¡Ay Pánfilo, lo del pan es pa’ morirse!
lun. Dic 9th, 2019

¡Ay Pánfilo, lo del pan es pa’ morirse!

Comparados con el “pancito” de Consuelo, los de esta imagen ilustrativa resultarían aventajados gigantes junto al Pulgarcito de masa y levadura elaborado en la panadería de Buenavista. /Foto: tomada del periódico Ahora

Comparados con el “pancito” de Consuelo, los de esta imagen ilustrativa resultarían aventajados gigantes junto al Pulgarcito de masa y levadura elaborado en la panadería de Buenavista. /Foto: tomada del periódico Ahora

Si el viejo Pánfilo se hubiera tropezado otra vez con una situación como la de Consuelo Díaz, el hilo del que cuelga su corazón no hubiese aguantado el disgusto. Imagínense que esta vecina del reparto Buenavista, en la ciudad de Cienfuegos, llegó resuelta a comprar “el pan nuestro de cada día” y resulta que le vendieron un “pancito”.

Ella no podía creerlo, la pobre, y quiso hacer honor a su nombre y buscar consuelo, pero era tal la desvergüenza y ya tantas veces lo mismo, que hizo saber de su queja a “Mazzantini el torero”: “en la panadería de Buenavista todos los días venden el pan sin el peso requerido”.

Con suerte fue escuchada. La queja de Consuelo llegó a los oídos precisos y, posiblemente en menos de lo que ella esperaba, la Empresa Provincial de la Industria Alimentaria (EPIA) en Cienfuegos se alistó a emitir una respuesta. Les cuento: el pan por el cual se quejaba nuestra protagonista estaba en el rango entre los 25 y 30 gramos (g), cuando debía pesar 80. ¡Aquello era un caramelito!

Las consideraciones de Magalys Torres Abreus, directora de la EPIA, no dejaron lugar a dudas. Tras una acción de muestreo a la susodicha panadería, se estaban “violando gravemente todos los procesos productivos referidos al gramaje del pan a la población”, deficiencias en las que convinieron la administradora del establecimiento y el maestro panadero.

Lea también: Tocar el pan, con amor y esperanza

Como medidas de compensación a las personas afectadas, se decidió, en primera instancia, resarcir tales molestias con “la entrega de dos raciones de pan por consumidor” y “aplicar el correctivo disciplinario correspondiente, atendiendo a la gravedad de los hechos”, muy disparatados por cierto.

Luego de los análisis administrativos requeridos, la EPIA en Cienfuegos tomó cartas en el asunto y resolvió la separación definitiva de la administradora de la panadería de Buenavista del cargo que ejerce y lo mismo para el maestro panadero, ahora sujeto a un cambio de plaza con menor remuneración. Historia para abochornarse y botón de muestra de similares inquietudes, que incumben el pesaje del pan y de otros muchos productos.

No es la primera vez que el tema ocupa un espacio en este periódico, ya casi un mimado en la prensa. En uno de esos acercamientos, lo apuntábamos: “lo del pan parece el cuento de nunca acabar y la solución no llega ni empujándola”.

Entonces, directivos, administradores y especialistas, esgrimieron mil excusas: que si “la mala calidad de las materias primas”, “la precariedad tecnológica”; sin reparar en la necesidad de un control sistemático sobre estas unidades, en aras de evitar episodios tan risibles y de lastimosas consecuencias. Pero quién sabe, a lo mejor ahora, tras la pública experiencia de Consuelo, otros vecinos encuentren, en el sentimiento que clama su nombre, remedio para la desazón.

Noticias relacionadas
Share

3 comentarios en “¡Ay Pánfilo, lo del pan es pa’ morirse!

  1. Cuando leo artículos como este recuerdo a mi vecino Angelito que siempre se quejaba de la mala calidad del pan en las asambleas del delegado. En una de ellas otro vecino le dijo cuando lo vio solicitar la palabra : ¨,Qué Angelito, vuelves con lo del pan?¨, y este le respondió: ¨Noooo, ya esa batalla la ganaron los panaderos¨.

  2. Por favor revisar la panadería de San Carlos que el pan tiene cero gramaje pues el de 0.80 bien bien se puede guardar en el bolsillo
    de lo pequeño y nadie lo ve tampoco sábado por sábado compro el pan del desayuno de mis niños y cada sábado es mas pequeño, y mas los compradores y revendedores de pan en esa panadería, ya no existe respeto para los trabajadores ni la pobalción que vergüenza otros se enriquecen de la propia explotación de sus semejantes ,y la dirección donde esta……

  3. Por fin, cansados de tanto maltrato y de plantearlo en reuniones con la delegada del barrio los habitantes prefirieron dejar de reclamar, pero todo llega y siempre existe alguien que no se calla y ahi esta, demostrado las violaciones que se vienen cometiendo hace mucho tiempo pero me gustaria saber como se hizo el analisis, si se violaba el peso a tal nivel, se perdia sin control un 60% del producto, y donde fue a parar, es que los dirigentes no analizaron eso, todo fue tan emergente o superfici

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share