Más allá de la pantalla: Fernando Hechavarría y una profunda fe en el arte | 5 de Septiembre.
dom. Dic 15th, 2019

Más allá de la pantalla: Fernando Hechavarría y una profunda fe en el arte

Foto: Vistar Magazine

Por más papeles que interprete, por más que haya dado vida a los personajes entrañables y controvertidos, para no pocos cubanos, Fernando Hechavarría será siempre el Nacho Capitán de Tierra Brava, telenovela que bajo la dirección de Xiomara Blanco llevó a la pequeña pantalla la radionovela Media Luna, de la escritora Dora Alonso. El propio actor reconoce que este personaje marcó un hito en su carrera.

El versátil actor de teatro, televisión y cine nació en Santiago de Cuba y se crió en Holguín, ciudad donde comenzó, desde 1972, a dar curso a su sensibilidad artística. En esa época inició estudios de diseño, pintura y escultura en la Escuela Provincial de Artes Plásticas de dicho territorio y también recibió lecciones de piano y ballet. Sin embargo, cuatro años más tarde se graduó de la especialidad de actuación en la Escuela Nacional de Arte.

“El haber estudiado piano y artes plásticas aporta a la construcción de los personajes, porque considero que cuanto el actor estudie le abre el diapasón, lo enriquece espiritual y físicamente. Todos los conocimientos nutren a los personajes, a través de nuestra psiquis, tanto en los medios audiovisuales como en el teatro”, expresó en cierta ocasión.

Durante casi veinte años, Hechavarría formó parte del Grupo Teatro Escambray, una interesante experiencia escénica y comunitaria. Pero no se circunscribió a las tablas y por ello ha desbordado su histrionismo también en la televisión y el cine, con una entrega y una pasión fabulosas, que lo convierten en artista de renombre nacional e internacional.

A partir de 1995, Fernando comenzó una intensa labor con uno de los grupos teatrales más prestigiosos de La Habana: El Público, dirigido por Carlos Díaz, dentro del cual ha asumido papeles protagónicos en obras como Calígula, de Albert Camus; El rey Lear, de William Shakespeare; o El Público, de Federico García Lorca.

Por su encanto personal, capacidad de desdoblarse y la modestia que transpira, el prolífero actor ha ganado amplia popularidad. Y ese público que lo aplaude y admira ha tenido la posibilidad de disfrutar su actuación en varias series televisivas como Cuando el agua regresa a la tierra, la ya mencionada Tierra Brava, Las huérfanas de la Obra Pía, Salir de noche, Diana y La otra esquina, entre otras. Además, en los largometrajes Plácido, Como la vida misma, Amor vertical, Pon tu pensamiento en mí y Ciudad en Rojo, por solo citar algunos.

Hechavarría ha participado en muchísimos festivales internacionales de teatro y cine en numerosos países. Atesora importantes premios y reconocimientos.

Considera la amistad como “una joya rara” y a la familia, el gran regalo de su vida. Tiene dos hijas. Alicia, la mayor, le sigue los pasos en el fascinante universo de la actuación, y la menor es periodista. La esposa, sin embargo, se mueve en un mundo diferente, en el de la química y la homeopatía.

Para Fernando, actuar es un acto de fe, una entrega en cuerpo y alma, tal como afirmó —y ha reiterado otras veces— en conversación con Amaury Pérez Vidal durante una de las entregas del programa Con dos que se quieran.

Noticias relacionadas
Share

1 comentarios en “Más allá de la pantalla: Fernando Hechavarría y una profunda fe en el arte

  1. Fernado para mi es y será uno de los mejores actores que tiene este país, porque se entrega por completo a sus personajes y es cierto, para los cubanos seguirá siendo Nacho Capitan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share