Frank Delgado: canciones que trascienden en el tiempo

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 46 segundos

El concierto programado inició justo una hora antes de la medianoche en la Sala Ateneo del Teatro Tomás Terry. Este espacio emblemático se convirtió en punto de encuentro de varias generaciones de cienfuegueros, quienes fueron testigos de la música del destacado trovador cubano Frank Delgado.

Al tocar su guitarra eléctrica Frank, arrancó el recital con una andanada de aplausos que inundaron el cálido ambiente nocturno del espacio cultural, por ser él un trovador auténtico y carismático, con un agudo sentido del humor. El escenario, iluminado sutilmente, presagiaba la presentación de un artista de todos los tiempos.

Foto: Enmanuel Güell

Con su inconfundible voz, la bandera cubana a la izquierda de su instrumento de cuerdas y su característica vestimenta negra, estableció una conexión única con el público. Juntos interpretaron canciones como Mi mapa, Carta a Santa Claus, Casanova, La otra orilla, Loco por ti, Cuando se vaya la luz mi negra, entre otras, que plasmaron las experiencias del trovador.

“Ustedes pidan que yo complazco” — les dijo a los presentes, con total disposición a satisfacer las peticiones del público.

Durante casi dos horas, Frank Delgado deleitó al público con su música, escrita desde sus reflexiones cotidianas o sus apasionadas inquietudes. El concierto culminó de manera acústica, entre luces de celulares y el popular estribillo: Quiero que me cantes un blues, antes que vuelva la luz.

Visitas: 71

Miguel Adrián Rodríguez Pérez

Comunicador de Abreus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *