¿El cuadro idóneo existe?

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 14 segundos

Estudiar e investigar historia posibilita, a quien lo hace, poseer un nivel abarcador de interpretación social no concurrente en otras miradas. Para nadie es un secreto, la desfavorable realidad internacional actual reinante en el mundo, a la cual nuestro pequeño Archipiélago bloqueado no escapa.

El bloqueo sí existe y sí hace daño, para los que piensen lo contrario, tanto Cuba como los Estados Unidos de América, experimentan por su aplicación pérdidas por disimiles conceptos, con la diferencia de que la Mayor de las Antillas, ha llevado durante décadas el costo mayor.

Cierto es también, que en ocasiones se toman decisiones fuera de toda lógica, de contexto, no atemperadas a la realidad actual del cubano de a pie. Es por ello, que en la actualidad se precisa de cuadros, a todos los niveles y estructuras, más identificados con las problemáticas que en la práctica enfrenta el pueblo.

El decisor debe tener claridad de sus funciones y convencimiento total y absoluto que es ante todo un servidor público. Por lo tanto, cada decisión que tome detrás de su buró o en el asiento delantero de su vehículo asignado, debe ir encaminada a cumplir ese objetivo.

Ante esta realidad, se impone un cuadro más activo, humano, creativo y sensible. Así pude percibirlo la semana pasada, en la Agencia 4831 de BANDEC, popularmente conocido como el Banco de la calle San Carlos. Me personé allí temprano en la mañana para una gestión relacionada con mi tarjeta de salario. Antes de solicitar el último para lo que necesitaba realizar, me acerqué a la puerta para preguntar el servicio al cual debía acudir y así sumarme a la cola.

Sin embargo, para mi sorpresa, junto a los porteros se encontraba una dama esbelta, bien maquillada, que con voz dulce y sonrisa en sus labios regalaba a todo el que a ella se le dirigía los buenos días. Después de escuchar les explicaba que hacer con su problema, mientras en persona ordenaba, según lo establecido, la entrada al banco y el acceso a sus diferentes servicios.

Me acerqué a ella y le plantee mi situación, la cual hubiese tenido solución por el Transfermovil si mi tarjeta de salario se hubiese expedido después del 2020. Causa por la cual, tuve que recurrir a su atención dos veces en la misma puerta. Me explicó entonces, que mi trámite se conducía por el área de Banca Personal, la cual estaba bastante complicada.

No obstante, después de explicarme me hizo una señal con sus dedos, esa que en buen cubano entendemos como dame un chance. Al rato el portero me llamó, me hizo pasar y me sentó en el salón. Ni corto, ni perezoso comencé a aplicar mis conocimientos mientras esperaba y convertía, antropológicamente hablando, una hoja que llevaba en mi bitácora de campo, mientras a través de la observación participante escribía en ella todo lo que aquí hoy les muestro.

Entretenido escribiendo estaba cuando el portero me avisó y me condujo a una oficina. Mayor fue mi sorpresa al encontrarme detrás de aquel escritorio a la dama antes descrita, la cual terminó siendo nada más y nada menos que la Directora de aquella sucursal bancaria.

Eran pasadas las diez de la mañana y la máxima responsable de aquella institución no acudió a su puesto hasta que no despejó la atención al pueblo, a las empresas que ahí acuden y no se cercioró de la normalidad reinante. Hizo un tiempo desde su computadora para ofrecerme el dato que necesitaba.

Luego de ello, vinieron las presentaciones y la conversación. Nuestra Directora es máster en Ciencias por la Universidad sureña, y aspira a poder concluir estudios doctorales. Mujer sencilla que no escapa a la cotidianidad del día a día, posiblemente madre y esposa, lo cual le da un valor agregado como dirigente. Creo que el análisis se desprende por sí solo. Ahora le hago honor a Reinaldo Taladrid para que usted saque sus propias conclusiones de si a pesar de todas las limitaciones que enfrentamos ¿el cuadro idóneo existe?

Visitas: 44

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *