Manuel Rodríguez Oquendo: Remembranzas de un Héroe
dom. Ago 25th, 2019

Manuel Rodríguez Oquendo: Remembranzas de un Héroe

Manuel Rodríguez Oquendo: "Yo me siento mal cuando estoy en la casa"./Foto: Karla Colarte

Manuel Rodríguez Oquendo: "Yo me siento mal cuando estoy en la casa"./Foto: Karla Colarte

Si tuviera que definirlo con pocas palabras diría sencillez, entrega, amor infinito por Fidel, Cuba y su Revolución. Diría Héroe.

Pero no un héroe de las historias de capa y espada, sino de todos los tiempos; de esos que ven en el trabajo la mejor forma de ennoblecerse y servir a los demás.

Hace 20 años, Manuel Rodríguez Oquendo, oriundo de Los Arabos,  en Matanzas, vivió uno de los momentos más especiales y comprometedores de su vida: recibir el Título Honorífico de Héroe del Trabajo de la República de Cuba, de manos del Líder histórico de la Revolución;  y, por supuesto, insisto en la remembranza de ese suceso.

“Figúrese usted, estar tan cerca de él, fue un momento difícil pues no sabía por donde lo iba a tocar; recuerdo que, como él era mucho más alto que yo, me abrazó y me dijo: felicidades, campesino. Yo le coloqué la mano a la altura de la cintura y le respondí: Muchas gracias Comandante”.

Manuel recibe el Título Honorífico de Héroe del Trabajo de la República de Cuba./Foto: Archivo del entrevistado.
Manuel recibe el Título Honorífico de Héroe del Trabajo de la República de Cuba./Foto: Archivo del entrevistado.

¿Por qué cree usted fue merecedor de tan alto honor?

“Por trabajar para el pueblo, para la Revolución, yo procedo de familia humilde y  gracias a la Revolución y al Comandante en Jefe tenemos todo lo que hoy disfrutamos, y tengo en la familia médicos, abogados…”

Lo insto a  hablar un poco más de su  vínculo con el Comandante en Jefe.  “Yo siempre fui seguidor de sus ideas, de cómo él nos decía que había que atender a los trabajadores, a los campesinos, ayudarlos. Fidel te daba la confianza para que tú hablaras”. Casi sin hacer pausa, me refiere: “Yo estoy muy contento  con la forma en que trabaja Díaz- Canel, muy apegado al pueblo y eso es muy importante”

ORIGENES Y DEVENIR

Multiples reconocimientos atesora Manuel./ Foto: Karla Colarte
Multiples reconocimientos atesora Manuel./ Foto: Karla Colarte

“Soy campesino de nacimiento, de una familia muy numerosa, 14 hermanos (12 hombres y dos mujeres) pero muy organizada; he trabajado mucho siempre en relación con la tierra, desde muy chiquito cuando estábamos en la escuela primaria, ya a las diez de la mañana yo no podía ir para el deporte porque tenía que ir a trabajar con mi papá en la agricultura. Con 16 años y con la negativa de mi padre, pues era muy joven aún, me fui con mis hermanos a Ciego de Ávila, a la colonia de un tío a donde íbamos a cortar caña para ayudar en el sustento familiar y regresábamos a Los Arabos en el tiempo muerto. Luego, a los 19 años, otra tía me llevó a La Habana y allí comencé a trabajar como anunciante-vendedor de una marca de zapatos tenis, en la región de la propia Habana y Pinar del Río”.

Rememora Manuel que aún estaba en la capital cuando el triunfo de la Revolución y después, a los  tres meses, vino a Cienfuegos; desde entonces vive en la misma casa ubicada en la barriada de Buena Vista y con una interesante historia.

AGRICULTOR SIEMPRE

Pero, ¿cómo se enrola seriamente Manuel Rodríguez Oquendo en los avatares de la agricultura y el movimiento campesino?

No olvida mi interlocutor que muy pronto, en la Perla del Sur, comenzó sus relaciones con la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), organización en la cual llegó a ser miembro del Comité Nacional por 20 años, junto a Pepe Ramírez y otros dirigentes.

“Existía un vínculo permanente con Fidel, quien alrededor del año 1977  nos llamó para lograr formas superiores de producción y crear Cooperativas de Producción Agropecuarias (CPA), no sólo para obtener mayores producciones sino para poder ayudar a los campesinos y sus familias en todo cuanto fuera posible”.

Así me cuenta que en 1980 funda, con 12 socios, la CPA “Mártires de Barbados”, de Rancho Luna. Además crearon toda una infraestructura como el consultorio del médico de la familia y la escuela, tanto para los campesinos como para todos los pobladores de la zona.

“Tres años después, Fidel nos cita a La Habana y nos dice que se necesitaban 100 cooperativas que produjeran unos 100 mil quintales lo cual mejoraría el abastecimiento del pueblo cubano en 1985 y yo sólo producía 24 mil quintales, pero no dudé entrar en el movimiento”.

La respuesta no se hizo esperar. “Ya en el ’84 produje 54 mil quintales y un año después llegué a 111 mil; sólo 19 cooperativas cumplieron la meta.

“Pienso que fue muy bueno el movimiento, pues de una forma u otra se incrementó la producción; a partir de ahí estuve durante siete años por encima de los 100 mil q hasta que entramos en el llamado período especial y la producción disminuyó”.

Un infarto le juega una mala pasada a Manuel en 1998, que como buen Héroe se sobrepone y alrededor del año 2000 se vincula, entonces, al quehacer de la agricultura urbana, frente en el que también cosechó importantes éxitos.

¿Qué opinión le merecen las acciones que hoy se desarrollan en el país para impulsar aún más la producción agrícola?

“La Agricultura lleva recursos; no sólo deseos. Considero que existen personas capacitadas para lograr incrementos en la producción. También cada quien debe cumplir lo que le corresponde y sobre todo tener en cuenta que lo más importante es el ser humano. Se pueden tener muy buenas ideas pero se necesitan las personas para llevarlo adelante”.

Múltiples reconocimientos atesora este hombre, hijo de español y cubana, desde el Mambí sureño y las Medallas “23 de Agosto” y “Romárico Cordero” hasta la Doble Corona de la Agricultura Urbana y recientemente la Medalla por el Aniversario 200 de la Perla del Sur.

Sin embargo, ninguno de ellos ha implicado alejamiento porque “me siento mal cuando estoy en la casa”; por eso no duda en compartir con quienes lo necesitan, una idea, una sugerencia.

Cuando el venidero 3 de agosto Manuel Rodríguez Oquendo, en unión de su familia, amigos y compañeros, celebre sus primeros 85 años, no hay dudas de que también celebrará la sencillez de su existencia y la entrega sin límites a la Revolución. Será otro motivo para que este Héroe singular siga cabalgando desde la obra edificada, en el ámbito de la Agricultura.

Yo siempre he sido seguido de las ideas de Fidel./Foto: Karla Colarte
Yo siempre he sido seguido de las ideas de Fidel./Foto: Karla Colarte
Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles