Alejandro y sus Ónix, 30 años regalando buena música cubana

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 5 minutos, 8 segundos

La agrupación de música popular bailable Alejandro y sus Ónix, ha acumulado a lo largo de estos años una gran cantidad de premios y reconocimientos. A ello se suma sus presentaciones en importantes plazas bailables y eventos tanto en nuestro país como en la esfera internacional. Una orquesta que, pese a no haber tenido una mantenida promoción en los espacios de la televisión nacional, ha compartido escenario con las principales agrupaciones del país. Por este XXX aniversario procuré un acercamiento con su director y creador, el clarinetista, saxofonista, flautista, compositor, promotor y pedagogo Maestro Alejandro Sánchez Camp, para traer a los lectores la historia contada desde la voz de su principal artífice.

Alejandro Sánchez: “En el año 1993 fundé la agrupación Alejandro y sus Ónix, con los músicos Denis Espinosa y Luisito El Andarín, en las trompetas; en los trombones William Paredes y Emilio Sánchez; en el saxofón barítono estaba Orlandito Martínez; en el piano, Angelito Alonso; el bajo lo tocaba Lázaro Rivero, El Fino; como cantante tenía a Jivanny Sánchez; el bongosero era Wilfredo Machado, yo hacía coros y tocaba el güiro.

“El 3 de agosto de 1993, en plena tarima, me dijeron que había llegado la evaluación de nosotros con el Primer Nivel aprobado. Por eso, es la fecha que damos como fundacional. En el mes de octubre de ese mismo año, nos hablan de un festival nacional que se llamó Isidro Benítez y nos invitan a participar. Con un número que hizo Mario Gutiérrez, Te invito al Son, precioso, obtuvimos los premios de la ACDAM y el Isidro Benítez. Eso nos motivó mucho y a partir de ahí comenzó la historia profesional del grupo.

“Desde el primer momento tuvimos muy buena aceptación. En 1994, en el programa de la Televisión Nacional Mi salsa entre músicos quedamos como la Orquesta Novel del Año. En el 95 participamos en el programa Buscando un sonero y resultó el Sonero del Año uno de los cantantes de la agrupación, Jesús Bello, excelente como músico, sonero y persona. En esos momentos Rafaelito Lay, mi amigo hace muchos años, tenía problemas con los vocalistas de su agrupación y me pidió que le dejara uno de los míos. Juan Carlos Villegas tuvo la suerte y la dicha de entrar a la orquesta Aragón desde ese año hasta la fecha.

“Mi legado, a través de la agrupación, ha sido el hacer música cubana, afroantillana y caribeña. Podemos interpretar cualquier estilo de la música popular, porque alcanzamos un gran nivel dentro de la orquesta que nos permite montar temas de jazz, blues, standards de latin jazz, también muchas guarachas. Siempre he procurado una gran variedad de música cubana como chachachá, mambo, sones y hasta danzones. De los clásicos tradicionales cubanos estánLa Reyna Isabel, El bodeguero, Rico vacilón. Incluimos temas de otras regiones de la isla, donde predomina el oriente cubano. Entre los títulos de música latinoamericana y caribeña tengo montados Caballo viejo, Noche de ronda y otros. Hicimos un repertorio bastante amplio con todas estas piezas que llama mucho la atención al público.

“Desde el 93, con la fundación de NG la Banda, entra el furor de la salsa un poco más agresiva y comienza la etapa de la timba brava. Nosotros nos adaptamos también a esa sonoridad. Íbamos mucho a La Habana en esos años, participábamos múltiples veces en el Salón Rosado de la Tropical, las Casas de la Música, tuvimos la dicha de trabajar en la Plaza Roja de la Víbora, tocamos en los escenarios más importantes del momento, dentro de las primeras líneas. Eso nos ayudó mucho, porque nos fortaleció, nos enseñó y nos fue forjando.

“Obtuvimos lauros en festivales como el Salsa Clara, donde alcanzamos múltiples premios de interpretación y de la popularidad; en el Son de Cristal tenemos un Primer Premio. En lo que era el Cine Villa Clara, creamos el primer Palacio de la Salsa que se hizo en Cuba, en el año 94. Logré hacer en Santa Clara El Festival de la Lycra, que fue anterior al Festival Salsa Clara. Alternamos con cuanta orquesta de las llamadas de Primer Nivel hubo, como Bamboleo y Revé, estaba vivo el Maestro Elio en esos primeros momentos. Entre las orquestas orientales estuvo Pachy Naranjo; Los Karachi, una muy buena agrupación también. De las nuestras en la provincia estuvo la Aliamén, la Tropical Salsa, Guillermo y su Salsón. Algunas de estas orquestas comenzaron a extinguirse con el éxodo, pero nosotros hemos continuado trabajando.

Alejandro y sus Ónix

“En el año 2000 tuvimos la dicha de hacer un viaje al Festival de Ghana, bonito evento. En el 2002, nos seleccionaron para ir al Festival del Son y el Flamenco en España, algo increíble. Le dimos la vuelta desde Madrid hasta Cádiz. Allí trabajamos con Eva Griñán y el Quinteto Oriente, también con la Familia Valera Miranda. Nos dieron, gracias a la calidad y al repertorio tan cubano que se mostró en más de 18 ciudades, el Camarón de la Isla. Ese es el reconocimiento más importante que da Andalucía y la Confederación de Flamenco.

“En el año 2007 estuvimos en el Cervantino, en su 35 edición, uno de los Festivales más grandes de Las Américas que se realiza en México. Pensamos ir por tres días y estuvimos 12. Le dimos la vuelta a México. Entramos por Cancún y salimos por Baja California. Estuvimos en 10 repúblicas mexicanas.Los temas que llevábamos eran de música muy cubana y del repertorio mexicano también. Montamos piezas de los mayores representantes nuestros de todos los tiempos como Lilí Martínez, Arsenio Rodríguez e insertamos obras muy populares de Agustín Lara, Rafael Hernández, entre otros. Pasábamos por unas cuantas facetas de la música que al público le encantó. Interpretamos boleros, guarachas, música mexicana, sones, chachachá y gustó mucho.

“Después estuvimos en el Festival Internacional de la Canción y la Salsa, en 2008, que se hizo en Varadero. Ese fue otro momento significativo para Alejandro y sus Ónix. Fuimos seleccionados entre las agrupaciones que asistieron. De La Habana iban solamente Adalberto y su son y Los Van van; de las provincias Pachy Naranjo con la Original de Manzanillo y nosotros. En ese festival tuve la dicha de conocer a Andy Montañés y de compartir con todos los otros músicos, muchos que ya conocíamos de la Habana, de la época que estuvimos haciendo presentaciones bastante frecuentes en la capital.

“Con la agrupación hemos hecho varias giras nacionales. Fuimos desde la Punta de Maisí, hasta casi el Cabo de San Antonio. Gracias a eso el grupo se llegó a conocer. Desde el año 2012 entramos al Catálogo de Excelencia del Instituto Cubano de la Música y del Ministerio de Cultura. Creo que lo más importante en estos momentos es hacer música buena, tratar de alegrar al público, porque mil problemas tenemos todos”.

En 30 años los retos han sido muchos, pero uno de los más fuertes de vencer lo encontró Alejandro Sánchez en la etapa de la pandemia de Covid 19. Además de las pérdidas personales, varios integrantes de la agrupación no lograron vencer la enfermedad, como Nelson de las Mercedes Almenteros Finalé, Luis Manuel Cruz Otazo y Joel Andrade García. Se vivieron momentos extremadamente difíciles en todos los sentidos, pero afectó particularmente a los artistas relacionados con el público y los espectáculos. Muchas agrupaciones no pudieron continuar, pero Los Ónix renovaron sus fuerzas y volvieron a afianzarse dentro de la escena villaclareña, luego de que se estabilizara la situación en el país y reabrieran las puertas para las presentaciones en vivo. El maestro Sánchez logró nuevamente conformar su agrupación y volver a regalar buena música cubana al público villaclareño.

Alejandro y sus Ónix cuenta actualmente con una renovación en su nómina, que está integrada por talentosos músicos muy jóvenes, egresados todos de nuestro sistema especializado de la enseñanza artística, junto a los ya consagrados Emilio Sánchez, padre de la enseñanza del trombón en la provincia y Alejandro Sánchez, quien, además de la dirección y el timón de la agrupación, sigue siendo un maestro por excelencia de generaciones de músicos, tanto en el flanco popular, como en el de concierto.

La agrupación realizará varias presentaciones durante el mes de agosto, podrá el público disfrutarla el día 12, en el bailable de Ruedas de Casino, que auspicia el Centro de Cultura Comunitaria; el día 13 estarán en su peña del Centro Cultural El Mejunje; 18, 19 y 20, actuarán en el Festival Boleros de Oro. Alejandro Sánchez, es el director musical y general de este importante festival en la provincia de Villa Clara. Durante los días 24, 25, 26 y 27, tendrán una gira por varios municipios junto a la agrupación Yumurí y sus hermanos como parte de la iniciativa del promotor cultural Eliot Porta, llamada Conciertos Compartidos, donde se unen agrupaciones y solistas villaclareños y de La Habana. Harán el cierre del verano, como ya es habitual, en el Consejo Popular El Condado. En estos 30 años la agrupación de música popular bailable Alejandro y sus Ónix, han ganado un lugar en el corazón y la vida cultural del pueblo villaclareño.

Visitas: 81

Sandra M. Busto Marín

Licenciada en Música con perfil de flauta. Diplomada en Pedagogía y Psicología del Arte, Pedagogía Musical y Educación por el Arte. Máster en Arte. Todo en el Instituto Superior de Arte de La Habana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *