En Cienfuegos, Tiembla el Ogaden, libro imprescindible sobre la guerra en Etiopía

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 36 segundos

El libro Tiembla el Ogaden de los coroneles de la Reserva José Aroche Pacheco y Venancio Ávila Guerrero, fue presentado por sus autores y directivos de la Casa Editorial Verde Olivo en un emotivo encuentro que tuvo por escenario el teatro del Estado Mayor de la Región Militar Cienfuegos.

Al decir de la editora del título, Olivia Diago Izquierdo, la obra constituye una valiosa fuente para beber de la historia de ese glorioso pasaje que constituyó la misión militar internacionalista para liberar al pueblo etiope de las huestes invasoras de Somalia, cuya operación, denominada por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz “Protesta de Baraguá”, se prolongó por más de una década.

Diago Izquierdo le atribuyó particular importancia a la recopilación de los testimonios recogidos en las 331 páginas, el hecho de que los autores fueran protagonistas también de la heroica acción. El santiaguero Aroche Pacheco, devenido cienfueguero por adopción, era jefe del Segundo Batallón de tanques y posteriormente estuvo al frente de la Tercera Brigada de esa fuerza; en tanto, el habanero Ávila Guerrero se desempeñó como jefe del Estado Mayor del propio mando.

Sin lugar a dudas, y en ello coinciden todos los que intervinieron en la presentación Tiembla el Ogaden es un digno homenaje al valor, patriotismo y la gloria de aquellos valerosos combatientes que, a miles de kilómetros de su tierra natal desafiaron “caminos desconocidos e inciertos, desérticos y bajo una lluvia obstinada o un calor sofocante, condiciones topográficas muy adversas, además de afrontar el constante peligro del bien pertrechado y numeroso enemigo, unido al desvelo por las muchas horas sin dormir para luego regresar, al fin, con la enorme satisfacción del deber cumplido.

Fue estremecedora la intervención de la viuda del mártir de la gesta, el cienfueguero Andrés Borroto Madrigal./ Foto: Armando Sáez.

Al mismo tiempo, según las palabras del general de brigada de la Reserva Miguel Lorente León, prologuista del libro y también protagonista de los hechos, entre anécdotas, testimonios y reflexiones quedan manifiestas en estas páginas las cualidades del estratega militar, artífice principal de la victoria de Ogaden y otras muchas acciones, el Comandante en Jefe, quien supo dirigir magistralmente las tropas combinadas de las fuerzas blindadas, la aviación, la artillería, la retaguardia, incluyendo los servicios médicos en campaña.

El destacado oficial de la Reserva insistió en la necesidad de que las nuevas generaciones tengan en sus manos y se nutran de vivencias como las narradas en este manantial de historia, porque, recordó, “el internacionalismo es la más elevada expresión de la nobleza del corazón”, y esos conceptos presentes pueden ser savia nutricia para consagrar nuestra existencia, sentenció.

Lorente León resaltó los méritos personales, revolucionarios y profesionales del arte militar de los coroneles José Aroche Pacheco y Venancio Ávila Guerrero. El primero incorporado desde muy joven al Ejército Rebelde cuando con apenas 18 años ingresó al Tercer Frente Oriental bajo las órdenes del Comandante Juan Almeida Bosque; en tanto, el capitalino tuvo una destaca participación en la Lucha Contra Bandidos en el Escambray.

Ambos oficiales fueron fundadores de las fuerzas blindadas de las FAR, según reza en el reverso de la portada del volumen, cuyos conocimientos y dominio de la técnica estuvieron avalados por sus estudios en Cuba y el extranjero, con una promoción gradual en la cadena de mando. Ambos cumplieron honrosas misiones internacionalistas en Etiopía y Angola, y ahora se unieron para ser coautores del libro Tiembla el Ogaden después de recorrer la Isla de oriente a occidente para recoger valiosos testimonio de quienes protagonizaron aquella proeza.

Momento muy emotivo y de particular evocación para los presentes resultó la intervención de Isabel Cristina Mesa Pino, viuda del tanquista cienfueguero Andrés Borroto Madrigal, caído en combate en tierras etíopes. “Rememoro ahora, dijo, la letra de la canción Por amor; uno de los principios y valores de nuestro sistema es la solidaridad, que no es más que amor. Cuando perdí a mi esposo yo era técnico de laboratorio y me hice médico y cumplí misiones internacionalistas porque me quise parecer a aquel que fue y no regresó, y lo hice por amor”.

Junto a protagonistas de la epopeya y familiares de los caídos en la misma estuvieron, además, el general de brigada, Lázaro Cañada Rodríguez, jefe de la Región Militar Cienfuegos, el coronel (r) Roque Ernesto Garrigó Andreu, director de la Casa Editorial Verde Olivo, y Roberto Carles Albanés, Presidente de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana en la provincia, además de otros oficiales y trabajadores civiles de la Defensa.

Portada del libro./ Foto: Armando Sáez.

Visitas: 38

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *