Los chinos culíes de Cienfuegos

0
702

Cienfuegos fue uno de los destinos de la emigración laboral china a Cuba a mediados del siglo XIX. Así lo atestigua un anuncio publicado en el periódico local El Fomento, a principios de 1868.

Hacía unos 20 años que, de manera esporádica primero y con más frecuencia después, arribaban a la ínsula los llamados chinos culíes, víctimas de un amañado contrato que los condenaba a trabajar como esclavos en las más duras faenas, lo que hoy clasificaría bajo la denominación de “tráfico humano”.

Los asiáticos fueron especialmente requeridos para labores agrícolas. Ante la abolición de la trata negrera, los esclavistas de la isla comenzaron a utilizar a los culíes como nuevas máquinas de trabajo, a las que eufemísticamente llamaban colonos contratados”. Cuando llegaban a Cuba, los infelices inmigrantes eran llevados a un denominado depósito a donde iban a buscarlos sus futuros dueños.

En este entorno de la intersección de la calle de San Fernando con el Paseo de Arango estuvo ubicado el depósito de chinos culíes en Cienfuegos./ Foto: Omar George

A finales de la década de los años sesenta del siglo diecinueve, el local destinado a estos menesteres en Cienfuegos parece que estuvo ubicado en un área delimitada por la actual intersección de las calles de San Fernando y Arango, según la referencia dada por este anuncio publicado en “El Fomento”.

 

Otros términos de esta publicidad nos dan una idea de cuál era el verdadero estatus de estos falsos jornaleros, vendidos como mercancías en pueblos y ciudades de Cuba.

La trata amarilla se extendió hasta el último tercio del siglo XIX. Lo suficiente para que más de 100 mil ciudadanos chinos entraran a Cuba en un período de veinte años. Una parte de ellos tuvo a Cienfuegos como destino, para fundirse en el crisol de la identidad local y la nacionalidad cubana.

Dejar respuesta