Promesas y “septicismo” con la EPEF de Cienfuegos

“Esta sería, ya le digo, la sede ideal de la escuela”, comenta su directora Iluminada Capote. / Foto: Darilys

Las fechas de terminación o entrega de obras son, al menos en nuestra provincia, promesas hechas para romperse. Está escrito. O no; pero igual se cumple. Ya bien por la falta de recursos o por la mala gestión en función de estos, en ocasiones transcurren hasta meses entre lo dicho y lo finalmente hecho. La nueva sede de la Escuela de Profesores de Educación Física (EPEF) Manuel Fajardo es solo otra prueba.

Allí, en las profundidades de Reina, donde los viejos sureños recuerdan los depósitos de “la mielera” y el muelle de “las siete cuadras”, radica —o radicará— el centro. Con finalidades diversas previo a la conversión, desde el proyecto luce como el sitio idóneo, necesario y tan ansiado por alumnos y docentes.

“Antes era la escuela de oficios Francisco del Sol, pertenecía a Educación, y en abril (2016) nos la entregaron a nosotros, explica Iluminada Capote Rosell, directora de la EPEF. Fuimos creados hace 16 años y nunca tuvimos una sede donde explotar todos los espacios afines a la integralidad de la formación del futuro profesor.

“La escuela cuenta con áreas de baloncesto, voleibol, balonmano; gimnasios de pesas y karate, para cursos facultativos; aulas especializadas para masajes, ajedrez, cultura física y rehabilitación y las de formación básica general; dormitorios…”, detalla Iluminada. También cuentan entre los objetos de obra las áreas de servicio, oficinas, enfermería, almacenes y parqueo de bicicletas, entre otros.

“El tema de alojamiento nos afectó siempre y ahora hablamos de 120 internos, de los 281 en total, continúa Ia directora del centro. Tuvimos un incremento de matrícula, por fuente de ingreso de noveno grado, que desde hace cinco años no recibíamos. Antes solo eran los de doce grado y nos daba la posibilidad de trabajar en ‘Los Framboyanes’, aunque ya precisábamos un lugar más amplio. Entonces, al crecer la matrícula, surgieron las variantes de las clases en el Pedagógico, en instalaciones propias del INDER y en ‘Los Framboyanes’. Siempre buscamos no afectar la calidad del proceso educativo: lo asumimos como subsedes a nivel de claustro. Lo previmos desde antes: en las condiciones actuales no cabíamos en el local antiguo, lo sabíamos”.

En enero debían comenzar las actividades en el nuevo espacio: así lo aseguraron a los padres en la acostumbrada reunión de inicio del curso escolar. Fue uno de los límites establecidos, ya adulterado de por sí.

“La primera propuesta fue comenzar en septiembre aquí; sin embargo, según transcurrió la construcción, variaron las fechas. Estamos a la expectativa, son cuestiones ajenas a nosotros”.

El pozo, detrás el tanque séptico, y al lado, bajo los arbustos, el mar: una combinación problemática. / Foto: Darilys
El pozo, detrás el tanque séptico, y al lado, bajo los arbustos, el mar: una combinación problemática. / Foto: Darilys

EXCEPTICISMO CON EL SEPTICISMO

Con estricto apego a la verdad, las labores en la nueva sede de la EPEF comenzaron con las mejores intenciones y comprometido todo lo demás. “Comenzamos en mayo y lo hicimos sin proyecto, sobre la marcha: hoy esto, mañana lo otro, reconoce Fermín Quintero Figueroa, jefe departamento de inversiones del INDER. Tampoco dimos una fecha exacta para su apertura, pues dependería de la solución, fundamentalmente, del tema cisterna y tanque séptico. En 2016 ejecutamos en los dos programas, el de inversiones, con 1 millón de pesos y el de reparación y mantenimiento, con 1 millón 800 mil pesos. Para este año tenemos previsto otros 300 mil pesos en cada uno de los programas para el primer trimestre”.

Dos brigadas de cuentapropistas se dividieron los quehaceres. “Trabajamos el área de servicio: cocina-comedor, dormitorio, baños y la cisterna, expone Omar Bermúdez Armendía, al frente de la Regya (Regeneramos y Arreglamos). Fueron trabajos de plomería complicados, con mucho detalle. Lo más complejo fue las demoliciones en edificios ya hechos, por posibles derrumbes o riesgos de debilitar la cimentación. Por otra parte estuvieron las excavaciones para los cimientos de los baños, construidos sobre antiguos almacenes y oficinas. La fecha de concluir era el 27 de este mes y lo hicimos con días de antelación”.

El resto lo asumió la brigada INCO (Ingeniería de la Construcción): “hoy vamos a un 90 por ciento de terminación: ya en enchapado, esperamos unos detalles para terminar esta semana el tema de pintura, insiste José Antonio Luis Lora, responsable de la misma. Esta fase debe extenderse unos diez días. El tema recursos ha sido un poco… siempre llegan; pero demoran”.

“Hablamos de materiales con ciertas especificidades y en ocasiones no estaban en la provincia, declara el inversionista Quintero Figueroa. Además, el tema del volumen: la cantidad de cemento es grande y por momentos la fábrica paró, en otros se complicó el transporte…”.

Sin embargo, el tanque séptico ha sido el anunciado dolor de cabeza, antes, durante y a término de la construcción. “Será el lugar de depósito de los desechos sanitarios, sólidos y líquidos, básicamente una fosa, para después del tratamiento adecuado, verterlos al mar. Es una obra más compleja que todas las otras juntas.

“El tanque está casi terminado, ya luego será izarlo para llevarlo al hueco, señala José Antonio Luis Lora. Aquí estamos a 35 o 40 cm sobre el nivel del mar; imagínate: cuando excavas cuatro o seis metros se inunda. Esto era puerto, muelle… A las dos horas de abrir el hueco ya estaba lleno de agua.

“Ese es el problema, llevarlo al lugar, prosigue. Cuando lo pongas, el agua va a subir y aquí al lado hay casas, viven personas, es complejo… El mar está ahí mismo. Esperemos que salga bien. Queremos concluir, en el orden constructivo, del 30 al 2 de febrero, ya con tanque séptico y todo. Es parte de la exigencia del Gobierno provincial, pues esta obra la chequea la mismísima presidenta”.

En la actual situación se renuevan los votos: “no podemos decir con exactitud, depende de la solución con el tanque séptico; pero pensamos entregar el 23 de febrero, en saludo al aniversario del INDER”, sentencia el inversionista Fermín Quintero.

De vuelta las promesas, ¿renovado escepticismo?

10 Comentarios

    • Con sinceridad, no veo ningún por qué de peso en la necesidad manifestada por ud. en que tenga que existir una correlación espAcial entre la EPEF y las instalaciones deportivas que ud alega cercanas o aledañas al estadio 5 de Septiembre, u otras como también expresa sobre este particular la forista Ana. El estadio, a saber, tiene, de hecho, el terreno de béisbol y en paralelo el potrero de lo que otrora fue una pista mal cuidada, luego por un tiempo sede abierta de campeonatos de fútbol cuando se prohibió jugar esta disciplina dentro del estadio (eso hasta que apareció la facilista solución de convertir al icónico Luis Pérez Lozano, antes Aida Park y también estadio Trinidad & Hnos, de significativos valores patrimoniales en la historia del béisbol cubano, en malogrado terreno de fútbol, por cierto también en pésimas condiciones de conservación, tierra pelada, sin pasto, a pesar de ya existir pozo, cisterna, turbina, mangueras… y un largo etcétera). ¿A qué otras instalaciones se refieren uds.? Las más cercanas son la antigua pista de la Facultad de Medicina y el gimnasio biosaludable recién abierto en su entorno, que muy pronto serán coto del combinado deportivo No. 5, que plantará allí su sede administrativa. Porque de la piscina y el tabloncillo de la ya citada Facultad de Ciencias Médicas, ni hablar. Son ‘patrimonio’ de esa Universidad, y hasta factura le pasan al INDER por hacer uso del tabloncillo cuando han entrenado o celebrado eventos allí el futsal y el badminton, disciplina esta última que a pesar de ello ha mantenido allí en no pocas veces la base de entrenamiento de su equipo nacional. Si de verdad contáramos con un complejo deportivo donde confluyeran varias como las citadas y todas fueran de entera responsabilidad del ente rector del deporte, la educación física y la recreación, entonces sí concordaría con ambos, pero como easas condiciones no están dadas, pues ahí mi razonamiento. Les reitero, no veo nada malo en que la locación escogida haya sido Reina, una barriada marinera y futbolera necesitada de más vida institucional, de intenciones nobles como esta y de proyectos sociales para bien de su emprendedora gente.

  1. Al forista “deportista”:
    – “Esta sería, ya le digo, la sede ideal de la escuela”, comenta su directora Iluminada Capote.
    – “Fuimos creados hace 16 años y nunca tuvimos una sede donde explotar todos los espacios afines a la integralidad de la formación del futuro profesor”, directora Iluminada Capote.
    – “desde el proyecto luce como el sitio idóneo, necesario y tan ansiado por alumnos y docentes”, autores del trabajo
    Todas son citas textuales del reportaje: el problema es que no trata solo de leer, sino de interpretar lo que se lee. En cuanto a las fotos que sugiere debíamos hacer, yo difiero con usted en el concepto “terminado”, porque es un tanto cuestionable.
    En cambio, “el hueco”, como yo le digo según usted, es la pieza determinante en este rompecabezas: si no se soluciona el tema del hueco, NO (y repito en altas el NO) hay entrega de escuela. Entonces, de veras considera el centro de atención todo lo “terminado” (aulas, gimnasios, cocina, etc) cuando lo “sin terminar” (el tanque séptico) es lo realmente preocupante? “No podemos decir con exactitud, depende de la solución con el tanque séptico”, fue la declaración del experto…
    Esas son las cuestiones que el periodismo deportivo sabe discriminar.
    Gracias por su comentario

    • Periodista, muy de acuerdo con ud. No hay que ser pitoniso para darse cuenta de que el forista ‘deportista’ es uno de aquellos cuya ‘pintura’ resultó aruñada por su comentario. Lamentablemente, como en todo gremio (y el suyo no es la excepción) hay quienes se prestan al juego de las loas y ni por enterados se dan de asuntos como este que ud. ha denunciado. Nada, que el ‘deportista’ y sus adláteres padecen de ese mal para el cual hace mucho tiempo alguien perdido en el anonimato de los años pretéritos sintetizó en socorrido refrán: “No hay peor ciego que aquel que…”, y aunque sabemos la parque siguiente, creo que para el caso, como ud. le ha demostrado, el cierre sería “… no quiere (o no sabe) leer”. Felicitaciones por su valiente trabajo.

      • En esta profesión siempre es difícil encontrar un punto neutro, pero hay momentos donde la balanza se inclina incuestionablemente. La nueva EPEF luce como un espacio idóneo, sin dudas, tanto para el ejercicio docente como deportivo. Ahora, el tema de la cercanía al mar, al menos a mí, me preocupa bastante.
        Gracias a usted por su comentario.

  2. SEÑORA ANA SIN IRRESPETARLA USTED NO SABE NADA DE DEPORTE, DE UNA VUELTESITA PARA QUE VEA UNA ESCUELA PARA FORMAR PROFESORES DE DEPORTE COMO NINGUNA EN EL PAIS… Y PARA TI DARILYS NO TE QUEDO MAL PERO TENIAS QUE TOMARLE FOTOS A LAS AULAS DOCENTES, GIMNASIO COCINA COMEDOR, AULAS ESPECIALIZADAS QUE YA ESTÁN TERMINADAS Y NO AL HUECO COMO TU DICES, EL PERIODISMO DEPORTIVO NO SOLO SE HACE DE CRITICAS, POR QUÉ NO EXPLICAS QUE HACE MUCHOS AÑOS NO HABÍA ESCUELA PARA PROFESORES DE DEPORTE.

    • Quizá no tanto por la lejanía de las instalaciones, porque al final ellos tendrían las suyas en la escuela; pero el tema de la cercanía al mar, tanto más, sobre el mar, creo traerá problemas en un futuro.
      Gracias por su comentario

Dejar respuesta