Al barrio en Cienfuegos, manos, corazón y voluntad

Compartir en

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 20 segundos

Dificultades acumuladas por largo tiempo en barrios de la capital cubana buscan luz en la actualidad a partir de un ambicioso programa de gobierno. Ministerios, empresas y organizaciones confluyen en las comunidades para transformar y, en la medida de lo posible, ofrecer tranquilidad y confort a la ciudadanía.

Esa intención cuenta con el seguimiento constante del primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y presidente de la República Miguel Díaz-Canel Bermúdez, el primer ministro y las altas autoridades del país.

Al mandatario lo hemos visto caminar las calles, dialogar con los vecinos y exigir cuando algo no se ha resuelto. Ha insistido también en la participación popular, en el sentido de pertenencia, en el protagonismo y en la necesidad de “arrancarle un pedacito al problema”, para que insatisfacciones recurrentes, dejen de ser motivo de malestar en aquellas zonas en las que, por múltiples razones, no se ha trabajado con ahínco.

Hace unos dos meses la experiencia llegó a la ciudad de Cienfuegos y desde entonces un “padrino” acompaña a cada consejo popular de la Perla del Sur. Entidades de ministerios como el de Agricultura, la Construcción, las Comunicaciones, el Turismo y el Grupo Azucarero Azcuba, acompañan las acciones en más de una treintena de barrios con las situaciones más complejas. Es por ello que durante las últimas semanas no se detienen las labores en áreas de Reina, Pueblo Griffo, La Esperanza o Lagunillas.

Sin embargo, el movimiento renovador no ha permeado, como se esperaba, la conciencia de las administraciones. En algunos sitios hay impulso y avance, en otros, poca voluntad y desidia, criticada por las máximas autoridades políticas y gubernamentales de la provincia en reciente encuentro de trabajo para chequear la marcha de la atención integral a las comunidades.

Alexandre Corona Quintero, gobernador de Cienfuegos, hizo énfasis en que se requiere la “participación concreta y real” de los organismos responsabilizados para “ir allí con la gente, porque cuando las personas ven, se suman” y no se trata de realizar de un día a otro gigantescas o cuantiosas inversiones, sino que se trabaje con voluntad, empeño y no por el simple hecho de cumplir una tarea más.

Aunque la idea de que el encargo social de determinada empresa dista del quehacer que hoy desarrollan en los barrios, el fin mayor figura en abogar por la satisfacción de los cienfuegueros. El bloqueo económico agudizado, las carencias y limitaciones, además de la falta de constancia y seguimiento en la solución de los problemas, encuentran en la alianza entre las entidades, las organizaciones políticas, el delegado y su comunidad, la fórmula para dibujar sonrisas donde más se necesita.

La ausencia de representantes de gobierno y de las organizaciones de masas en la base, las dificultades en el abasto de agua, la rehabilitación de redes hidrosanitarias, salideros, obstrucciones, el mal estado de los viales y la falta de recursos para la impermeabilización de edificios multifamiliares, constituyen algunos de los asuntos que inquietan a la población que, a pesar de trabas, confía en las nuevas soluciones de nuestra institucionalidad.

A decir de Corona Quintero, en Cienfuegos se necesitan manos, más allá de los también necesarios análisis económicos, tareas técnicas o proyectos para ejecutar. Manos que sean capaces de juntarse para eliminar un microvertedero, reparar una cisterna o construir una vivienda. Manos a las que complazca ayudar al pueblo y sientan que su labor trae bienestar a la mayoría.

En poco más de 60 días, barrios como Reina han materializado la reparación de su escuela, el estadio de fútbol, cuarterías, placitas, bodegas. Hacia allí hay que mirar positivamente para beber de esas experiencias y aplicarlas en cada lugar. Cienfuegos requiere que sus comunidades y familias en condiciones de vulnerabilidad se transformen, no solo con el empeño estatal, sino con pensamiento integrador y protagonismo colectivo.

Luego de la fuerte crítica de las máximas autoridades de la provincia a los “rezagados”, espero vivir el despertar de las acciones en barrios como Paraíso, Caunao, La Juanita, La Barrera, Pastorita o Guaos; que sea allí donde se gesten los cambios y las personas se sientan a gusto. Para conseguir ese propósito se requerirá unión, trabajo multisectorial y, más que recursos, manos, corazón y voluntad.

Visitas: 9

2 Comentarios en “Al barrio en Cienfuegos, manos, corazón y voluntad

  • el 12 diciembre, 2021 a las 6:15 pm
    Permalink

    Disculpen que vuelva sobre Tulipán. El terreno deportivo de La Barrera fue inscripto por el Inder, como propio y se mejoró. Pero hoy casi no se utiliza. Sería importante que se realizara un área especial de béisbol y fútbol, seguro que encontrarán talentos para futuros eventos.

    Respuesta
  • el 12 diciembre, 2021 a las 5:48 pm
    Permalink

    Cuando llegarán las obras a la barriada de Tulipán. Durante varios mandatos fui delegado de la circunscripción 78 y 79, y desde entonces no hay obras nuevas aquí, los viales están pésimos. Hace falta incluir a Tulipan en las obras de remodelación.
    Carlos Humberto Medina Diaz

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *