Sistema de Gobierno en la Montaña: Un Consejo Popular con el sello de Freddy

0
192
La escuela, donde una bandera cubana bate al aire, orgullosa./Foto: Juan Carlos Dorado

Las montañas cienfuegueras, geográficamente agrupadas en el macizo de Guamuhaya, con unos 400 kilómetros cuadrados de superficie, pero que con cariño y, gracias a los acontecimientos históricos allí desarrollados cuando nacía la Revolución, nombramos Escambray, están rojas en estos días, cuando los granos de café, objeto social de la zona, a punto de maduración, colorean el entorno. Subimos por La Sierrita, para visitar a la gente de Freddy Luis Sánchez, presidente del consejo popular Sopapo-Cuatro Vientos, forma organizativa, jurisdiccional y administrativa de Gobierno.

Y es que Freddy, diputado a la Asamblea Nacional, es toda una institución por aquellos lares, porque con el jolongo a sus espaldas, representa a los montañeses. Hijo de alfabetizador, solo ha “bajado la loma” una vez, y tuvo que regresar porque “no sabría vivir en otro lugar y sin mi gente”. Sobre su trabajo, y las condiciones de vida de los montañeses, conversamos:

“El Consejo Popular responde a una población de 2 mil 123 habitantes, recogidos en catorce asentamientos: Sabanita, El Sopapo, Cuatro Vientos, Minas, Aguacate, Mayarí, El Naranjo, Centro Cubano, Ballesteros, Plan Semilla, Guanayara, Aguacate…; y siete circunscripciones.

“El objeto social es la producción de café, donde participan dos CPA, dos CCS, una UBPC, Comercio y Gastronomía, y el Ejército Juvenil del Trabajo (EJT), el cual tiene su División Central en la zona, con batallones y campamentos distribuidos por toda la montaña, y emplea a muchos de nuestros pobladores. En su actividad benefician socialmente a los asentamientos, cuya población tiene con ellos excelentes relaciones de retroalimentación. Poseemos un centro mixto educacional en Mayarí, con estudiantes desde Preescolar hasta Preuniversitario, Enseñanza Técnico-Profesional y escuela de oficio, seminternado en este propio asentamiento, así como escuelitas en otros lugares”.

Freddy Luis Sánchez, presidente del consejo popular Sopapo-Cuatro Vientos y diputado a la Asamblea Nacional./Foto: Juan Carlos Dorado

Nuestro diálogo se produce en El Naranjo, comunidad que se ha visto favorecida en los últimos tiempos con su conexión al Sistema Electroenergético Nacional (SEN); además de haber sido dotada con transmisores de televisión digital, pues esta zona era considerada, hasta agosto de este año, como de silencio, por la ausencia total de la señal. Se reparó y techó el centro recreativo, que cuenta con un mini restaurante, y la panadería se reacondicionó, techó y revistió con cerámica.

“También se ha estabilizado el transporte de pasajeros. Ya hace dos años no tenemos fallos, puede tener demoras por roturas, sin embargo no falla. Funciona en días alternos, hasta Cumanayagua, que es la capital municipal, y hasta Topes de Collantes, un centro urbano y turístico muy cercano, de la vecina Sancti Spíritus. A todos los asentamientos entra el transporte, y también nos favorecemos con el trasiego de los medios del EJT.

“El acceso a la Salud está garantizado con cinco médicos (en consultorios de la Atención Primaria, Tipología I) y enfermeras; tres ambulancias por si se precisa trasladar a un paciente; dos farmacias: en Cuatro Vientos y El Sopapo; así como dos mensajeras que se encargan de recoger los medicamentos y traerlos hasta las casas de los enfermos en Aguacate y El Naranjo, los más alejados. Contamos con un hogar materno en San Blas, justo al bajar la Loma de la Ventana”.

Freddy es un entusiasta representante del Gobierno en la montaña, conocedor del terreno y de su gente, de ahí su trabajo persona a persona; no hay una piedra que se mueva allí sin que él conozca el origen y la expresión, en buen cubano significa estar al tanto de TODO y TODOS. Continúa hablando sobre cuánto se ha revitalizado el territorio, deteniendo, incluso, la migración de sus habitantes hacia las ciudades.

“Hoy puedo decir que tenemos un Plan Turquino de lujo —asegura—, porque se avanza, y aunque falta todavía para la perfección, estamos trabajando y se aprecia preocupación y apoyo de las estructuras de Gobierno. Ya tenemos zona wifi en Cuatro Vientos, de modo que la montaña está conectada con el mundo, se reparó recientemente el hotel Serrano, ahora se trabaja en el Coopelia, la panadería de ese asentamiento; y las bodegas mixtas, donde además de los productos normados de la canasta básica, se pueden adquirir otros del mercado industrial, sin tener que bajas al llano”.

A una realidad no podemos permanecer de espaldas, y se trata de la alimentación diaria en casa. Para buscar una alternativa, se implementa en la montaña cienfueguera, el sistema de fondas y mini restaurantes, en los que se puede almorzar o comer a precios diferenciados, tan módicos como 5,00 pesos moneda nacional: arroz con subproducto de pollo, blanco o congrí, huevo frito, viandas, potaje de frijoles, espaguetis, y hasta bistec de cerdo; para el servicio de minirestaurantes, entre otros, enriquecen el menú. El hotel Serrano también da servicio de restaurante a los lugareños, con sus típicos y crujientes tachinos de plátano verde.

“Asimismo tenemos una nevera grande, ubicada en El Sopapo, para concentrar los alimentos congelados, lo cual facilita la calidad del servicio a prestar. Todos los asentamientos están conectados al SEN, solo queda Hoyo de Padilla, y se está identificando la manera de resolverlo. No estamos totalmente satisfechos, sabemos que falta mucho, pero trabajamos por resolver las problemáticas que pueden surgir en el día a día. Ahora mismo, por ejemplo, te puedo decir que debemos resolver el modo de subir los materiales de construcción de los habitantes de la zona; y contar, algún día, con el servicio de gas licuado para cocinar, y dignificar así ese oficio de la mujer campesina que aporta a la economía. Cuando nuestra gente se siente cómoda, no baja la loma para ir a la ciudad, y el café necesita de todas las manos para recuperar las producciones”.

 

Dejar respuesta