezco al sindicato de allí.

¿Qué recomienda para un buen desempeño como juez lego?

“Que no tengan miedo; es muy bonito y te sientes útil a la sociedad, y cuando aceptas ser juez lego es para cumplir: el día, la hora, el tiempo necesario. Eres juez lego y te debes al Tribunal”.

Así —a manera de consejos para quienes pueden ser seleccionados para impartir justicia en nombre del pueblo— despido mi diálogo con Carmucha, una mujer combatiente de Playa Girón, pero también una apasionada de su quehacer en el sistema de tribunales de Cienfuegos como juez lego, de lo cual siente un inmenso orgullo.

Artículos relacionados

Tay Beatriz Toscano Jerez

Periodista.

Un Comentario en “Carmucha y el orgullo de ser juez lego

  • el 6 diciembre, 2021 a las 5:10 pm
    Permalink

    Gracias por su publicación, me sirvió para un trabajo de jueces lego para la escuela

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir