Sin piscina, pero otra vez por el cetro | 5 de Septiembre.
dom. Jul 21st, 2019

Sin piscina, pero otra vez por el cetro

Hoy Cienfuegos cuenta con seis hombres y una mujer en los seleccionados nacionales, a la vez que en las filas juveniles destacan atletas con enormes perspectivas. /Foto: Carlos Ernesto Chaviano

Foto: Archivo

Junto al remo y el fútbol, el polo acuático clasifica entre las disciplinas deportivas identitarias de Cienfuegos, debido a un sinnúmero de títulos que lo ubican en la cima histórica de este deporte. Hasta la popularmente conocida como Piscina Olímpica (casi siempre vacía) llegó un equipo del “5”, para ser testigo de cómo los nuestros “tratan” de llevar a cabo su preparación con vistas a futuros compromisos.

Como ya es habitual, los representantes de la Perla del Sur volvieron a regalar alegrías a sus seguidores en el último periplo competitivo. El sector masculino ratificó su supremacía al reinar en las categorías social y juvenil, mientras se agenciaba el subtítulo en los Juegos Escolares. Sumados los resultados de ambos sexos, Cienfuegos finalizó en el cuarto escaño general escolar, el quinto entre los junior y el primero en los mayores, donde sus chicas integraron la columna vertebral del conjunto Centrales. Hasta 16 llegó la cifra de coronas conseguidas por los hombres, a la vez que los juveniles ganaban por segundo año consecutivo, y ya van ocho los cetros bajo las órdenes del técnico Víctor Gómez.

“Los equipos han trabajado bastante bien y compitieron según los pronósticos, exceptuando quizás a las chicas, donde más problemas tenemos. Es ahí donde tenemos que hacer énfasis para poco a poco levantar su nivel”, comenta Lázaro Zayas, comisionado provincial. “Pero de forma general, las valoraciones son positivas”.

A pesar de los buenos resultados, el polo cienfueguero choca desde hace años con una limitante mayúscula: la inestabilidad en el uso de sus piscinas.

El avezado entrenador Gómez explica que por este motivo otra vez los entrenamientos sufren variaciones. “En estos momentos estamos haciendo toda la preparación en tierra, alternando un poco de gimnasio con juegos de fútbol, básquet, voleibol, corriendo, para al menos desarrollar la resistencia”.

Pero, aunque la pileta estuviera funcionando, ¿no toca precisamente eso en estos inicios?

“Si, pero en cargas de unos 30 o 40 minutos. Hoy lo hacemos por dos horas, algo que no es recomendable.

“El 3 de marzo próximo esta piscina cumplirá cuatro años cerrada. Tenemos la de la EIDE, que en este instante está casi llena, pero no es para jugar polo, sino para entrenamientos de natación. En el caso de Los Framboyanes, ahora mismo también está vacía. Se comenta la falta de cloro, la EPEF que sigue dando sus clases allí, el caso es que no tenemos piscina”, sentencia.

Según Zayas, “aquí primero existían problemas con los motores, y luego de resueltos, las pruebas de agua hicieron explotar las tuberías, algo lógico después de tanto tiempo de inactividad. Existe un proyecto supervisado por el propio director del INDER que pretende, de una vez y por todas, presupuestar los recursos necesarios para esta alberca, que es sin dudas el símbolo de nuestro deporte y la que de verdad tributa a los resultados de la provincia”.

Al respecto quisimos conocer la opinión de Carlos Ortega, gloria deportiva cienfueguera que por muchos años defendió los colores de la Perla y del equipo nacional.

“El polo acuático cubano está pasando por una crisis como la mayoría de los deportes colectivos en nuestro país. Y esto parte desde la base. Aquí mismo llevamos años sin local, entrenando en una piscina de 25 metros y por intervalos de tiempo. El propio seleccionado de Cuba utiliza la Ciudad Deportiva una vez al día, cuando se puede. Para mí es crítica la situación actual. Y es triste ver cómo el deporte se deteriora y cómo la gente te pregunta por la calle qué sucede con el polo acuático, sin saber lo que hay detrás. Creo que hace falta mayor divulgación, que se conozcan las condiciones que hoy tenemos y que no es un problema de trabajo de entrenadores y muchas personas que sí quieren echar adelante esta disciplina. Realmente sin piscina no podemos hacer polistas.

“Estoy aquí todavía porque es todo para mí. Algunos me cuestionan por qué no me dedico a otra cosa, pero en verdad me gusta como me ha gustado siempre, lo siento y sufro cada vez que las cosas no salen como lo planificamos. Como dije una vez, la piscina es mi hábitat y el polo acuático es mi vida”.

Hoy Cienfuegos cuenta con seis hombres y una mujer en los seleccionados nacionales, a la vez que en las filas juveniles destacan atletas con enormes perspectivas, como los casos del portero Arián Ferrer, el poste Juan Ortega y Raymond Failde.

“Desde que llegué a la categoría escolar tuve que aceptar el rol en la portería porque el equipo lo necesitaba. A partir de ahí he tratado de superarme cada día y en varias ocasiones he sido seleccionado como el mejor de la competencia. Me han servido de mucho los consejos y la experiencia de Gianny Lara, titular del equipo Cuba y cienfueguero por demás. Él es mi ejemplo a seguir”, confiesa el talentoso Ferrer.

Raymond asegura que se inclinó por el deporte desde muy chico. “Tiene mucho dinamismo, puedes recrearte en el agua y adquirir buenas condiciones físicas. Siempre he querido llegar a lo más alto y representar a mi país”.

Llaman poderosamente la atención los caminos diametralmente opuestos en los resultados de ambos sexos. Sobre este tema vuelve el comisionado. “Nosotros antes teníamos una cantera en la Escuela de Natación o Pre EIDE, que nos nutría de atletas tanto masculinos como femeninos. Al desaparecer la misma la situación cambió. A los chicos los encuentras en la calle con más facilidad, pero ese no es el caso de las muchachas, reacias a practicar esta modalidad. Incluso llegan a la EIDE, están un tiempo y luego se van”.

Para Carlos Ortega “si no comienzas con edades tempranas, es muy complicado convencer a un deportista, sobre todo mujer, para iniciarse en algo que no conoce. Existen tabúes acerca de que el polo es sólo para varones, y entonces cuando llegan a nosotros ya en séptimo grado, como es el caso actual, sin saber hacer nada, el trabajo es bien difícil. Temen hacer las cosas, los padres se asustan. Sin embargo, antes nos llegaban apenas con 8 o 9 años, lo que permitía llevar a cabo un proceso que las comprometía, les gustaba y aprendían, a la vez que se daban cuenta de que es un deporte muy bonito, también practicado sin problemas por las niñas. A todas siempre les pongo el ejemplo del equipo femenino de Brasil, cuyas integrantes parecen modelos”.

Sopesadas fortalezas y debilidades, todos coinciden en que el polo seguirá en la vanguardia. Y quien mejor lo define es Víctor Gómez, cuando sentencia, “dije que tenía selección juvenil para ganar cinco años consecutivos. Llevamos dos, así que el pronóstico para este curso sólo puede ser uno: alcanzar el oro”.

Noticias relacionadas

1 thought on “Sin piscina, pero otra vez por el cetro

  1. Hay experiencias en EE.UU. con el uso del agua de mar en las piscinas de agua dulce, que hace el trabajo del cloro en estas, lo digo para que piensen en una solución por esa vía. Saludos desde España. Andrés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles