Calmante natural llamado lavanda

La lavanda es una planta medicinal muy versátil. La misma puede ser usada para tratar varios tipos de problemas como la ansiedad, depresión, mala digestión o incluso piquetes de insecto en la piel, debido a sus propiedades relajantes, calmantes, antiespasmódicas, analgésicas y antidepresivas.

Si bien su aroma inconfundible la ha convertido en la joya por excelencia de la aromaterapia, resultan mucho más apreciables las cualidades para el tratamiento de no pocas afecciones a los sistemas nervioso central y digestivo, así como regeneradora de tejidos, entre otros muchos beneficios para la salud humana.

Flores del cielo

Desde el punto de vista etimológico, lavandula es el nombre genérico que se derivaría del francés antiguo lavandre y en última instancia del griego λανω a través del latín lǎvo, lǎvātum, -āre, lavar, limpiar, refiriéndose al uso de infusiones de las plantas para el lavado.

Sin embargo, se ha sugerido que esta explicación puede ser errónea, y que la denominación podría derivarse del latín līvěo, -ēre, azulado, definición mucho más plausible, entre otras razones porque se refiere al color habitual de las flores de dichas plantas. Por otra parte, tampoco existe constancia de que en la antigüedad se bañasen con ella.

En definitiva, en lo que sí se han puesto de acuerdo especialistas y botánicos es que la lavanda pertenece a la familia de las lamiáceas, y agrupa unas sesenta especies conocidas, y taxones infra-específicos aceptados de los algo más de 200 descritos. Se las conoce como lavanda, alhucema, espliego o cantueso, entre otros muchos nombres comunes.

Son plantas sufruticosas, perennes de tallos de sección cuadrangular, generalmente muy foliosos en la parte inferior, con hojas de estrechamente lanceoladas a anchamente elípticas, enteras, dentadas o varias veces divididas, con pelos simples, ramificados y glandulíferos.

La inflorescencia es espiciforme, formada por verticilastros más o menos próximos, con frecuencia con largos escapos. Las brácteas son diferentes de las hojas, frecuentemente coloreadas, las superiores, a veces, muy diferentes y sobresalientes en penacho o corona.

Su distribución geográfica es amplia y comprende desde la región macaronésica, por toda la cuenca mediterránea, y, de manera dispersa, por la mitad Norte de África, la península arábiga y el sur de Asia hasta la India. Se han introducido unas cuantas especies, híbridos y cultivares en numerosos países para su cultivo intensivo destinado esencialmente a su destilación.

Realmente resulta un regalo de la naturaleza a la vista un campo plantado de lavanda/ Foto tomada de Internet

Al ser un arbusto silvestre, es una planta de carácter rústico que no requerirá mucho de nuestra parte para florecer en los meses de verano. Resulta importante saber, incluso, que es capaz de crecer en zonas rocosas y a pleno sol, por lo que esto nos da una buena pista de sus pocas necesidades.

Eso sí, la lavanda no solo necesita un sustrato alcalino (o, lo que es lo mismo, con un ph elevado) sino que, además, es fundamental para su correcto crecimiento. En caso de que nuestro suelo sea ácido, tendremos que compensar esa característica con un sustrato específico (que tendremos que aplicar de manera recurrente) o, incluso, añadiendo cal para elevar el ph.

Además de hacer que la hierba disponga de este tipo de sustrato para crecer, resulta esencial que cuente con un buen drenaje. Para ello, lo ideal puede ser que le procuremos un suelo arenoso (que facilite la evacuación de agua, evitando que haya cualquier rastro de humedad). Este aspecto es especialmente importante, ya que las raíces no toleran los encharcamientos en ninguna estación del año pero, especialmente en invierno (época en la que un exceso de agua en esas edtructuras puede congelarlas y matar al vegetal).

Debe tenerse en cuenta la necesidad de que la planta reciba sol directo al menos durante seis horas diarias. Una buena razón para evitar, si la plantamos en tierra, que esté próxima a árboles que puedan robarle luminosidad.

Más allá del aroma

Sin lugar a dudas, tal vez la lavanda haya sido más conocida y famosa en el mundo como materia prima para elaborar perfumes y aguas de colonia. También en el uso destinado a perfumar y ahuyentar los insectos de armarios y cajones, en los que se coloca un saquito con sus flores. Estas partes devienen ambientador natural. Un tónico de ella, combinado con aloe vera, reporta cualidades refrescantes, limpiadoras y tonificantes o un exfoliante natural para suavizar la piel del cuerpo.

Empero, las propiedades medicinales de la planta van mucho más allá que su aroma. Luego, posee infinidad de usos en lo que se destaca su aplicación como analgésico, regenerador celular, sedante; atenúa los síntomas de las gripes y refriados… siempre empleando el aceite esencial que se extrae de la planta.

Mas, sobre todo, tiene gran poder antiséptico. En una quemadura reciente, por ejemplo, ayuda a prevenir la aparición de ampollas, así como a restablecer los tejidos. En el caso de las heridas, desinfecta al instante evitando consecuencias posteriores. Puede utilizarse, además, como antiinflamatorio, en particular para el tratamiento de procesos de reuma o artritis, ya que la lavanda ayuda a relajarse y calmar el dolor.

De la farmacopea popular

Como se ha detallado, la lavanda tiene múltiples usos y beneficios. Existen solo dos formas de utilización en infusión: té o gotas preparadas. En la primera variante sirve para aliviar síntomas emocionales como el estrés, la ansiedad y el insomnio; en el caso de las segunda, es aconsejable para el tratamiento de la hipertensión, mejor funcionamiento del sistema nervioso y lograr buenas digestiones.

El aceite esencial de la lavanda tiene gran aplicación en la industria del perfume y en el campo de la medicina/ Foto tomada de Internet

Los lavados con lavanda ayudan en gran medida a la eliminación de bacterias como la trichomona, infecciones vaginales, flujo vaginal y candidiasis, entre otros.

Según los expertos, los aceites esenciales, en fricción, constituyen excelentes aliados a fin de aliviar el dolor lumbar, torticolis, además de los dolores de cabeza y de los pies. En tanto, enjuagues de solución con esas propias esencias en el cuero cabelludo pueden frenar la pérdida del cabello.

Según noticias recientes y como dato curioso les comparto: los cultivadores de lavanda en Francia, dependientes del turismo para la venta de sus productos especializados, han visto languidecer su negocio a consecuencia del impacto del coronavirus en la llamada industria del ocio.

Armando Sáez Chávez

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

4 Comentarios en “Calmante natural llamado lavanda

  • Avatar
    el 24 septiembre, 2020 a las 4:08 am
    Permalink

    en marruecos la tenemos mucho y yo particularmente la utilizo mucho para el dolor de cabeza

    Respuesta
  • Avatar
    el 20 septiembre, 2020 a las 3:28 pm
    Permalink

    Bueno y en que parte de Cuba encontramos esta planta

    Respuesta
  • Avatar
    el 19 septiembre, 2020 a las 7:38 pm
    Permalink

    Alguien puede ayudarme y decirme donde puedo encontrar lavanda para sembrar por favor o decirme si es que se vende en algún lugar de Cienfuegos gracias espero respuesta

    Respuesta
    • Avatar
      el 19 septiembre, 2020 a las 7:41 pm
      Permalink

      Alguien puede explicarme de que parte se hace el cocimiento para calmar la ansiedad flor, tallo, hojas por favor alguien que me explique gracias

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir