Historia de una obra inacabada

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 23 segundos

El acabado, trunco, de la urbanización de varias cuadras de la calle Dorticós, en la ciudad de Cienfuegos, pudiera parecer ahora, en medio de tantos problemas que tiene la provincia y el país, un asunto menor.

Y, ciertamente, esa obra constructiva — a medias desde el pasado año— no tiene para la población el impacto de servicios básicos como la energía o la alimentación, por ejemplo.

Sin embargo, más allá de esa mirada desde la perspectiva de lo urgente, el abandono o pausa casi eterna de las labores en las cuadras que bordean la Piscina Olímpica y la Pista de Atletismo “Rosendo Brunet”, deviene dolorosa lección de indolencia, y confirma esa popular frase, acuñada por los cubanos ante nuestra recurrente poca sistematicidad en obras, servicios o proyectos: la falta de “fijador”.

Esta comentarista denunció, en las páginas de este propio periódico y en un contexto sanitario complejísimo, durante el alza de dengue de años anteriores, el escenario insalubre de la calle de Dorticós en el tramo señalado (a lo largo de la cerca perimetral la Piscina y la Pista de Atletismo).

El muro que bordea la calle por el lateral de la Pista no fue terminado, y una parte se derrumbó.

Tiempo después de aquellos artículos (el último publicado sobre el tema data exactamente del 20 de agosto de 2022), comenzó una apreciable transformación en el lugar para beneplácito de este medio de prensa, pues se trataba de la solución del problema expuesto.

Los salideros se corrigieron, se comenzó a recoger la basura y la infraestructura deteriorada de ese tramo de la vía comenzó a subsanarse, con asfalto incluido. Comenzó, sí, pero nunca se terminó.

Ante muros aún sin edificar, contenes sin asfaltar, registros y drenajes destapados y una acera con visibles desniveles, 5 de Septiembre dialogó con vecinos del lugar.

“En la urbanización de la calle no se trabaja desde el año pasado, dejaron los muros sin el repello, en otra porción nunca los levantaron, y los contenes en parte del tramo no están terminados, ni asfaltados, en ellos crece la hierba o se acumula basura”, refiere un morador de la zona, entrevistado para este material periodístico.

Los contenes no están terminados, ni asfaltados, en ellos crece la hierba.

Otra vecina narra cómo un pedazo del muro recién construido sufrió un derrumbe: “fue durante lluvias intensas a fines del año pasado, ni siquiera lo habían terminado y con el agua se cayó, sobre las tres de la madrugada, lo recuerdo bien”, comenta, mientras expone la conjetura de que, tras tanto tiempo sin corregir los problemas de la obra, “ésta seguramente se dio por terminada, y no lo está”.

Ya lo decíamos antes: se conjugan aquí indolencia, falta de “fijador”, y también escasa cultura del detalle, pero no toda la responsabilidad recae en las empresas u organismos implicados en la reanimación de la arteria citadina. El efecto nocivo de la indisciplina social es visible en el panorama, aún insalubre, de ese sitio. Parecieran en otro idioma los carteles que instan allí a no arrojar basura. Esta última continúa como una penuria crónica de esas cuadras cienfuegueras.

En los registros, destapados, se empoza el agua
En los registros, destapados, se empoza el agua

“También en la intersección de Dorticós e Industria, la caída de un árbol promovió la acera, la levantó, y con ella al contén. El aumento de nivel provoca que el agua no corra, y sobreviene su empozamiento y la suciedad. Eso tampoco fue arreglado”, agrega un habitante de las casas circundantes.

Vista hace fe, y estos ojos constataron, con satisfacción, el comienzo de la fundición de la acera, la solución al salidero que bañaba calle abajo toda la zona, el asfaltado — por cierto, muy necesario en muchísimas otras arterias de la Perla del Sur— pero también aprecian, tal y como narran los testimonios aquí reflejados, la ausencia de los trabajos de terminación en esa, una vía que, de continuar a medias, bien podría inscribirse en la historia de esta urbe como una obra penosamente inacabada.

Visitas: 273

5 Comentarios en “Historia de una obra inacabada

  • el 2 abril, 2024 a las 11:15 am
    Permalink

    Angel, soy parte del pueblo y creo que si fueramos un poco responsables la ciudad no estaria como esta ,un ejemplo en San Lazaro ubicaron un contenedor para la basura y desechos solidos y somos tan buenos que los depositamos fuera de este para que comunales los recoja y los eche dentro.

    Respuesta
  • el 30 marzo, 2024 a las 6:13 pm
    Permalink

    Muy buen reportaje de 5 de Septiembre. Por falta de críticas de este periódico no es que no se van a resolver los problemas, el problema está en que lean y resuelvan lo criticado.

    Respuesta
  • el 29 marzo, 2024 a las 2:10 pm
    Permalink

    Una verdadera suciedad ese tramo de calle a pesar de contar con buen asfalto,otra historia que durò años en concluir.Basura por doquiera,asi está ese espacio.Vecinos,comunales ¿Que hacen?

    Respuesta
  • el 29 marzo, 2024 a las 9:53 am
    Permalink

    Ese tramo del fondo de la pista a la calle Dorticós está pujando fuerte por ubicarse en el podio de las calles más cochinas de Cienfuegos. No niego que los trabajos de pésima calidad realizados allí hayan podido contribuir a tal estado de cosas, pero una cuota grande de responsabilidad le toca a los vecinos, tanto por si son ellos los que vierten, como si permiten que otros lo hagan.

    Respuesta
    • el 30 marzo, 2024 a las 11:50 pm
      Permalink

      Amigo yo creo que a usted le deben pagar por echarle la culpa al pueblo del desorden y por justificar la falta de responsabilidad con los que deben planificar y supervisar la ejecucion y terminacion de los trabajos estatales, en que barrio usted vive porque aquí viene gente de todos lados a echar basura y si usted le llama la atención le faltan el respeto, de todas formas hacen lo que le da la gana cuando por el trabajo o por atender nuestros problemas no los vemos y no hay autoridad que controle eso como antes aunque se denuncie.
      De lo que paso con la construcción prefiero no hablar los que participaron en esto saben lo que hicieron y que importa ellos no lo van a pagar

      Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *